Rioja2

Domingo 25 de Octubre de 2020Actualizado 10:20

COVID Responde
Reactivación económica
El 18 de mayo de 2011

Tiempo de lectura: 02:57
|||

Histórica visita de Isabel II a Irlanda

90 años después de que el país se independizará, un monarca británico pisa suelo irlandés bajo la amenaza de pequeños grupos escindidos del desaparecido IRA.

Histórica visita de Isabel II a Irlanda

EFE

La reina Isabel II de Inglaterra inició este marte su histórica visita a Irlanda, la primera de un monarca británico desde la independencia de este país hace 90 años, en medio de ingentes medidas de seguridad y algunas protestas minoritarias. El mayor dispositivo de seguridad jamás desplegado en la isla, con más de 10.000 policías y soldados en activo, se puso a prueba desde primeras horas de un día en el que se escenificó un antes y un después en las relaciones de ambos países, cuyo acercamiento comenzó tras la firma del acuerdo de paz del Viernes Santo en Irlanda del Norte en 1998.

Mientras artificieros del Ejército irlandés desactivaban una bomba de fabricación casera hallada en un autobús a las afueras de Dublín, en el aeródromo militar Casement de Baldonnel continuaban los preparativos para recibir a mediodía el avión que transportaba a la real invitada.

En la alfombra roja esperaba el viceprimer ministro y titular de Exteriores, Eamon Gilmore
, y así comenzaba un viaje de cuatro días lleno de simbolismo que llevará a la monarca a algunos de los lugares más emblemáticos del conflicto que han mantenido ambos países durante siglos. Con un abrigo y sombrero verde  y un vestido azul, colores irlandeses, Isabel II y su marido Felipe, duque de Edimburgo, se desplazaron después a la residencia de la presidenta de la República, Mary McAleese.

Allí, por primera vez en cien años, un monarca británico escuchó en territorio irlandés independiente el "Dios salve a la reina", el himno nacional del Reino Unido interpretado para darle la bienvenida. Tras la firma del libro de visitas y una breve charla con el primer ministro irlandés, Enda Kenny, veintiún cañonazos del Segundo Regimiento de Artillería saludaron a la reina, quien también pasó revista a la guardia de honor, compuesta por miembros de los tres ejércitos.

Después de saludar a distintas personalidades, Isabel II y McAleese plantaron un árbol, un roble irlandés, que simboliza el comienzo de una nueva era de entendimiento entre ambos países, con una situación normalizada gracias al éxito del proceso de paz. Pero el gesto más emotivo y esperado de la jornada se produjo cuando la reina depositó una corona de flores ante el monumento que honra a los irlandeses caídos por la causa de la liberación nacional.

Durante la solemne ceremonia celebrada en el Jardín del Recuerdo, en la céntrica Parnell Square, sonaron de nuevo los respectivos himnos nacionales y se guardó silencio por los héroes republicanos irlandeses que lucharon contra la corona británica. No hubo baño de multitudes para la monarca, dadas las estrictas medidas de seguridad impuestas por la Policía irlandesa (Garda) en torno a esta plaza, totalmente aislada para evitar que las protestas que se desarrollaban en sus proximidades llegasen a sus oídos.

Igual de fría se mostraba la habitualmente bulliciosa O'Connell Street al paso de la comitiva real en su trayecto hacia el Trinity College, universidad fundada en 1592 por Isabel I y frecuentada exclusivamente por protestantes durante gran parte de su historia. En su famosa biblioteca, la soberana británica pudo admirar el Libro de Kells, una de las obras más importantes del cristianismo celta, justo cien años después de que también lo hiciera su abuelo Jorge V, durante la última visita de un monarca británico a una Irlanda bajo el control del Reino Unido.

Da la casualidad que las oficinas del Sinn Fein, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), se encuentran justo detrás del citado Jardín, situación que aprovecharon miembros de la formación para lanzar al cielo globos negros en señal de protesta por la visita de Isabel II. Al mismo tiempo, manifestantes del grupo Éirigí, una organización supuestamente vinculada a disidentes del IRA, mostraban su oposición lanzando contra la policía botellas de plástico, cohetes y otros artefactos. Fuentes de la Garda informaron de que varias personas han sido detenidas por alterar el orden público, aunque precisaron que no se han producido incidentes de gravedad.
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí