Jueves 1 de Diciembre de 2022Actualizado 18:05

El 27 de mayo de 2011

Tiempo de lectura: 01:35
|||

Determinación frente a Gadafi

El G8 pacta acabar "la tarea" en Libia. La "primavera árabe" y, especialmente, Yemen y Libia han centrado el debate de las revoluciones en estos países. Francia y EEUU proponen mano dura, y Reino Unido envía cuatro helicópteros de ataque.

El G8 debate sobre Gadafi

Redacción

Es un ahora o nunca. Ni el G8, ni la OTAN ni la Alianza Internacional, que ha firmado su compromiso de proteger a la población libia y liberarla del coronel Gadaf, están por la labor de desistir. La opinión pública internacional, y aquellos países aliados que no vieron con buenos ojos la "injerencia" en las revueltas libias, podrían recordarles el estado fallido de Iraq. Los iraquíes combatieron durante meses contra las tropas internacionales y frente a EEUU en un conflicto por su liberación, que finalmente acabó en desatre.

Para no sentar más precedentes, EEUU y Francia se han sentado a discutir sobre los procedimientos para "acabar la tarea" libia y conseguir que Muamar el Gadafi abandone el poder. Ambos mandatarios, el principal invitado por su gira europea, y el anfitrión en Deauville, se reservaron esta última y segunda jornada de encuentro del G8 para discutir qué hacer con la revuelta libia.

De esa reunión se desprende la declaración conjunta de que Gadafi tiene que "marcharse pues el pueblo libio tiene derecho a un futuro democrático". Por su parte, Obama ha resaltado que ambos habían coincidido en que se han logrado progresos en la campaña de la OTAN en Libia para proteger a la población civil pero esta meta no se podrá cumplir por completo en tanto Gadafi permanezca en el poder. Obama ha transmitido a la prensa el acuerdo "en que hemos logrado progresos en nuestra campaña en Libia, pero no se puede lograr el mandato de la ONU de proteger a los civiles mientras Gadafi permanezca en Libia, dirigiendo sus fuerzas a actos de agresión contra el pueblo libio".

Ambos mandatarios han analizado también en su encuentro los movimientos de agitación civil en el mundo árabe para exigir cambios políticos y las vías más adecuadas para apoyarlos. Precisamente, el cierre de conversaciones en la cumbre del G8 en Normandía se va a dedicar a analizar en profundidad el estado y la evolución de las revueltas árabes. A EEUU le preocupa especialmente Yemen, cuyo presidente Saleh amenaza con no marcharse tras sus anuncios fallidos de salir del poder. Las revueltas en la calle están a punto de desbordar la situación y conducirla a una guerra civil.
|||

A favor En contra

0 comentarios
Planes de Igualdad CCOOCPAER EcomercadoActual 23Plan de Transformación 6xxxCSIF nov-dicAmigos de la Tierra seminario
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí