Miércoles 28 de Febrero de 2024Actualizado 21:00

El 10 de octubre de 2016

Tiempo de lectura: 01:45
|||

Neoliberal como insulto

David S. Ariznavarreta

¿Cree usted que las palabras son inocentes? ¿Cree que se limitan a definir o, por el contrario, piensa que algunas son armas hechas para hacer daño?

Hace tiempo que negro fue sustituido por afroamericano, porque alguien debió ver una condición negativa en aquello de ser negro. Los gordos son anchos, y es que los hay que ven algo malo en el exceso de grasa. Y las putas - ¿qué tendrá su oficio? - ahora son mujeres de la calle.

Las palabras se han convertido, definitivamente, en armas con las que librar la batalla ideológica. Todos estamos sometidos a la corrección política, porque, sin importar el contexto, se nos culpabiliza por las palabras que utilizamos. Pero si uno consigue desembarazarse de los influencers que ocupan las redes sociales, se dará cuenta, como dice Sánchez Dragó , de que a las putas hay que llamarles putas, porque bordear con eufemismos lo que son es verdadera discriminación.

La era de la comunicación nos ha dejado una enseñanza: las palabras son importantes, por eso cada vez las utilizamos con más cuidado. En realidad, lo que queremos evitar es que nos etiqueten, dada cuenta de que la sociedad está deseosa de clasificarnos. Si alguna vez se preguntó: ¿y yo que soy?, y le surgieron dudas, no se preocupe, dé un paseo por Twitter y encontrará a cientos de personas que lo saben mejor que usted.  

Por ejemplo, para el mainstream yo soy un neoliberal, y lo soy como insulto, lo soy con desprecio. Y eso que esa palabra no se ajusta a mi pensamiento y no me describe con certeza alguna. Pero alguien, sin atender a mis palabras, oyó campanas y me clavó la etiqueta. ¿Les ha pasado?

El problema es que etiquetar simplifica peligrosamente las ideas. O peor todavía, las mezcla. Puede que liberalismo y neoliberalismo se parezcan fonéticamente, pero son conceptos opuestos.

Neoliberalismo es rescatar con dinero de todos los desfalcos de los políticos, labor primordial del Fondo Monetario Internacional; es regular los mercados para impedir que las empresas puedan competir y que aquellos empresarios cercanos al poder se forren; neoliberalismo es monopolio artificial, es dejar que los ciudadanos creen riqueza para arrancársela de las manos.

En definitiva, es una palabra politizada que da nombre a una ideología en contra de todos los valores liberales. Pero la era de la comunicación es grosera, no deja lugar al detalle. Lo que significan las palabras dejó de importar, porque, como les iba diciendo, ponemos el foco en la connotación y en las etiquetas.

En fin, tanta información… y nunca fuimos tan manipulables.

|||


0 comentarios
David S. Ariznavarreta
Escritor, intento de periodista, ingeniero por accidente. Reflexiones, videos y columnas en:
www.facebook.com/ElCollardeMenta
​https://twitter.com/elcollardementa
Riojaforum La Bella Otero OKThe kings consorts Riojaforum