Rioja2

Martes 20 de Agosto de 2019Actualizado 17:02

GLC Coupé
El 10 de noviembre de 2016

Tiempo de lectura: 03:01
|||

El falso dilema estadounidense y la superioridad moral

Gonzalo Peña Ascacíbar. Portavoz de Cambia Logroño

Es absolutamente paradójico que el Día Internacional contra el fascismo, el sexismo y el racismo, Donald Trump fuera elegido presidente de Estados Unidos. Muy pocas personas se imaginaban un escenario electoral con tal resultado, que plantea un modelo social más segregador, reaccionario y regresivo. Sin embargo, esto no se conforma únicamente en la campaña de unos comicios. Sólo hay que recordar ejemplos previos como Silvio Berlusconi en Italia o la fuerza actual de Marine Le Pen en Francia. De todo ello hay que extraer las enseñanzas e implicaciones que este nuevo ciclo geopolítico global puede suponer.

Quedarse con sus barbaridades dichas es obviar la profundidad y el alcance de su discurso. Lo que deberíamos analizar es cómo ha logrado erigirse en figura de la lucha contra el establishment, cómo ha conectado con el desencanto ante la pérdida de peso industrial y de masa salarial del grueso de la población y cómo ha capitalizado el sentimiento de esperanza de cambio ante un futuro inquietante. Preguntarnos, en definitiva, cómo una mujer latina puede defender a capa y espada, en nombre de la igualdad, a alguien como Trump, un multimillonario xenófobo y machista que lleva casi veinte años sin pagar impuestos federales y es un firme opositor a la subida del salario mínimo. Que es un vulgar oportunista está claro, pero, como todo representante público, no debemos olvidar que también es el reflejo de una parte de la sociedad.

Lo que no debemos, eso sí, es hacernos trampas a nosotros mismos. En el otro lado estaba Hillary Clinton, por lo que se planteaba un falso dilema entre dos opciones que se presentaban como las únicas posibles. Cabe recordar que casi un 70% de los votantes consideraba que no transmitía confianza debido a su trayectoria, además del alejamiento que transmitía frente a alguien como Trump, excéntrico, pero que rompía los moldes de la política convencional. Cabe recordar que era el rostro de Wall Street donde, de hecho, tres de las cinco entidades individuales que más donaciones han aportado a Clinton han sido bancos como Goldman Sachs, Citibank y JP Morgan. Y cabe recordar, por último, que apoyó e impulsó las invasiones de Irak y Libia. Si Clinton no representaba algo diferente, es porque tampoco lo era. Habrá quienes le hayan votado con la nariz tapada, pero que Trump simbolice la decadencia ética, no convierte a Hillary en la alternativa de las clases populares. Muchos se estarán acordando de Bernie Sanders.

Quienes crean que todo se debe al voto en masa uniforme de personas blancas e ignorantes, estarían realizando un análisis simplista e incompleto. Sólo hay que observar las estadísticas de edad, estudios y rentas para darse cuenta de que es algo más complejo. Estos es un síntoma de los efectos generados por la crisis de la globalización capitalista, de la falta de expectativas sin la solidez de ningún anclaje, de no encontrar refugio en lo que antes sí valía. Cuando hay una descomposición social estructural que se traduce en desigualdad, empobrecimiento y fragilidad, la agresividad de la ultraderecha y el éxito de su estrategia ganan por el hueco libre que deja el socioliberalismo, el cual ya no da respuesta a los problemas de los/as trabajadores/as. Para hacer frente a esa amenaza, no sólo hay que representar lo contrario que Trump, sino consolidar un proyecto alternativo que se haga eco del hastío y de la desmotivación con propuestas discursivas y prácticas nítidas que vertebren las necesidades reales de la población.

El triunfo de Trump, en definitiva, no debe causarnos una gran sorpresa. Víctimas de la ferocidad de la mercantilización expansiva y de las sucesivas continuas doctrinas ideológicas del shock, la desesperanza se instala en el común de la gente y busca culpables en el vecino diferente de al lado. Lo que sí sorprende es la superioridad moral de quienes juzgan y se rasgan las vestiduras con Trump, mientras esas mismas personas asumen como normal en nuestro país la complicidad con su apoyo a partidos corruptos, las privatizaciones de servicios básicos, la visita del rey a un paraíso de los Derechos Humanos como Arabia Saudí, la cosificación diaria de las mujeres o los malos tratos en los CIEs con las personas migrantes. Quizás hay listones que sólo funcionan para la distancia.

|||


1 comentarios

#1
pepe bolillo10/11/2016 19:37h

Paradójico es que hable de sexismo un tio en un periódico que pone noticias para obligar a contratar y ascender gente por sexo atendiendo a la igualdad....los de este periódico encima de criminales son incoherentes

A favor 0 En contra 0 Denunciar
Gonzalo Peña Ascacíbar. Portavoz de Cambia Logroño
Archivo:
El Rioja y 5 Sentidos 2019
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí