Miércoles 8 de Febrero de 2023Actualizado 09:44

El 1 de octubre de 2014

Tiempo de lectura: 01:49
|||

El otoño será ligeramente cálido y normal en precipitaciones

Las temperaturas medias serán de 19 grados en septiembre, 14,1 en octubre y 9,2 en noviembre.

Otoño

Europa Press

El otoño, que comenzó estacionalmente el pasado 23 de septiembre a las 4,29 horas, será, en La Rioja, "ligeramente cálido" y "normal" en cuanto a las precipitaciones, lo que supondrá que habrá lluvias, "de las que hacen que crezcan las setas".

El próximo día 9 de octubre, jueves, llegará a La Rioja un frente atlántico que traerá "algo de precipitación". Hasta entonces, se prevén "cuatro gotas" este fin de semana (4 y 5 de octubre), así como el miércoles 8 de octubre.

El otoño, en líneas generales, tal y como ha avanzado hoy el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Evelio Álvarez, será "ligeramente más cálido". Las temperaturas medias (tomando como referencia Agoncillo) será diecinueve grados en septiembre, 14,1 en octubre y 9,2 en noviembre.

Verano: normal

Álvarez ha comenzado su comparecencia ante la prensa, hoy, advirtiendo a los presentes de que se iban a llevar una sorpresa en lo referente al balance del verano, ya que a pesar de las "conversaciones en el ascensor" éste ha sido "normal de libro". "No se puede ser más normal", ha añadido.

Y es que ha explicado que las estaciones no se pueden comparar con el año anterior, hay que hacerlo tomando como referencia, por ejemplo, los último treinta años.

Si tomamos como referencia los últimos quince años, solo el 2002, el 2007 y el 2008 han sido más frescos, por lo que se puede afirmar que el verano de 2014, dentro de su "normalidad", ha sido "ligeramente fresco".

La explicación está en la media. Así, junio fue "muy cálido" y esto fue, precisamente, lo que condicionó el verano ya que julio y agosto fueron "fríos" pero el conjunto fue "normal".

La clave ha estado en que no ha habido ninguna ola de calor en La Rioja, porque ninguna masa de aire africano ha cubierto la península entera. El verano, como se predijo, ha transcurrido entre calor, tormentas y días frescos.

La lluvia en junio fue normal, julio fue húmedo y agosto seco. La humedad de julio afectó sobre todo a las zonas más mediterráneas y ante todo a Calahorra que "se las encuentra todas, pero es que está donde está".

"De acuerdo que las tormentas no son maneras de llover, porque suponen mucha agua en poco tiempo pero han cubierto, en parte, las necesidades de La Rioja Baja". El valle medio y alto, en cambio, ha quedado más seco.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Producto riojanoSanidad PúblicaADER Febrero 23