Rioja2

Sábado 19 de Octubre de 2019Actualizado 17:01

Adrenaline Webads
El 23 de febrero de 2011

Tiempo de lectura: 03:03
|||

Italia teme la llegada masiva de ciudadanos libios

Las autoridades italianas calculan que unos 300.000 inmigrantes podrían llegar a las costas de Europa si cae el gobierno de Gaddafi. La UNESCO denuncia los ataques a la prensa.

Silvio Berlusconi y Muammar al Gaddafi

Redacción

La actitud represiva de las autoridades libias ante los manifestantes que protestan en las diferentes calles del país hace temer un posible éxodo de ciudadanos hacia Europa. Así lo ha manifestado el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, quien ha declarado que el gobierno de Italia “teme” la llegada de 300.000 inmigrantes a las costas europeas cuando “caiga el régimen de Libia” del coronel Muammar al Gaddafi, y ha insistido en que “es imposible imaginarse un futuro después de Gaddafi”.

En una entrevista concedida al diario italiano Corriere della Sera, Frattini ha recordado que un tercio de la población en Libia no es nacional sino subsahariana y ha afirmado que “estamos hablando de dos millones y medio de personas que si cae el sistema huyen” porque “se quedan sin trabajo”.

Por ello, Frattini ha advertido que podría generarse un auténtico “éxodo bíblico” hacia las costas europeas, no sólo a Italia sino también a Grecia “que está más cerca”, un problema “que nadie debería minusvalorar”.

Por su parte, el ministro italiano de Defensa, Ignazio La Russa, ha declarado que el problema de la inmigración “no sólo puede ser un problema italiano, maltés o griego” sino que se trata “de un problema europeo” por lo que ha pedido que la Unión Europea “intervenga” ya que “sería inimaginable que nos toque sólo a nosotros solucionar esta emergencia”.

Además, Frattini ha subrayado que el mensaje lanzado por Gaddafi es “aterrador” y sólo hace pensar “a una nueva espiral de violencia en Libia”. Además, el ministro ha sostenido que “se esperaba otra reacción” por parte del líder libio.

El problema, ha recordado Frattini, es que Europa “no conoce otra cosa que Gaddafi” en Libia, ningún “otro partido o político”, por lo que “la naturaleza enigmática de este país impide a Europa hacer razonamientos análogos con otros países del Magreb que también están implicados en las revueltas”.

Con anterioridad a estas declaraciones de los ministros italianos la agencia oficial de noticias libia JANA publicaba los esfuerzos del líder libio por tranquilizar a Italia. Gaddafi ha comunicado este martes a su “amigo” el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, que el país magrebí está “bien” y que el pueblo está manteniendo “la seguridad, la estabilidad y la unidad nacional”.

“El hermano líder ha reafirmado durante la conversación telefónica con el amigo Berlusconi que Libia está bien y su pueblo está manteniendo su seguridad, estabilidad y unidad nacional”, ha asegurado un responsable gubernamental a la agencia oficial.

Libertad de expresión

Por otro lado, el medio de comunicación del régimen libio ha emplazado a no atender a las informaciones publicadas por medios extranjeros, a los que ha denominado “órganos de traidores y de depravados”, y a buscar la “verdad” en la prensa libia. “Quien quiera saber la verdad debería seguir de cerca a los medios de comunicación libios y no recurrir a las mentiras y la información fabricada difundida por los órganos de traidores y de los depravados”, ha dicho JANA.

Este llamamiento de la agencia de información del régimen libio contrasta con la denuncia realizada por la directora general de la UNESCO , Irina Bokova, quien ha manifestado su gran alarma por el deterioro de la situación en Libia y por las crecientes restricciones a los medios de comunicación y a los servicios de información. “Me preocupan enormemente los acontecimientos en Libia, la pérdida de vidas y la escalada de violencia, incluidos los ataques virulentos contra los medios de comunicación”, apuntó Bokova.

En este contexto, Bokova conminó a las autoridades libias a actuar con mesura y las instó a respetar el derecho de las personas a la información y a comunicarse entre ellas, así como el derecho de los periodistas a desempeñar su trabajo. “Tratar de silenciar a la gente por medio de la represión y la negación a la información es una violación de los derechos humanos que exacerba la ira y la frustración”, enfatizó la directora de la UNESCO.
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí