Rioja2

Viernes 22 de Noviembre de 2019Actualizado 16:21

Mercedes CLA Q4 2019
Violencia de Género Gobierno
El 16 de marzo de 2011

Tiempo de lectura: 03:22
|||

El peligro nuclear reabre el debate sobre el cierre de Garoña

Responsables de la central nuclear situada a solo 30 kilómetros de La Rioja aseguran que está garantizada la seguridad de la zona ya que el fallo de  Fukushima se debió a una situación externa de la central. Ecologistas en Acción de La Rioja ya planean acciones de  protesta  para reivindicar el cierre de Garoña, central melliza de la Fukushima.

Central Nuclear Sta María de Garoña. Foto Ecologíaverde.org

Redacción

Todos los ojos están puestos en Japón, en la localidad de Fukushima donde está ubicada la central que ha sufrido más daños por el terremoto que sacudió el país nipón el pasado 11 de marzo. La explosión de varios reactores de la central provocó un aumento de radiación a la atmósfera tras un incendio en el interior de la central. El peligro para  la poblaciones más que evidente ya que se ha evacuado a todos sus habitantes y se ha declarado una zona de exclusión aérea de 30 kilómetros.

Las consecuencias medioambientales pueden ser terribles y a pesar de que la Organización Mundial de la Salud asegura que no existe peligro para la población gracias a los planes de evacuación que se han llevado a cabo, el temor a las radiaciones nucleares ha llevado a muchos ciudadanos nipones a abandonar no solo las zonas próximas a Fukushima sino incluso el país.

Las centrales nucleares siempre han estado envueltas en polémica. Una polémica muy cercana a La Rioja ya que a unos 30 kilómetros de distancia de algunas poblaciones riojanas se encuentra la central nuclear de Santa María de Garoña, en la provincia de Burgos. El Gobierno central planea su cierre en 2013 aunque con la nueva legislación sobre el plan de ahorro energético se deja la puerta abierta a una moratoria de este cierre.

Grupos ecologistas como Greenpeace o Ecologistas en Acciones llevan mucho tiempo reivindicando el cierre de Garoña. Y de hecho, Concha Hernani, portavoz de Ecologistas en Acción de La Rioja, cree que la terrible situación que se está viviendo en Japón ha servido para hacer reflexionar a la población y a los poderes políticos de los peligros que entraña mantener en funcionamiento las centrales nucleares.

Garoña y Fukushima son centrales mellizas” apunta Hernani, “comenzaron a funcionar con una diferencia de dos meses. Es el mismo modelo de central, el mismo modelo de reactor y la misma potencia. No es casualidad que Fukushima haya sido la primera en sufrir los mayores daños tras el terremoto. Este tipo de centrales nucleares tiene un sistema de seguridad inferior al que hoy en día se considera necesario y se hizo así para ahorra, por una cuestión económica”.

Sin embargo, Antonio Corderó, director de comunicación de la Central Nuclear de Santa María de Garoña, asegura que es una central segura y que está sujeta a todos los criterios de peligrosidad para adaptarse según las características de ese peligro. “Tenemos planes de prevención y también planes de actuación coordinados con Protección Civil en caso de accidente” apunta Corderó,

Desde Ecologistas en Acción se insiste en que Garoña es una central de riesgo ya que tiene “problemas serios como una corrosión intergranular” en su  interior y que los planes de evacucación solo incluyen unos 10 kilómetros a la redonda mientras en Fukushima ya son 30 kilómetros.

Corderó, por su parte, asegura que los planes de evacuación están sujetos a los niveles de alerta y que el Consejo Nacional de Seguridad Nuclear toma las decisiones oportunas en cada momento. “En la planta de Garoña estamos actuando con unos parámetros de seguridad adecuados y la situación de Japón no es comparable a cualquier instalación nuclear que pueda estar operando en el mundo”.

GAROÑA CONTRA GAROÑA
En Garoña trabajan unas 700 personas, algunas de ellas viven en esta pequeña localidad, pedanía del Ayuntamiento del Valle de Tobalina.

En total conviven unas personas y el alcalde pedáneo de Garoña, Aitor Rodríguez, insiste en que la población está tranquila. “Somos conscientes de que lo que ha ocurrido en Japón se ha debido a un terremoto, estamos tranquilos” asegura Rodríguez al tiempo que advierte que la gran mayoría de los habitantes de Garoña están a favor de mantener la central y son muy pocos los que están en contra de cerrarla “casi todos son de fuera”.

Rodríguez lleva viviendo en Garoña desde hace 34 años y asegura “vivir muy bien” al tiempo que recuerda que la central “no tiene nada que ver con Japón que allí ha habido un terremoto, no ha sido un fallo de la central”.

Aún así, el colectivo de Ecologistas en Acción ha convocado una concentración mañana a las 19.00 horas en el puente de Piedra de Logroño para mostrar la solidaridad de los ciudadanos logroñeses con los japoneses y reivindicar el cierre de la centra  nuclear de Garoña.

|||

A favor 0 En contra 1

2 comentarios

#2
PAUL19/03/2011 01:16h

La central de Garoña debe de cerrarse por una sola razón; ha cumplido su vida operacional de diseño y sus materiales tras este periodo ,estan con gran seguridad degradados termicamente y mecanicamente y por lo tanto o se sustituyen o se para la central. Debido al tipo de diseño BWR, la sustitución de ciertos materiales criticos, como son los CRDS no es posible su sustitución y en consecuencia la central no debe ser operativa. Areva, compañia lider en este campo, acaba de asegurar en un comunicado, que si la central BWR japonesa hubiese sido de un modelo actual, la catastrofe no hubiese ocurrido.

A favor En contra Denunciar

#1
Pedro16/03/2011 13:59h

Del incumplimiento del PSOE de su porgrama electoral, uno mas de tantos, en esta nota nada. Izquierda Unida el unico partido que pide su cierre.

A favor 2 En contra Denunciar
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí