Rioja2

Miércoles 23 de Octubre de 2019Actualizado 14:16

Adrenaline Webads
El 1 de junio de 2011

Tiempo de lectura: 01:36
|||

Alemania empieza a confiar en la fruta española

Mientras Estados Unidos mantiene bajo sospecha las hortalizas españolas, los supermercados alemanes abren su veto a pepinos, tomates y lechugas.

La UE analiza la crisis del pepino

EFE



Díaz Planelles prosigue con el balance provisional de daños: "Hemos hecho regresar unos 20 camiones, y un cliente italiano ha cancelado un pedido de melón y sandía cuando ya estaba en Perpiñán (Francia)". Hasta que le interrumpe una empleada que desea comunicarle algo. Cuando regresa, minutos después, el director comercial de Agroiris parece otro: "Acaban de pedir tres camiones de melón y sandía para Alemania y uno para Austria".

Parece que empieza a surtir efecto la declaración oficial de inocencia del pepino español. Ayer, el secretario general de Agricultura alemán Robert Kloos, recnoció abiertamente que Alemania sabe que los pepinos no son la causa de las muertes por la cepa de bacteria mortal E.coli. El comprador de Díaz Planelles es una gran cadena de supermercados alemana. Agroiris facturó en 2010 un total de 150 millones de euros con la venta de frutas y verduras a la UE, Rusia, EE UU y Canadá. "Nos someten a inspecciones durísimas en la trazabilidad en origen. Sin embargo, no se controla tanto en las distribuidoras. ¿Cómo es posible que una caja de fruta en un supermercado tenga etiquetado el origen en tres países distintos?", se queja.

Estados Unidos lleva una semana sometiendo a "una vigilancia ampliada" los pepinos, lechugas y tomates que entran en el país, anunció ayer Doug Karas, portavoz de la la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU (FDA). Pero aún así, la agencia matizó que se trata de las medidas adoptadas con la información de la que disponen, a falta de disponer de la "notificación oficial" que exculpe a las hortalizas españolas de ser las portadoras de la bacteria.

Pese a la buena noticia, la situación sigue lejos de recuperar la normalidad. Alfonso Zamora, representante de ECOAL, la cooperativa de alhóndigas de Almería, afirmaba que incluso después de que la responsable de Sanidad de Hamburgo reconociera su error sobre el origen del brote infeccioso en algunos supermercados alemanes seguían retirando calabacines de Almería. El Gobierno español ya ha hablado con sus socios de la UE para que se pongan en marcha los mecanismos de los que dispone la Comisión Europea para compensar los desastres económicos que han padecido los agricultores.

|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí