Rioja2

Jueves 15 de Noviembre de 2018Actualizado 21:26

Mercedes GLC Auto Oja
El 20 de junio de 2018

Tiempo de lectura: 02:42
|||

En ocasiones la verdad que se quiere ocultar brilla por encima de la mentira oficial

J.M. Establés

Hablábamos hace unos días de los entresijos oscuros de la cultura oficial; esa suerte de incultura nefasta que conviene a los controladores del sistema económico, que puede ser expresada por personajes supuestamente preparados, elegidos y aupados a la cima de la sabiduría conveniente, precisamente por esos controladores. Hoy vamos a seguir con ello. Todavía recuerdo una conferencia a la que asistí en Zaragoza, donde se trató de la menopausia por un científico, que vino a decir barbaridades de forma nada encubierta, llegando a afirmar con palabras verdaderamente retorcidas que la naturaleza se equivocaba, ¡pero que afortunadamente allí estaban los investigadores para corregirlo! Los que hicieron preguntas eran evidentemente individuos de su misma vitola, nivel y tendencia. Aquel día se me cayó definitivamente al suelo aquella idea que tenía sobre la universidad, que definitivamente se fracturó para nunca recomponerse, y recordé la frase de uno de mis profesores, cuando nos decía que los grandes logros de la humanidad se debían personas geniales, aunque no tuvieran estudios, y luego repetía aquello de que “lo que no da la naturaleza no lo puede prestar la Universidad de Salamanca”; que por cierto luego repetía en latín.

Otro ejemplo lo tenemos en los falsos datos que las empresas automovilísticas dan sobre las emisiones contaminantes de los vehículos que fabrican. Por cierto no deja de tener gracia que el destape de la cosa venga de unos de los países que más contamina, y que debería aplicarse lo que quiere aplicar a los demás.

Siempre recuerdo las excursiones organizadas por la Universidad de Zaragoza, de las que guardo algunas anécdotas curiosas. En cierta ocasión fuimos a visitar un yacimiento arqueológico con Antonio Beltrán, profesor de dicha universidad, al que había pedido permiso para asistir a sus clases, ya que yo estudiaba en otro centro. Al llegar al pueblo nos topamos con un personaje con chaqueta de pana y boina calada hasta las orejas, y a alguien se le ocurrió hacer un comentario despectivo. Don Antonio no dijo nada, pero poco antes de llegar al yacimiento se paró, y pausadamente dijo. Sinceramente no entiendo de qué se han reído Uds. –siempre nos trataba de Ud.-, y continuó andando. Como era una primavera calurosa, al regreso entramos en el casino del pueblo para tomar un refrigerio, y allí nos topamos con el de la boina, que estaba junto a la barra. Don Antonio se presentó, alegando que uno de sus parientes era oriundo de la localidad, tema del que hablaron unos minutos. Después nos sentamos todos y ellos pasaron a hablar largo y tendido sobre los nombres de los montes, las partidas del terreno, las plantas, la ganadería, la agricultura, etc. Sorprendentemente aquel curioso individuo sabía los nombres de las plantas en su habla, en castellano, y de algunas hasta su nombre científico latino. Fue una cosa muy agradable. Cuando subimos al autobús y ya estábamos todos sentados el profesor dijo: ¿Se han dado cuenta, esa persona de la que alguno de Uds. ha hecho un desafortunado comentario, ha resultado ser una enciclopedia, y que les acaba de dar una lección?

Llegados a este punto estoy tentado de hablar del calcio, uno de los capítulos de mi nunca defendida tesis sobre la progresión en bamboleo de las ideas científicas en relación con la evolución social y los cambios económicos, pero lo dejaré para otra ocasión, aunque si voy a recordar que en octubre de 2011, la Academia concedió el Premio Nobel de Química a Daniel Shechtman, un crítico de la ciencia oficial. Al pronunciarse, los miembros de esta institución no tuvieron reparos en decir lo siguiente –aun sabiendo las ácidas críticas que iban a llover sobre ellos-: “Ha librado una fiera batalla contra la ciencia establecida”. He incorporado con satisfacción este dato a mi comentado trabajo.

|||


1 comentarios

#1
Sancho 22/06/2018 00:01h

Me he perdido. ¿ Qué has querido decir?

A favor 0 En contra 0 Denunciar
J.M. Establés
Archivo:
Mercedes Clase C OK
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí