Rioja2

Jueves 23 de Noviembre de 2017Actualizado 19:10

El 11 de noviembre de 2017

Tiempo de lectura: 00:58

Las glosas emilianenses, de cerca

Un equipo de TVE ha podido ver las glosas emilianenses en Madrid. 

Rioja2

Es todo un lujo tener entre las manos el códice Aemilianensis 60, que recoge nada más y nada menos que las primeras palabras en castellano: las glosas emilianenses. Está custodiado a buen recaudo en Madrid, en la Real Academia de la Historia, que ha dejado a TVE que lo conozca de primera mano. 

Este códice litúrgico fue escrito en algún monasterio del Pirineo navarro-aragonés en el siglo IX y de ahí llegó al monasterio de Suso. Ya en La Rioja, en torno al año 1000, un monje escribió las glosas: pequeñas anotaciones en los márgenes para que la gente lo entendiera. Y es que estaba escrito en latín, pero los lugareños ya hablaban en lengua romance, un dialecto derivado del latín que se convertiría en el castellano. 

Lo cierto es que una lengua no nace en un lugar determinado, pero el valor de las glosas es que constituyen el primer documento escrito de una lengua entonces incipiente: el castellano. Hay unas mil anotaciones, no sólo en paleocastellano sino también en euskera. 

Las glosas están custodiadas en la Real Academia de la Historia totalmente protegidas. Permanecen en un estuche en una cámara ignífuga, están aisladas de la luz y el polvo y se controla su temperatura y humedad. Todo esfuerzo es poco por conservar esta joya del patrimonio riojano.  


A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí