Rioja2

Jueves 22 de Agosto de 2019Actualizado 16:00

GLC Coupé
El 27 de abril de 2019

Tiempo de lectura: 02:35
|||

La Puerta del Perdón

Iñaki Gómez

El pasado jueves 25 de abril, se abrió, por primera vez en su historia, la nueva Puerta del Perdón de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada. Cientos de personas pasamos bajo sus arcos y atravesamos el umbral de su recia hoja de madera, revestida con bronces al exterior, recreando la parábola del hijo Pródigo según diseño del Padre Rupnik. Y mientras daba comienzo el Año Jubilar, con motivo del Milenario del nacimiento del Santo, disfrutando de la la visión de la girola de la Catedral, mi mente repasaba con satisfacción todo el proceso de perforación de la fachada que ha permitido colocar esta Puerta llena de simbolismo, un capítulo singular dentro de los trabajos de restauración de las fachadas acometidos desde septiembre de 2018. 

En primer lugar, recordé los delicados trabajos de cajeado de sillares desde el exterior. Despacio, poco a poco, verificando que no apareciese ningún tipo de fisura en el entorno. Y ya en esa fase, primer regalo del edificio: las dovelas del arco visible desde hace siglos en la portada principal, tenían mucha más profundidad de la esperada. Podía pensarse, puestos a soñar,  que los maestros de obra, allá por el 1765, hubiesen supuesto que, al diseñar un aparente doble ingreso guardando la simetría del conjunto, alguien después estuviese dispuesto a crear lo que nunca existió aunque lo pareciese. Porque no se trataba de un ingreso cegado, no. Pero esto ya lo sabíamos. Lo que no podíamos imaginar era que estas dovelas soportasen toda la hoja exterior de la fachada barroca. Una vez cajeada esa profundidad del arco que asoma a la plaza, nos tocaba intervenir desde dentro. Fue necesario cajear entonces la hoja interior de la fachada, también de potente sillería, e introducir una importante viga de acero laminado perfectamente protegida y la altura exacta, a fin de descargar la zona en la que debíamos construir un nuevo arco al interior, reflejo y prolongación del original en la portada. Así se hizo, con todas las medidas de seguridad y apeo necesarias. Llegó el momento de hacer una cata y perforar por completo el muro, para descubrir cómo estaba resuelto el espacio entre las dos hojas de sillería. Segundo regalo: el calicanto, la capa de piedra irregular tomada con mortero, estaba muy compactada. Perfecto. Aún así fue necesario, según lo previsto en proyecto, inyectar cuidadosamente mortero de cal en algunas zonas, especialmente en el entorno de los arranques del nuevo arco: microcoser y reforzar. De nuevo, partidas muy delicadas, llevadas a cabo por trabajadores muy competentes. Al fin y al cabo, además de seguir desmontando sillares, se trataba de construir un nuevo arco sobre su cimbra, al modo clásico, replanteando con los canteros cada una de las piezas y dovelas, así como fue necesario también resolver las jambas armonizando los cantos y las hiladas originales al exterior y al interior. Y entonces, un tercer regalo: los sillares recuperados han servido para restaurar perfectamente varias basas con sus plintos en la girola. ¿Podía haber piedra más adecuada que esta?

Todo salió bien. Todo respondió a lo proyectado, pero no hubiera sido posible sin la pericia y la implicación profesional de los trabajadores. Por eso, al contemplar de nuevo la Puerta del Perdón, contagiado de la emoción de cientos y cientos de calceatenses, sentí mucha gratitud, por el Cabildo que nos confió el trabajo, por la empresa que supo resolver tan delicado ejercicio de arquitectura y claro, también por quien nos convoca, Santo Domingo. Un hombre radicalmente bueno, entregado, entre otros compromisos, al cuidado de los peregrinos y cuyos restos reposan en un edificio magnífico, su Catedral,  al pie del Camino de Santiago. ¡Festejemos su Milenario!      

|||


0 comentarios
Iñaki Gómez
Iñaki Gómez Díaz, arquitecto y profesor de expresión artística en ejercicio desde 1987. Vocal del Consejo Superior de Patrimonio y miembro del Consejo Social de la ciudad de Logroño. Especializado en restauración arquitectónica, ha sido colaborador de Radio 5 Todo Noticias así como de la Cadena Ser en La Rioja. Entre sus últimos trabajos, siempre en equipo, destacan la restauración del Palacio de Espartero para Museo de La Rioja y la Iglesia de San Bartolomé, ambos en la ciudad de Logroño.
El Rioja y 5 Sentidos 2019
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí