Rioja2

Domingo 28 de Febrero de 2021Actualizado 16:27

Geoparque
El 3 de octubre de 2018

Tiempo de lectura: 03:11
|||

Crónica del Palmarés de la sección oficial de Zinemaldia 2018

Isabel Ribote

Cuando restan escasos minutos para que den las 22:00 horas del primer sábado del otoño, ya conocemos el nombre de los premiados en esta, muy ecléctica, edición de Zinemaldia 2018.

Diecisiete títulos inéditos han pugnado por la Concha de oro con propuestas de lo más variopinto, acercando al entregado público, historias y géneros a los que, sin duda, raramente se acercarían de modo individual. Desde la pantalla, hemos visitado la Europa de la Ilustración, hemos conocido leyendas vivas de la danza, sufrido la frustración de gobiernos e instituciones corruptas, hemos cantado con artistas desmemoriadas e incluso nos hemos inquietado, aunque parezca mentira, con un vestido rojo asesino.

Cuatro han sido los largometrajes españoles que nos han hecho sentir verdadero orgullo de nuestra industria cinematográfica, luego muchos seguirán empeñados en denostar a los profesionales patrios. Una pena. Cuatro espléndidos proyectos que contaban con los ingredientes necesarios para brillar en el palmarés; Dos de estos títulos, “El reino” de Rodrigo Sorogoyen y “Quién te cantará” de Carlos Vermut, se han ido de vacío y, sin embargo, han colmado los medios de titulares y artículos en los que se destacaba la calidad de sus propuestas, como no podía ser de otra forma. No debemos olvidar que estamos ante dos profesionales que ya han demostrado, con creces, su condición de grandes cineastas, nutriendo la nómina de directores en activo con mucho y bueno que contar.

Los proyectos de los dos más veteranos, Isaki Lacuesta con su emocionante retrato hiperrealista titulado “Entre dos aguas” e Iciar Bollaín con la muy redonda “Yuli” sí han conseguido convencer al Jurado presidido por el estadounidense Alexander Payne. El cineasta estadounidense, que se dirigió a los asistentes en un perfecto castellano, todavía vivo desde su etapa universitaria en Salamanca, reivindicó la unanimidad de los miembros del jurado a la hora de conceder el máximo galardón a la mejor película del Festival a “Entre dos aguas” del catalán Lacuesta, figura habitual del festival y ya premiado en anteriores ediciones.

“Yuli” compartió ex aequo con la floja “L’homme fidéle” la Concha de plata a mejor guion que recogieron Paul Laverty y Louise Garrel (coguionista de la cinta junto a Jean-Claude Carrière) respectivamente.

El premio a la cinta francesa, parecía más un reconocimiento a la figura del veterano Jean-Claude Carrière, mítico guionista de personalidades de la historia del cine de la talla de Don Luis Buñuel, Carlos Saura o Milos Forman, que un galardóverdaderamente merecido por una película que partía de una interesante premisa, pero hacía aguas a partir de su tercera secuencia.

El premio especial del jurado recayó en la filipina “Alpha, the right to Kill” de Brillante Mendoza. Cineasta habitual en el circuito internacional de festivales de categoría A, que presentaba, por primera vez,  una de sus cintas en el certamen donostiarra.

Podríamos decir que la triunfadora indiscutible de la noche fue “Rojo” del argentino Benjamin Naishtat, que sumó al premio de mejor dirección para el joven cineasta , el de mejor actor para el siempre impecable Dario Grandinetti y el de fotografía para un minucioso Pedro Sotero.

“Rojo” es una poderosa e inquietante película que atrapa desde su primer fotograma. Plagada de simbolismo y de una atmósfera malsana, nos traslada a los momentos previos de la dictadura que asoló Argentina en una época negra, caracterizada por la constante violación de los derechos humanas y las auténticas aberraciones cometidas por los militares contra la sociedad civil. Original en sus recursos estilísticos y contundente en su guion, acierta a generar situaciones que nos pillan de improviso, provocando un desasosiego que solo consigue aligerarse ante la introducción de ciertas piezas de la época que contextualizan el conjunto, materializadas en delirantes comerciales para televisión o temazos musicales de artistas del momento, como es el caso del simpar Camilo Sexto.

Otra joya del festival fue la noruega “Blind Spot” que, con un único y magistral plano secuencia, nos hizo vivir de primera mano la angustia de su genial protagonista, Pia Tjelta. Indiscutible Concha de plata a la mejor actriz por la desgarradora interpretación de una madre que vive un acontecimiento que cambiará su vida y la de su familia.

Finaliza así la 66 edición de un festival que mantiene la calidad en su programación y sigue apostando por ofrecer un modelo de cine global, abierto a multitud de propuestas, géneros y nacionalidades.

|||


0 comentarios
Isabel Ribote
Cuando se apagan las luces, la replicante enamorada vive en las existencias de aquellos que cuentan sus historias sin pudor. La vida sigue fuera de la sala, pero ante la pantalla, todo resulta más confortable. Ante la pantalla, solo debes dejarte llevar...
Bienestar animal: excrementosIU movilidad sostenible en el medio ruralÑ StockSemáforo COVID OK
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí