Lunes 18 de Octubre de 2021Actualizado 22:48

El 17 de septiembre de 2010

Tiempo de lectura: 03:17
|||

Turquía triplica sus intercambios comerciales con Irán

El anuncio coincide con las sanciones internacionales contra el régimen persa que han ahuyentado a los inversores. Por otro lado, Ahmadineyad dice que los musulmanes no odian a EEUU.

Ahmadineyad y Erdogan

Redacción

Pese a las recientes sanciones que ha recibido el régimen iraní por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Irán todavía encuentra Estados con los que mantiene una buena relación. Este es el caos de Turquía, cuyo primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado la intención de su país de triplicar el volumen de sus intercambios comerciales con Irán en un plazo de cinco años.

Este anuncio se produce en un momento en el que las sanciones de las que ha sido objeto la República Islámica han ahuyentado a los inversores de los países occidentales.

Erdogan hizo estas declaraciones en un encuentro con más de cien empresarios turcos e iraníes en Estambul en el que también participó el primer vicepresidente de Irán, Mohamad Reza Rahimi.

“Nuestras relaciones comerciales bilaterales han alcanzado los 10.000 millones de dólares [...].
Cuando eliminemos las barreras al comercio bilateral, cuando completemos nuestro acuerdo de comercio preferencial, podremos llegar a tener en un plazo de cinco años un volumen de comercio bilateral de 30.000 millones de dólares”, destacó.

La privatización de empresas públicas iraníes, un proceso que algunos empresarios turcos creen que podría comenzar en 2011, está despertando interés. En opinión de Mehmet Koca, miembro del comité ejecutivo del grupo empresarial Turquía-Irán, “ésta es una gran oportunidad para Turquía”. “Las actividades financieras y comerciales que realizaban Dubai y Emiratos Árabes Unidos antes de las sanciones pueden ser asumidas por Turquía”, precisó.

“Esperamos que los esfuerzos del primer ministro valgan la pena,
y creo que, hasta cierto punto, así será. Pero Irán sigue estando muy cerrado para los extranjeros, hay que convencerles de que se abran a los inversores extranjeros”, sugirió Koca, que es también el director general de Gubretas, una empresa turca de fertilizantes.

Gran parte de las inversiones turcas se traducirán en la compra de empresas privatizadas o en compañías creadas de forma conjunta con empresarios iraníes.

Por su parte, el primer vicepresidente de la República Islámica reconoció que “el sector privado de Turquía mira más al futuro y tiene más experiencia” que el iraní. “Nuestro sector privado aún tiene problemas y también hay obstáculos para el libre comercio, pero si trabajamos juntos podemos superarlos y promover nuestro comercio”, subrayó.

En 2008, los intercambios comerciales entre Turquía e Irán fueron de casi 10.000 millones de euros, pero el 80% correspondió a productos iraníes exportados a Turquía, principalmente gas natural. La República Islámica suministra a Turquía una tercera parte del gas que necesita.

“Los musulmanes no odian a Estados Unidos”


Por otro lado, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ha afirmado que “los musulmanes no odian a Estados Unidos”, sino que la población de los países islámicos simplemente está en contra de los “malos comportamientos”, en alusión, entre otras cuestiones, a la quema de ejemplares del Corán que planeaba realizar la semana pasada un pastor de Florida.

En una entrevista divulgada por la cadena estadounidense NBC, Ahmadineyad señaló que los musulmanes “no están en contra del pueblo de Estados Unidos”, al igual que no están en contra de los judíos o los cristianos.

En un tono aparentemente conciliador, el líder iraní consideró que tan sólo una “minoría” de estadounidenses buscan la enemistad con otras naciones y “su interés consiste en crear guerras y conflictos”. Así, recordó que el Corán es un “libro sagrado” y que su quema supone una “profanación” de la fe de millones de personas.

Ahmadineyad ya se había manifestado públicamente en contra de las polémicas intenciones del pastor Terry Jones, que finalmente desistió de quemar coranes coincidiendo con el noveno aniversario del 11-S, y atribuyó esta ola islamofóbica a un complot orquestado en última instancia por Israel.

Washington y Teherán carecen de relaciones diplomáticas directas desde la revolución de 1979 y Ahmadineyad considera que hay grupos de presión judíos tratando que el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no varíe su política relativa a Irán. “Creemos que quizás el presidente Obama quiere hacer algo, pero hay grupos de presión que no se lo permiten”, indicó el presidente de la República Islámica, que volvió a defender la intención pacífica de su controvertido programa nuclear.
|||

A favor En contra

0 comentarios
CSIF oct 21
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí