Rioja2

Miércoles 25 de Noviembre de 2020Actualizado 09:25

Violencia de Género
El 9 de noviembre de 2020

Tiempo de lectura: 05:22
|||

El Club Natación NASSICA de Calahorra sigue sin poder entrenar

Rubén Losantos

Soy un padre de una nadadora del Club Natación NASSICA de Calahorra. Desde el pasado marzo dicho club se vio forzado a abandonar temporalmente su actividad a causa de la pandemia. Desde entonces aún no ha retomado la actividad.

Antes de avanzar, quiero dejar claro que soy plenamente consciente de la compleja situación que vivimos y no quito ni un ápice de importancia al COVID. Llevo con la mascarilla desde el 12 de marzo —cuando la gente me miraba como a un marciano— y ni siquiera estuve en el chupinazo de las fiestas de marzo porque ya era consciente de los riesgos que nadie quería ver.  Por si esto no es suficiente aclaración, mi padre falleció por COVID. Cualquiera que me conozca mínimamente sabe que soy una persona con un altísimo grado de implicación y responsabilidad en esta lamentable desgracia.

Desde finales de verano la directiva del club natación NASSICA ha estado solicitando al ayuntamiento el regreso a la actividad. Logrando como única respuesta “no es el momento”.  En fechas más recientes —y después de solicitarlo en múltiples ocasiones— concedieron una reunión (15 SEP) con el presidente del club para tratar el tema.  En dicha reunión el ayuntamiento solicitó al club que creara su propio protocolo de actuación en situación de pandemia, petición que fue atendida inmediatamente.  A día de hoy —han pasado casi dos meses— el club sigue sin poder entrenar y sin explicaciones, esto último es lo que ni entiendo, ni puedo aceptar.  Por ello quiero hacer públicas mis dudas, que son las de muchos otros padres y las del propio club.

En Logroño todos los clubs de natación han estado entrenando durante todo el verano con sus protocolos. Del mismo modo, iniciaron la actividad en septiembre al comienzo de la nueva temporada y a día de hoy siguen entrenando.

¿Por qué todos los clubs de natación de la Rioja están entrenando con sus protocolos y en Calahorra no es posible?

Profundizando más en el tema, Logroño deporte elaboro un calendario con cientos de actividades impulsando el deporte entre los jóvenes como algo esencial. No hay más que conocer el eslogan de Logroño “el deporte debe continuar” para darse cuenta la importancia que están prestando en la capital hacia el deporte y los jóvenes. Además, acompañaron cada actividad con sus limitaciones y protocolos. Por parte, todas las instalaciones municipales fueron puestas a disposición de los clubs de Logroño. Todo esto ha sido ha sido publicado por los medios de comunicación de la Rioja, no digo nada que no sepa todo el mundo.

¿Cómo es posible que en Logroño se impulse el deporte como algo esencial para los jóvenes y en Calahorra se haga radicalmente lo contrario? ¿Son en Logroño unos temerarios o irresponsables?  En mi opinión personal, en Calahorra se ha optado por el inmovilismo, cuando no haces nada, no asumes responsabilidades, no te equivocas (aparentemente).

- Durante el verano muchos nadadores han sacado sus abonos de las piscinas de la planilla y han seguido entrenando por su cuenta en la piscina interior.  A día de hoy pueden seguir haciéndolo. ¿Por qué pueden entrenar en la piscina PAGANDO como socios y luego se le deniegan los entrenamientos al club? ¿hay menos riesgo con el COVID cuando pagas el abono?

- La empresa que gestiona la planilla ha elaborado recientemente sus cursillos de natación que ya están funcionando dentro de la normativa y protocolos, cosa que me parece totalmente lógica. ¿Cómo es posible que haya cursillos de natación y siga sin autorizarse el uso de las instalaciones a los clubs? ¿Las actividades de pago tienen menos riesgo epidemiológico? ¿Los nadadores de club somos más contagiosos?

-Hay unas medidas generales adoptadas por el gobierno en la situación de pandemia. Que sepamos no hay ningún impedimento legal que impida el retorno de nuestra actividad. ¿Por qué se nos impide desde el ayuntamiento?

-En el club disponemos de un entrenador profesional contratado. Desde marzo no quedó más remedio que hacerle un ERTE. Esta semana desde la directiva nos informan que desde este mismo mes tenemos la obligación de comenzar a pagar la cuota completa de la seguridad social que supone 400 euros mes al club (unos 4800 euros anuales), salvo que exista causa legal por la cual el empleado no se reincorpora a la actividad. Causa que no existe ya que es el ayuntamiento quien impide el retorno a la actividad al margen de lo que dice el BOE.  ¿Cómo nos puede decir desde un organismo «paga que ya no hay impedimento para volver al trabajo», y al mismo tiempo te prohíban trabajar?  Hablamos de un club que tiene congelados los ingresos, un club sin ánimo de lucro, en el que toda su directiva trabaja desinteresadamente —para no generar ni un Euro de gasto— con el único fin de fomentar el deporte entre los jóvenes. Es realmente incomprensible que nos obliguen a tirar el dinero de los socios de esta manera, cuando realmente tendría que destinarse a nuestros jóvenes deportistas.

-Señores representantes municipales, me dirijo a todos ustedes sin excepción, y sin distinguir entre colores. Hay un club con más de 20 años de historia y éxitos en situación de riesgo. Además, se trata un club con carácter comarcal, con más de 70 nadadores de todo el Rioja Baja y Ribera Navarra, será de lo poco que queda en Calahorra como referente a nivel de comarca. El club Nassica tiene nadadores de muy buen nivel que están perdiendo sus aspiraciones deportivas, las distancias que les van a sacar el resto de clubes va a ser insalvables (para esta temporada ya lo son). Hay nadadores que no van a poder optar por conseguir mínimas para ir a campeonatos nacionales. Tenemos chicos que están abandonando Calahorra para recalar en clubs de Logroño y Tudela. Pero lo más lastimoso en sí es que jóvenes estén abandonando el club y por tanto el deporte.

Económicamente cada baja pone más en jaque a la economía de un club modesto como es este, como en riesgo está la continuidad del entrenador y con ello un puesto de trabajo. Me pregunto si no son bastantes los que perdemos irremediablemente, como para seguir destruyéndolos cuando hay remedio.

Como padre, les pido que reflexionen sobre esta situación. No podemos dejar a nuestros jóvenes sin algo tan vital como el deporte. La piscina es un sitio muy seguro, no es que lo diga yo, lo dicen los —nulos— antecedentes en piscinas y el informe sobre la transmisión del SARS-CoV2 en playas y piscinas publicado por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, el pasado 5 de mayo.

En todo caso, riesgo desafortunadamente EXISTE en cada cosa que hacemos.  Se trata de reducirlo al máximo, de ser responsables, pero también de seguir adelante. Están ustedes ahí para buscar soluciones, no pueden limitarse a esconder la cabeza en el caparazón y esperar que todo pase.  Más cuando todas las ciudades a nuestro alrededor trabajan para impulsar el deporte como algo fundamental para la juventud. Incluso ustedes mismos lo están permitiendo aquí, eso sí, cuando la responsabilidad recae en los demás.   

Otra cosa será después lo que pueda decidir cada padre en relación a su hijo, esto ya es otro tema, y ni que decir tiene que todas las opiniones son respetables.

Rubén Losantos

 

 

|||


Rubén Losantos
Archivo:
Semana de la Ciencia online URBlack Friday Comercio25N Violencia Género PodemosCSIF Formación
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí