Rioja2

Martes 15 de Octubre de 2019Actualizado 23:11

EQC
El 27 de junio de 2011

Tiempo de lectura: 03:02
|||

Activistas griegos protestan mientras su Gobierno decide el ajuste

El sindicato comunista Pame lanza mensajes de protesta la semana que el Parlamento griego votará sobre los nuevos recortes. De no aprobar las medidas, el Gobierno calcula que entrará en bancarrota este julio.

Grecia

Redacción

El Partenón de Atenas recibe este lunes a los turistas con este cartel en el que se lee: 'El pueblo tiene el poder y no se rendirá jamás. Organizad el contraataque'. Ha sido colocado por el sindicato comunista Pame y está en griego e inglés la semana en la que los ojos de la economía mundial está en la votación que el Parlamento griego emprenderá el próximo miércoles sobre los nuevos recortes.

La operación ha sido organizada por unos 300 militantes comunistas, que han entrado de madrugada en la Acrópolis con la banderola pese a estar cerrado su acceso al público, llevando banderas de su sindicato, según ha indicado el organizador Christos Katzotis.

Acostumbrado a las iniciativas de impacto mediático, el Pame ya había colocado una pancarta en la Acrópolis hace un año, cuando se lanzó el primer paquete de austeridad griego. La oposición y los sindicatos se han movilizado contra la nueva ronda de ajustes propuesta por el primer ministro socialista Yiorgos Papandréu y han convocado una huelga de 48 horas en el país.

El primer ministro griego a su vez es presionado por sus socios europeos para que se dé luz verde a los ajustes como condición para recibir el quinto tramo del rescate, valorado en 12.000 millones de euros.

Con los ojos puestos en este miércoles

De no aprobarse las medidas y rechazar los ministros de la Eurozona el pago del nuevo tramo, el ejecutivo de Atenas calcula que a mediados de julio entraría en bancarrota por no poder afrontar sus pagos.

El resultado de la votación es incierto debido a las amenazas de deserción en su partido, el socialista PASOK, que tiene la mayoría absoluta en el parlamento con 155 de los 300 escaños. Dos de sus diputados ya han expresado sus dudas y podrían oponerse a la medida.

El paquete de medidas que se debaten incluyen aumentos de impuestos, recortes de gastos y privatizaciones para ahorrar unos 28.000 millones de euros más en cinco años. Papandréu ya consiguió superar la primera votación decisiva la pasada semana, cuando sometió a su nuevo Gobierno a la confianza del Parlamento después de convertir a su principal rival en el PASOK en ministro de Economía.

Si la votación del miércoles supone la aprobación de los nuevos ajustes, éstos entrarían en vigor al día siguiente y prepararía el terreno para que los ministros del Eurogrupo aprobasen el próximo 3 de julio el nuevo tramo del plan de rescate.

Francia propone un plan para Grecia con préstamos de los bancos a 30 años


Por otro lado, Francia ha propuesto a sus socios europeos un nuevo plan de salvamento de Grecia que contempla la participación del sector bancario, pero que reduce el grado de implicación de las entidades financieras, según ha confirmado el presidente Nicolas Sarkozy.

Se trata de un plan, que ya circula por los pasillos del Consejo Europeo y que ha tenido "una primera acogida favorable", según el diario conservador Le Figaro. El Tesoro y el sector financiero franceses dieron su visto bueno el viernes a este mecanismo, que sugiere que bancos y aseguradoras tenedores de deuda griega reinviertan el 70 % -y no el 100 % como se plantea hasta ahora-, del dinero cuando esos préstamos lleguen a su vencimiento.

El 50 % de esos capitales se pondrían en nuevos créditos a 30 años y el 20 % restante en títulos de deuda de "cupón cero", es decir, cuyos intereses no se van cobrando conforme se generan, sino al vencimiento. En cuanto al tipo de interés, sería por una parte equivalente al que Grecia tiene que pagar a los organismos públicos que han garantizado su salvamento, y por otra variable, indexado sobre un indicador de la economía griega, como el producto interior bruto (PIB).

Se trataría de evitar el carácter obligatorio para los bancos del sistema planteado hasta ahora, que implica que las entidades financieras tengan que reinvertir en deuda griega el 100 % del dinero cuando esos préstamos venzan. Como Alemania se ha negado a dar garantías para esos nuevos préstamos a los que los bancos se verían abocados, el riesgo es que las agencias de calificación consideren que no se trata de un proceso voluntario, y por tanto declaren a Grecia en suspensión de pagos.

|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí