Rioja2

Jueves 21 de Noviembre de 2019Actualizado 22:33

Mercedes CLA Q4 2019
Violencia de Género Gobierno
El 9 de septiembre de 2010

Tiempo de lectura: 02:52
|||

Los 27 analizan la discriminación de los matrimonios gays

Sólo cinco países europeos han legalizado el matrimonio homosexual. La UE se plantea el reconocimiento de estas uniones en el resto de los Estados miembros.

boda gay

Redacción

Las parejas homosexuales pueden contraer matrimonio de forma legal en cinco Estados miembros de la Unión Europea (UE): España, Bélgica, Holanda, Portugal y Suecia. Ante este reconocimiento de derechos los Veintisiete se han planteado la siguiente pregunta, ¿Qué ocurre si un matrimonio homosexual se muda o viaja a un Estado miembro que no reconoce estas uniones?

El Parlamento Europeo quiere analizar la posible discriminación a matrimonios y parejas civiles homosexuales, por lo que los eurodiputados preguntaron a la Comisión por la situación de estas parejas, que “pueden experimentar situaciones de discriminación directa e indirecta cuando trabajan, estudian o viajan en la UE”.

Los eurodiputados plantearon tres preguntas a la Comisión, en las que se interesaban por la discriminación de parejas del mismo sexo casadas o unidas civilmente, el reconocimiento mutuo de estas uniones en la Unión Europea y su discriminación en relación con la libre circulación.

Reconocimiento mutuo

Muchos de los eurodiputados se han mostrado a favor del reconocimiento mutuo de este tipo de uniones. Uno de los signatarios, el holandés del grupo de la Izquierda Unitaria Europea Cornelis de Jong, contó que a pesar de que su relación de 21 años con otro hombre está registrada por lo civil en su país, “si vamos a Polonia dejamos de ser una pareja legalmente reconocida”. Por ello, considera que “al utilizar la libre circulación perdemos una serie de derechos”.

El socialista británico Michael Cashman, también firmante de una de las preguntas, relató a su vez que aunque lleva 27 años en una relación civil homosexual, “si tuviera un accidente mientras estamos de vacaciones en Italia, a mi pareja no se le concedería ni siquiera el derecho básico de decidir si debo estar conectado a un respirador o no”. “Los derechos adquiridos en un país deben ser respetados en otro”, aseveró.

Por su parte, la holandesa del grupo liberal Sophia In 't Veld subrayó que “todos y cada uno de los ciudadanos europeos deben tener los mismos derechos”. En su opinión, “lo mínimo que debería hacer la Unión Europea es aplicar el principio de reconocimiento mutuo: lo hacemos con el jamón, el vino y la cerveza; así que ¿por qué no usarlo con el matrimonio y las relaciones?”

También la vicepresidenta de la Comisión Europea y encargada de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, Viviane Reding, se muestra partidaria de este reconocimiento al afirmar que “es evidente que el derecho a la libertad de circulación junto con los miembros de la familia es uno de los elementos clave de la UE”.

Desde su punto de vista, “queda implícito que si una pareja tiene derecho a circular y residir libremente en la UE también debe gozar de iguales derechos que en su país de origen”, aunque puntualizó que “debemos ir poco a poco”.

Voces en contra

Reticente a este reconocimiento mutuo se ha mostrado el grupo del Partido Popular Europeo, cuyo miembro, el italiano Salvatore Iacolino, declaró que “hay que garantizar algunas posiciones fundamentales, porque es algo que forma parte de la vida íntima y personal de una persona y debe ser respetado”, pero “hay que avanzar con cuidado, poco a poco” y “mientras, tenemos que tener en cuenta un concepto de familia que es para nosotros el de una familia natural, con un padre y una madre y la procreación de hijos, frente a un modelo que evidentemente respetamos pero que no es el que prevalece hoy en la UE”.

Por su parte, el polaco del grupo de los Conservadores y Reformistas Konrad Szymansky remarcó que “hay países que no reconocen las parejas homosexuales, y están en su derecho”. “Si el Estado no las reconoce para nadie no hay discriminación, y por tanto este debate es una pérdida de tiempo”, argumentó.

En la misma línea, el popular italiano se sirvió del lema comunitario “unidos en la diversidad” para subrayar que “en su casa cada uno hace lo que quiere”.

|||

A favor 0 En contra 1

1 comentarios

#1
Luis Paredes10/09/2010 12:48h

Es muy sencillo: que se llame matrimonio, a la unión entre un hombre y una mujer con perspectivas de estabilidad y que se regulen legalmente las uniones tanto de homosexuales como de heterosexuales. Creo que son cosas distintas que no se deberían mezclar. Eso sucede por ejemplo en Francia y nadie va de víctima. Los jaleos suceden por eso, por llamar lo mismo a cosas que son distintas.

A favor 1 En contra 3 Denunciar
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí