Sábado 31 de Julio de 2021Actualizado 20:15

El 8 de marzo de 2014

Tiempo de lectura: 02:19
|||

Kravmaga, una disciplina oriental rápida, simple y efectiva

Los profesores Diego Santin y Sergio Corral celebran el Día de la mujer impartiendo un seminario de kravmaga solo para mujeres.

KRAVMAGA

L. Olave

Hace diez años que el kravmaga llegó a España. Una disciplina israelí que enseguida enganchó a los logroñeses Diego Santin y Sergio Corral. Los dos son profesores y los dos imparten este sábado un seminario en el polideportivo de La Ribera, solo para mujeres. El seminario es gratuito y los donativos conseguidos se destinarán a la lucha contr el cáncer de mama.

Con motivo de la celebración del Día de la Mujer, Santin y Corral han querido poner su granito de arena y dar a conocer esta disciplina con la que se tratarán de enseñar a sus alumnas cómo actuar y gestionar situaciones complicadas porque, en cuestión de fuerza, la mujer sí es el sexo débil. 

El kravmaga es un arte marcial y, como todas, requiere cierta condición física para su correcto desarrollo aunque tampoco exige ser un superdotado. Los alumnos llegan hasta donde les permite su cuerpo porque nunca se sobrepasa los límites de cada uno. En las clases, como la que imparten hoy, se trabaja el acondicionamiento físico, el combate cuerpo a cuerpo y las técnicas de defensa personal.

Los dos son policías locales en Logroño y reconocen que por su trabajo hay situaciones que se pueden evitar. "Evitar zonas problemáticas y dar un rodeo, evitar entrar en un portal si hay una persona que desconocemos, entrar en el parking con las llaves en la mano para tardar lo menos posible en sacar el coche… hay veces que la lógica nos puede ayudar a solucionar algunos problemas. Además hay que tener en cuenta que el hombre y la mujer no tienen la misma fuerza así que ellas deben ser capaces de aprovechar otros recursos con los que se puedan defender", dice Santin.

La violencia contra la mujer está ahí, asegura Corral. Y lo que el kravmaga aporta es la confianza para poder gestionar situaciones complicadas. "La mayoría de las agresiones que sufren las mujeres son violaciones o violencia de género. Y lo que nosotros enseñamos en nuestras clases es, primero, tratar de evitarlas y, segundo, intentar salvar la vida en un momento dado porque el kravmaga es, sobre todo, una disciplina rápida, simple y efectiva".

"Sé una víctima incómoda", asevera Corral.  El la máxima que intentamos transmitir a nuestras alumnas. Llegado el momento de una agresión, "lucha por tu integridad y, en estos difíciles momentos es fundamental conocer la inteligencia de la pelea, es decir, el agresor tiene que darse cuenta de que tiene delante es una víctima incómoda".

Por esta razón, además de saber defenderse con las manos, en las clases que imparten Santin y Corral se trabaja igualmente la "inteligencia de la pelea porque el agresor tiene que tener muy claro que lo que tiene delante es una víctima incómoda", subrayan.

Desde que hace diez años el gusanillo del kravmaga picó a estos dos profesores riojanos, Santin y Corral llevan impartiendo clases a distintos colectivos de la sociedad riojana. "Tenemos un trabajo con el que nos ganamos la vida, las clases de kravmaga las impartimos porque es algo que nos apasiona y, además del buen rollo que se crea entre alumnos y profesores, estamos fomentando la práctica de un deporte", concluyen.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Reto DemográficoPP Creemos en La Rioja
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí