Sábado 16 de Octubre de 2021Actualizado 16:15

El 30 de octubre de 2016

Tiempo de lectura: 04:14
|||

La paradójica oportunidad de Podemos

Sergio Andrés Cabello

La situación de catarsis que se ha vivido en las últimas semanas en el PSOE, que ha tenido de todo, ha provocado que Podemos se encuentre ante una oportunidad sin precedentes. Rápidamente se han postulado como la única oposición al nuevo gobierno del Partido Popular y han reforzado su relato sobre el estado del propio sistema donde el PSOE se habría plegado a los intereses del mismo con la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. Pero la pregunta es si Podemos aprovechará esa oportunidad que se le presenta. Vayamos por partes.

En primer lugar, Podemos ha sido una formación que cuenta con pocos años de vida y que ha crecido muy rápidamente. Podemos ha sufrido también ataques impresionantes y desde todos los lados, por decirlo muy gráficamente “por tierra, mar y aire”. Podemos construyó un relato plausible sobre la situación que vive la sociedad española en todos sus ámbitos que podía asumir buena parte de la misma. Ahí triunfaron sin paliativos y lo hicieron con el aire fresco que supuso su llegada, pasando por delante de otras formaciones que parecían anquilosadas (el caso de Izquierda Unida) o integradas en el sistema (por ejemplo los sindicatos), lo que les habría hecho perder parte de su legitimidad ante parte de la sociedad, aunque buena parte del relato ya estaba en estos partidos y agentes, tampoco conviene olvidarlo. Pero le funcionó a Podemos, armado con un discurso bien articulado y con un manejo de los medios y de las oportunidades que les brindaban las Tecnologías de la Información y la Comunicación muy eficiente.

Sin embargo, pasar del relato a la acción es más complejo, y esa situación la van acusando, en algunas ocasiones saliendo mejor parados que en otras. Pero la decepción de las elecciones Generales del 26J por no superar al PSOE generó no sólo una inseguridad sino una especie de quiebra interna que no era otra cosa que la manifestación de algunas de sus contradicciones internas y de parte de las dudas que habían mostrado en sus pocos años de vida: socialdemocracia o ruptura, la cuestión de la territorialidad o la dificultad para acceder a algunas capas sociales, que también se vio manifestada en, para mí, una estereotipada lectura de los resultados del 26J.

Tras esa fecha, Podemos entró en una fase casi depresiva por no haber logrado los resultados que les pronosticaban las encuestas (parece mentira…) y a la par que se hacía visible el debate entre Iglesias y Errejón, sin olvidar una especie de autocrítica que también se vislumbró en algunas declaraciones con respecto a lo ocurrido con la fallida investidura de Pedro Sánchez. Y en todo ello, llegó la crisis del PSOE y colocó a Podemos en una especie de nueva casilla de salida, porque no cabe duda que ahora la situación de la izquierda es todavía más compleja.

La primera pregunta no corresponde al Podemos sino al PSOE (ya, ya sé que habrá gente que me dirá que el PSOE no es izquierda). La crisis interna, con renuncia al acta de diputado de Pedro Sánchez incluida, parece que intensificará la batalla por el poder en el partido. Habrá que ver el volumen del desgarro entre la militancia y si, tras el shock, se recuperan siguiendo con dicha batalla dentro del partido. El hecho de que Sánchez haya dado ese paso el día de la investidura de Rajoy indica que, de momento, el partido se va a jugar en ese terreno de juego. Sánchez, con sus errores, ahora se presenta como mártir y buscará capitalizar su propio relato, aunque no lo tendrá fácil como se ha demostrado en los últimos meses, también le van a atacar “por tierra, mar y aire”.

Mientras tanto, en Podemos tratarán de captar al votante socialista desencantado, pero ¿será posible? No creo que sea tan fácil. Da la sensación que una parte del votante socialista, incluidos muchos desencantados, no tienen mucha simpatía por Podemos y no parece que eso vaya a cambiar de la noche a la mañana. Sin olvidar que habrá que observar muy detenidamente el comienzo de la legislatura y los pasos que vayan a dar unos y otros. Pero lo que sí que parece más complicado, por no decir imposible y aquí sí que Podemos tiene una gran ventaja, es que el PSOE actual pueda agarrar la bandera de la “verdadera izquierda” por mucho que lo intente, y es legítimo, porque la decepción ha sido muy profunda. Otra cosa muy distinta es que vaya a acabar como el PASOK, todavía me parece muy improbable ya que tiene una base estructural.

Podemos tiene una gran oportunidad ante sí pero también tendrá que comprobar si ha alcanzado su techo, un espejo en el que mirarse muy difícil. Y la clave para ello es si consiguen romper con su gran barrera, el no haber llegado a las clases trabajadoras en la medida necesaria para alcanzar un mayor éxito electoral. Parte de su lectura de la situación sigue haciéndose en términos simbólicos de las que ese colectivo está muy alejado, aunque cuadre muy bien en las clases medias, precarizadas o no. No es una situación que se produzca sólo en España con Podemos, es algo generalizado entre la izquierda.

Hace un par de años estaba hablando con un amigo de Podemos, amistad que venía de años atrás, y le comentaba que el relato estaba muy bien y que sí, que buena parte de la sociedad lo asumía, pero le preguntaba por el “¿y ahora qué? Su respuesta fue volver al relato con más vehemencia si cabe, a lo que le dije que sí, que eso ya estaba hecho. Podemos tiene ante sí una gran oportunidad y se ven frente a ella manteniendo si no aumentando sus contradicciones, lo cual igual les tiene que llevar a hacer de la necesidad virtud. El reto, no cabe duda, es muy complicado.

|||


0 comentarios
Sergio Andrés Cabello
Espejo retrovisor es una forma de mirar lo que se va quedando atrás pero también una forma de estar atento a todas las señales y cosas que pasan.
CSIF oct 21
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí