Sábado 16 de Octubre de 2021Actualizado 16:15

El 19 de junio de 2016

Tiempo de lectura: 01:30
|||

Firma Esperanza:

David S. Ariznavarreta

“Me llamo Esperanza y no me presento a las elecciones”.

Así es como empieza la carta que mandará Podemos a nuestros buzones, encarnada por una investigadora en Biología Molecular que representa el dolor de toda una generación. Ha tenido que emigrar para conseguir un trabajo y echa de menos a su familia: las batallitas de su padre en la sobremesa y las anécdotas de su madre en su viaje desde el pueblo. Pero, sobre todo, Esperanza no se resigna a la difícil situación que vive. Quiere volver a España y encontrar oportunidades aquí. Por eso, estas elecciones votará a Unidos Podemos.

 Situado en la ficción, Esperanza le cuenta al lector por qué ha elegido a este partido: apuesta por el desarrollo y la innovación, la honestidad de los políticos y las energías renovables. Quiere cambiar las cosas, para poder volver a España y disfrutar de la sanidad y la educación públicas que tanto aprecia. Curiosamente, la joven escribe desde Londres. Allí supieron valorarla y se le presentaron las oportunidades que no había encontrado hasta entonces. Lo que subyace es que nuestro país debería parecerse más a Inglaterra, de esta manera quizás Esperanza no hubiese tenido que emigrar. Pero ¿cuál es la receta para conseguirlo?

Para copiar el modelo inglés, debemos flexibilizar el mercado laboral y abandonar la senda del proteccionismo, fomentar la inversión bajando los impuestos y desregulando, liberalizar los mercados para permitir la competencia, eliminar las subvenciones a los sectores ineficientes y respetar la propiedad privada; en definitiva, deberíamos aplicar reformas contrarias a las que propone Podemos. Solo entonces seremos un país que provea a su población de oportunidades.

Esperanza puede conmovernos, pero sus ideas no ayudan a luchar contra el dolor, sino que lo aumentan. Intervengamos la economía y Esperanza no volverá jamás a España. Sobreprotejamos al trabajador y lo enviaremos al paro. Aumentemos la regulación existente y muchos otros tendrán que marcharse. Es por aquellos que sufren por los que hay que decir no al intervencionismo, sin importar el partido político que lo represente. 

|||


1 comentarios

#1
Eneko21/06/2016 19:59h

Lo que se te olvida, mi querido cuñao de cabecera, es que Esperanza quiere volver, harta de su salario de mierda en Inglaterra (algo que ni eso tiene en España), su sanidad privada, su desazón si es despedida y se va como vino y sobre todo, sus derechos laborales... algo que tu amiga Tacher se encargó de anular.

A favor 2 En contra 1 Denunciar
David S. Ariznavarreta
Escritor, intento de periodista, ingeniero por accidente. Reflexiones, videos y columnas en:
www.facebook.com/ElCollardeMenta
​https://twitter.com/elcollardementa
CSIF oct 21
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí