Rioja2

Miércoles 23 de Enero de 2019Actualizado 22:19

Mercedes Star Days
El 4 de octubre de 2016

Tiempo de lectura: 03:02
|||

Jesús López-Araquistáin: más que palabras

Francisco Gestal

 

Jesús López-Araquistáin. Don Quijote. 2016.

 

Además de un excelente dibujante todoterreno (igual de solvente poniendo en imágenes comprensibles la abstrusa normativa urbanística de la ciudad, que como cronista gráfico de su incansable vocación viajera, o como urgente notario caricaturesco del deterioro paulatino de los amigos convocados a cualquier celebración en su intensa vida social), Jesús López-Araquistáin es un ávido lector y un perspicaz observador. Esas cualidades, entre otras, han forjado su singular mirada, educada y atenta, que está en el fondo y se refleja en todo lo que hace como fotógrafo, ilustrador, narrador gráfico o pintor. ¿Exagero? Date una vuelta por su página en internet donde recoge una parte (la más reciente) de su ingente producción y comprobarás que no. 

Jesús López-Araquistáin. Tormenta. 2016.

 

Ahora presenta en Planta Baja Recado de escribir, una singular exposición con la tinta y el papel como protagonistas declarados, aunque no hagan más que asistir (perfectamente, eso sí) al ojo y la mano del artista para poner negro sobre blanco su capacidad de creador de imágenes sorprendentes.

Jesús López-Araquistáin. Cruzar. 2016.



También en esta muestra, como en el gran relato, en el principio estaba la palabra. Y la palabra, ese milagro conciso, acumulación única y múltiple de significado, sonido y plasticidad, viste los muros de la galería con un traje humilde y monócromo que se hace rico y diverso por el talento de Araquistáin. Palabras cotidianas o infrecuentes, buenas u ociosas, palabras clave o cruzadas, concisas o expandidas, todas convertidas en palabras mayores por la “facilidad de palabra” del artista, que con su buen humor enriquece la línea ondulada de su variado trabajo con guiños explícitos o coincidencias sorprendentes con otros grandes “calígrafos” que a lo largo del tiempo han dado luz (y lustre) a las palabras.

Jesús López-Araquistáin. Reflejo. 2016.

 

Ahí están las preciosas onomatopeyas con las que da salida visual a los sonidos (tan queridas para un dibujante, como él, devoto de la “línea clara” y de los tebeos en general); las palabras como reclamo, como eficaces llamadas de atención más que como gritos, y por lo tanto más apropiadas para la portada de un libro que como cartel; los sutiles ideogramas; los juegos paradójicos de tradición surrealista, tan próximos al trabajo objetual y poético de Joan Brossa y Chema Madoz; los “antipoemas” de Nicanor Parra y las “escrituras deformadas” de León Ferrari; las “palabras en libertad” de Marinetti y los futuristas; los diseñadores de alfabetos; los caligramas de Apollinaire y los juegos tipográficos del dadaismo y la poesía concreta. En fin, todo un manual alternativo de literatura dibujada.

Jesús López-Araquistáin. Zyxdario. 2016.

 

En   esta reivindicación de la escritura Araquistáin se ha impuesto la exigencia de “no meterse en dibujos”, aunque los dibujos le nazcan espontáneamente cuando acomete lecturas mayores, y el texto traspasa la textura para convertirse en figura, en icono que avanza y acaba por resumir la gran historia que cuenta.

Jesús López-Araquistáin. NADA. 2016.

 

Es  admirable su capacidad para escribir a mano alzada y a vuelapluma, con buen pulso y mucho ritmo, de forma espontánea, como un amanuense repentista, como el que habla de seguido porque tiene el don y la “facilidad de palabra” que despierta la atención en el que escucha (y ve) no sólo por lo que dice , sino especialmente por cómo lo dice. Ahí está el secreto de cualquier contador de historias (y un creador de imágenes forzosamente ha de aspirar a ello): ser capaz de hacer ver y oír las palabras, subrayar lo dicho.

Jesús López-Araquistáin. Dispersión. 2016.

 

A  pesar de ser una exposición pequeña se intuye, por la forma de agrupar los frutos, el germen y vocación de nuevas series. Así que quedamos, impacientes, a la espera de la próxima entrega. ¿Continuará?



Jesús López-Araquistáin
“Recado de escribir”
PLANTA BAJA. Logroño
(Hasta el 21.10.2016)

|||


1 comentarios

#1
uno raro29/03/2017 23:28h

Me encantaría tomarme siete vinos contigo, tienes que ser la caña.

A favor 0 En contra 0 Denunciar
Francisco Gestal
Llevo toda la vida interesado en los mismos asuntos (sonidos, imágenes, palabras,…) y la mejor parte de ella -los últimos treinta años- ocupándome profesionalmente de hacerlos llegar a otros como servicio público. Sobre eso hablaré de vez en cuando a los avisados lectores de Rioja2, igual que hago a diario en miracomosuena.blogspot.com: cuestiones que enriquecen y dan sentido a nuestras vidas.
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí