Rioja2

Jueves 21 de Noviembre de 2019Actualizado 22:33

Mercedes Clase A Q4 2019
Violencia de Género Gobierno
El 18 de abril de 2011

Tiempo de lectura: 01:57
|||

El patrón sexista de los cuidados a mayores sigue vigente

El balance de los primeros cuatro años de la Ley de Dependencia revela un gran índice de desigualdad.

Dependencia

Redacción

La secretaria general de Política Social y Consumo, Isabel Martínez, y la directora general del IMSERSO, Purificación Causapié, han presentado esta mañana las estadísticas de la aplicación de la Ley de dependencia en sus primeros cuatro años de vida, hasta 2010.

La prestación más reconocida es la de cuidados en el entorno familiar ya que la mayoría de las personas mayores desean vivir en sus casas aunque lo hagan en soledad. Ello es debido a que un porcentaje muy importante vive en zonas rurales donde no existen centros residenciales, al esquema tradicional de cuidados y a la elevada propiedad de vivienda que presenta esta franja de edad.

Pero esta realidad no es la misma para todas las personas mayores. Los hombres permanecen en mayor medida en su domicilio que las mujeres por el tradicional papel de estas como cuidadoras. Por eso, los hombres suelen ser beneficiarios de atención a domicilio mientras que las mujeres se van, en mayor medida, a residencias. Cuando ellos son dependientes, ellas les cuidan. Cuando ellas son dependientes, tienen que buscar fuera de casa alguien que las cuide.

Esto no solo es debido a ese papel tradicional sino también a que las mujeres tienen una mayor esperanza de vida. Esto explica que las personas beneficiarias de las prestaciones de dependencia sean mayoritariamente mujeres (67%). Todas las franjas de edad presentan más beneficiarios que beneficiarias excepto el tramo de mayores de ochenta años lo que demuestra esa mayor esperanza de vida de las mujeres y, por tanto, una mayor dependencia.

Aunque la mayoría de las personas beneficiarias residen en poblaciones con más de 50.000 habitantes, 200.000 personas de entornos
rurales se han beneficiado de alguna prestación. La mayor población de las grandes ciudades explica que el porcentaje se concentre ahí, sin embargo, el envejecimiento de los entornos rurales hace que en ellos exista una mayor dependencia.

Por edades, casi el 80% de las personas tienen 65 años o más. Más de la mitad del total tienen ochenta años o más. Entre las personas mayores de más de ochenta años en situación de dependencia que tienen derecho a prestación, el 76,28% ya la reciben. Isabel Martínez ha querido incidir en que cuatro de cada cinco personas reconocidas como grandes dependientes reciben ya las prestaciones a las que tienen derecho. Esto demuestra que “que hemos incorporado antes al sistema a las personas que más lo necesitan”, aseguraba.

En cuanto a las personas extranjeras, son muy pocas las beneficiarias, tan solo 2.415. Esto es debido, según Martínez, a que la inmigración en España es un fenómeno relativamente reciente, de primera generación y que, por tanto, todavía no existe una gran población mayor dependiente extranjera. También en este colectivo son más las mujeres beneficiarias que los hombres.
|||

A favor 0 En contra 1

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí