Rioja2

Jueves 23 de Noviembre de 2017Actualizado 19:10

El 14 de noviembre de 2017

Tiempo de lectura: 03:54

La manada es juzgada

Serise Sexología

Los medios de comunicación se hacen eco de una noticia con gran repercusión mediática esta semana: el juicio a “La Manada”. Cinco hombres acusados de violar a una joven de 18 años en las fiestas de San Fermín de 2016. Unos hechos que no dejan indiferente a nadie. Un juicio en el que se juega el todo o la nada. La valoración de la existencia o no de consentimiento.

Cuando el abuso de poder, el machismo y la violencia se unen, surge la peor versión del ser humano. Estos tres elementos, que tan interiorizados están en multitud de sectores de nuestra sociedad, son incompatibles con el consentimiento.

Cuando se produce una violación, pueden suceder varias situaciones sobre las que merece la pena que reflexionemos.

- ¿Sola o acompañada? Es curioso que en multitud de noticias, parece que se da por supuesto que una mujer va acompañada si la otra persona es un hombre. Llama la atención que si una mujer va acompañada de otra mujer y sucede alguna situación de violencia contra las mismas, es fácil leer que “iban solas”. La ausencia de compañía masculina parece anular toda forma de acompañamiento.

- Salen a la luz cuestiones tales como: la ropa que llevaba la chica, si se encontraba en estado de embriaguez, si tuvo algún contacto previo (erótico o no) y consentido con el o los agresores, como si cualquiera de estas situaciones justificara de manera indirecta la agresión. Os pondré varios ejemplos para que se entiendan estas situaciones: que lleve dinero en el bolsillo y éste se vea, no significa que esté provocando para que alguien me robe. Que alguien esté tirado/a en la calle con evidentes signos de haber bebido, no justifica que alguien venga y nos robe lo que llevemos encima. Que en un momento dado le haya dejado dinero a una persona no quiere decir que esta persona pueda acceder a mi dinero y coger lo que le plazca sin que yo le dé permiso.

- El cuerpo puede bloquearse. Al entrar en estado de shock, la persona no muestra ningún tipo de resistencia. El hecho de no defenderse puede ser un peligroso argumento al que la defensa puede echar mano a la hora de justificar que las prácticas fueron consentidas. Seguimos con el ejemplo de los robos. Vamos por la calle, alguien nos agarra del cuello y nos dice que le demos el dinero que llevamos encima. Atemorizados, accedemos a su petición y abrimos nuestra cartera, dándole lo que llevamos en ella. Que hayamos reaccionado así, ¿quiere decir que hemos deseado que nos roben?

- En ocasiones, aunque permanezca inmóvil, el cuerpo puede protegerse a su manera. El cerebro interpreta que hay una agresión y para intentar minimizar al máximo las consecuencias, manda una señal a la zona genital. La vagina empieza a lubricar. ¿Con qué intención? Con la finalidad de que el daño sea menor. Tenemos tan asumido que cuando aparece lubricación existe excitación que este hecho es difícil de asumir. Sobre todo para la persona agredida, que si se da cuenta de la lubricación, se dispara todo un mecanismo de pensamientos en los que la culpabilidad es enorme debido a que ella también tiene asumido que si hay lubricación, hay excitación y por lo tanto disfrute. Hay casos de agresiones sexuales en los que a la hora de realizar en examen médico, no se encuentran daños en los genitales precisamente por este motivo. El cuerpo es sabio y quiere protegernos, de una forma aparentemente paradójica.

- Se alimenta una idea bastante generalizada sobre el deseo erótico masculino. La creencia de que existe un instinto masculino prácticamente irrefrenable que les lleva a la acción directa bajo el paraguas de una imperiosa necesidad de cubrir un instinto básico.

Todo ello se aliña con algo curioso. A ellas, les decimos que si no desean una práctica deben ser asertivas y decir que no. A ellos, se les sigue insistiendo en la idea de que cuando una chica dice que no, se está haciendo la estrecha, no quiere ponerlo fácil, se está haciendo de rogar y en definitiva, deben insistir porque en el fondo, sí que desean. A veces es todo mucho más sencillo que todo este mecanismo de razonamiento tan enrevesado: NO es NO.

Esta semana no solamente se juzga una violación. Esta semana se juzga nuestra libertad, nuestros derechos, nuestra tranquilidad, nuestra seguridad… en definitiva, nuestra vida.

Para acabar, os contaré una situación que vivimos en Serise Sexología en una de nuestras intervenciones con secundaria, concretamente con jóvenes de 15 años. A la hora de evaluar el programa, preguntamos sobre aquellas cosas que habían aprendido y desconocían hasta ese momento. Se nos heló la sangre cuando uno de los chicos nos dijo que una de las cosas que había aprendido era que no podía acceder al cuerpo de otra persona sin su consentimiento. Y es que el consentimiento es el todo de cualquier relación.

Artículos que también pueden interesarte:

Cuánto feminismo hace falta en nuestras vidas...

Los buenos tratos. Quien bien te quiere te hará reír

Bárbara Sáenz Orduña. Sexóloga en Serise Sexología

Aprovechamos para recordar que en Sexua2.com el correo sexologialarioja@gmail.com está disponible para que enviéis vuestras dudas, preguntas, inquietudes…a las que iremos respondiendo manteniendo el anonimato de las y los lectores. (IMPORTANTE. En el asunto del mensaje poner: Consulta Sexua2)

Podéis encontrarnos también en:

Facebook

Twitter

Instagram

Web: www.serisesexologia.com

 



8 comentarios

#8
ramón14/11/2017 19:30h

"Llama la atención que si una mujer va acompañada de otra mujer y sucede alguna situación de violencia contra las mismas, es fácil leer que “iban solas”. La ausencia de compañía masculina parece anular toda forma de acompañamiento." Interesante.

A favor 0 En contra 4 Denunciar

#7
ramón14/11/2017 19:25h

Qué manía con combatir el machismo, cada uno que piense y crea en lo que quiera, ¿no es esto un país libre y aconfesional? Escuela pública laica ya

A favor 0 En contra 5 Denunciar

#6
ramón14/11/2017 19:23h

"Salen a la luz cuestiones tales como: la ropa que llevaba la chica, si se encontraba en estado de embriaguez, si tuvo algún contacto previo (erótico o no) y consentido con el o los agresores, como si cualquiera de estas situaciones justificara de manera indirecta la agresión." No la justifica, la explica (en parte), idiota. O como poco la describe. Parece que os pagan para haceros las idiotas, ¿no sabes la diferencia entre justificar, describir y explicar?

A favor 0 En contra 4 Denunciar

#5
ramón14/11/2017 19:19h

"Estos tres elementos, que tan interiorizados están en multitud de sectores de nuestra sociedad, son incompatibles con el consentimiento." ¿Dónde? ¿En qué sectores? ... me has dejado con las ganas de saberlo.

A favor 0 En contra 4 Denunciar

#4
ramón14/11/2017 19:13h

"Unos hechos que no dejan indiferente a nadie." Oye, oye...para el carro....habla por ti....a mí me dejaron TOTALMENTE INDIFERENTE

A favor 0 En contra 4 Denunciar

#3
ramón14/11/2017 19:00h

"Cuando el abuso de poder, el machismo y la violencia se unen, surge la peor versión del ser humano" Es al revés, cuando se deja entrar al demonio en el cuerpo salen todas esas cosas malas. Pero claro, el demonio no existe para algunos.

A favor 0 En contra 4 Denunciar

#2
ramón14/11/2017 18:46h

"Salen a la luz cuestiones tales como: la ropa que llevaba la chica, si se encontraba en estado de embriaguez, si tuvo algún contacto previo (erótico o no) y consentido con el o los agresores, como si cualquiera de estas situaciones justificara de manera indirecta la agresión." No la justifica, la explica (en parte), idiota. Parece que os pagan para haceros las idiotas, ¿no sabes la diferencia entre justificar y explicar?

A favor 0 En contra 4 Denunciar

#1
ramón14/11/2017 18:39h

Sí, yo también creo que el problema es no saber que "no se puede acceder al cuerpo de otra persona sin su consentimiento". Igual no fueron ese día a clase...Patético, da vergüenza ajena leerte.

A favor 0 En contra 4 Denunciar
Serise Sexología

Sexua2.com, un espacio en el que desde Serise Sexología, compartiremos reflexiones, noticias, recursos, materiales, etc. relacionados con hombres, mujeres, relaciones, pareja, intimidad… de la mano de Ruth Arriero y Bárbara Sáenz, ambas expertas en el campo de la sexología.
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí