Rioja2

Sábado 24 de Octubre de 2020Actualizado 22:28

COVID Responde
Reactivación económica
El 14 de abril de 2011

Tiempo de lectura: 05:25
|||

Pablo Pineda: “ Soy la voz de un colectivo al que nunca han dejado decir lo que piensa"

El primer titulado universitario con Síndrome de Down de Europa, Pablo Pineda, intervino ayer en Logroño en la jornada de Fundación Adecco: 'Políticas de empleo Socialmente Responsables'.

a tesis de vida de Pablo Pineda

Redacción

Ayer se celebró en Logroño la jornada organizadas por la Fundación Adecco 'Políticas de empleo socialmente responsables', que analizó el cambio en la gestión empresarial o el incremento en los últimos años de acciones específicas para integrar laboralmente a personas con discapacidad en los servicios públicos de empleo.

La igualdad en primera persona fue relatada por Pablo Pineda, el primer titulado universitario con Síndrome de Down de Europa, actor ganador de la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián de 2009 con la película 'Yo, también' (Me too). Pineda colabora con la Fundación Adecco como portavoz de un mensaje sobre la necesaria integración laboral de las personas con discapacidad a través de su charla ‘La igualdad en primera persona’.

Diplomado en magisterio y licenciado en psicopedagogía, este malagueño de 36 años se está preparando las oposiciones para
auxiliar de biblioteca en el Ayuntamiento de Málaga, además lucha cada día "como un viejo rockero" por visibilizar los derechos de un colectivo del que se siente orgulloso de pertenecer. Luchador nato, inteligente, simpático y comprometido, Pablo Pineda es un ejemplo de superación, un ejemplo de vida que relata más allá de su experiencia, en qué estado está la sociedad, qué camino le falta por recorrer y cómo vive este proceso.
Dice Pablo Pineda que la primera noticia de que era síndrome de Down lo suyo la tuvo a los seis o siete años. “Un profesor de universidad que llevaba el Proyecto Roma, don Miguel García Melero, en el despacho del director me preguntó: ‘¿Tú sabes que eres síndrome de Down?’. Yo, inocentemente, le dije que sí, aunque no tenía ni idea. Él lo notó y se puso a explicarme qué era eso, aunque no era genetista, sino pedagogo. Y yo, como a todo le saco punta y tengo esa agudeza mental, le dije: ‘Don Miguel, ¿soy tonto?’.”


Pablo, ¿Cuál es el mensaje de ‘La igualdad en primera persona’?
“Lo que quiero transmitir en la charla es la idea de que no hay personas con discapacidad, sino personas con diferentes capacidades. Personas con distintas habilidades que exigimos un derecho, derecho a trabajar y acceder al mercado laboral, que podemos aportar mucho más de lo que la sociedad y los empresarios piensan”

Según señala la Fundación Adecco la gestión empresarial ha sufrido un cambio pero... ¿Qué camino falta por recorrer?

“Creo que todavía falta que la empresa vea que las políticas de empleo socialmente responsables no son algo que se deba hacer porque lo marca la Ley, o por obligación, sino porque enriquece. Los empresarios tienen que ver que una personas con discapacidad va hacer al empresario mejor empresario, y a los compañeros mejores compañeros. Le va a cualificar, y este camino creo que es el que falta. Es decir, hay una Ley que hay que cumplir, pero también una Ley con la que nos podemos enriquecer todos, nosotros porque nos sentimos útiles y ellos porque se convierten en mejores personas”

Pablo, en tu papel como Daniel en la película ‘Yo, también’ comienzas con este discurso, afirmando que aquellas sociedades que aparcan a las minorías están mutiladas, y defendiendo que todos somos personas,  y que el trabajo nos ayuda a formar parte útil  de esta sociedad 'democrática'. ¿Ves receptiva a esta sociedad?
“Poco a poco la mentalidad empresarial se está cambiando, se están haciendo más receptivas, lo estoy viendo desde la Fundación Adecco, y también en otro proyectos como el que lleva mi nombre, el Proyecto Pablo Pineda , con el que muchas personas han recibido capacitación y ayuda en la inclusión o incorporación en un trabajo. Estoy viendo que todavía falta camino, que hay que seguir luchando y haciendo cosas, esta batalla acaba de empezar como quien dice”

En la última semana se ha conocido que la contratación de personas con discapacidad remonta pese a la crisis, y mantiene una tendencia creciente desde que tocara fondo en el 2008, según un informe difundido por el Observatorio Estatal de la Discapacidad. Las contrataciones se acercan a los inicios de la crisis económica pero sigue habiendo muchos ‘peros’, por ejemplo, la mayoría de contratos son temporales (sustitución, prácticas y de formación) y las mujeres sólo ocupan el 39,7% de los mismo.
“A esto me refiero, que todavía hay barreras que falta por superar, como tú bien has dicho hay más contratos para hombres que para mujeres, así como hay más contratos para mujeres que para mayores, como hay más contratos para gente capacitada que discapacitada… Yo creo que buscan un perfil, pienso yo, lleno de juventud, de personas sin ninguna limitación, además todavía existe un cierto machismo en las empresas. Entonces claro, quieren a un hombre, joven, un poco guapo. Y este perfil hay que intentar desterrarlo, no es el único que hay en la sociedad, hay más gente que tenemos derecho a trabajar, que queremos trabajar y podemos aportar mucho a esta sociedad”

¿Y la crisis qué papel juega?
“Creo que la crisis es el momento de los valores sociales, no es un momento para fomentar desigualdades sino todo lo contrario. Es el momento de los valores sociales, de ayudarnos, apoyar a los sectores más desfavorecidos, a las minorías”

También incides en la importancia de la educación, ¿Ahora más que nunca?
“La información es importante y más ahora en una sociedad tan competitiva, tan moderna, en la que Internet está copando todo es necesario tener una cualificación, una formación, porque sino te quedas fuera. La educación es clave para la integración, estar al día, porque sino la brecha digital es tremenda y puede crear un gran analfabetismo. Hay que luchar contra ello”

Como el primer titulado con Síndrome de Down de Europa, y además actor reconocido por tu papel en ‘Yo, también’, ¿Sientes que has abierto camino, como un ídolo a seguir?

“¡Oh por Dios, me asusta esta palabra eh! (ríe) Yo siempre digo que soy la voz de ese colectivo que nunca ha hablado, que nunca se le ha dado la oportunidad ni la voz para decir lo que ellos piensan, lo que ellos sienten, sus preocupaciones … Como nunca han hablado, soy una voz que dice: ‘señores esto es así’. Los padres tienen ese referente, piensan: ‘se pueden hacer cosas por mi hijo’, 'podemos educarle como cualquier persona', 'podemos enseñarle'. Es la voz que sirve para que los padres de niños Síndrome de Down que acaban de nacer lo vean de una manera positiva”

Estás orgulloso, y lo has dicho muchas veces, de ser Síndrome de Down ¿Verdad?
“Exactamente, estoy muy orgulloso de ser Síndrome de Down, todas las experiencias que he pasado se deben a que soy Síndrome de Down, y eso es así. A lo mejor hubiera vivido otras experiencias, pero desde luego no tan bonitas”

Eres concienciador, y también has concienciado a un gran número de personas a través de las pantallas con la película, ¿Vas a seguir vinculado al cine?

"Por ahora no... creo que ya mi labor concienciadora a través del cine se acaba, aunque no lo descarto del todo, pero es verdad que tal como está el cine concienciar no es una de sus prioridades ¿no? (ríe) Yo prefiero concienciar con un trabajo aceptable y desarrollar mi futuro, para tener una cierta independencia".

|||

A favor 6 En contra 0

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí