Domingo 17 de Octubre de 2021Actualizado 19:07

El 3 de septiembre de 2010

Tiempo de lectura: 03:07
|||

Terratenientes pakistaníes desviaron el curso del agua a las aldeas

El embajador pakistaní ante la ONU denuncia que los propietarios de tierras pakistaníes desviaron el agua para salvar sus cultivos, mientras la ayuda tarda en llegar.

Terratenientes pakistaníes desviaron el curso del agua a las aldeas

Redacción

Abdulá Husain Haroon, embajador de Pakistán ante la ONU ha pedido que se investiguen las informaciones que apuntan a que los terratenientes pakistaníes desviaron el curso del agua hacia las aldeas sin protección durante las inundaciones, para así salvar sus cultivos.

En declaraciones a la BBC Haroon ha asegurado que hay pruebas que indican que los terratenientes permitieron la ruptura de los muros de contención, lo que llevo al cauce del agua a seguir lejos de sus territorios y ha declarado “durante el paso de los años uno ha visto cómo estas zonas, normalmente sin inundaciones, eran sometidas a la irrigación de los poderosos y ricos”.

Asimismo quiso dejar claro que “en algunas zonas, a aquellos que estaban protegidos se les permitió romper los muros de contención en los lados opuestos para llevar lejos el agua. Si esto está sucediendo, el Gobierno debería investigar”.

Por otro lado, las previsiones indican que las aguas están empezando a desviarse hacia el mar de Arabia, pero las inundaciones continúan en la provincia de Sindh, en el sur. Desde que comenzaron, más de 1.600 personas han muerto en las inundaciones que han afectado a unos 18 millones de personas.

La ayuda tarda en llegar

Ante la situación de necesidad que vive Pakistán, la ONU ha afirmado que hay grandes limitaciones que dificultan las operaciones de ayuda y que hacen imposible entregar la asistencia a la velocidad necesaria.

El coordinador humanitario de la ONU para Pakistán, Martin Mogwanja, señaló “estas inundaciones han sido capaces de desplazar a un millón de personas en un solo día, y sencillamente no podemos ser tan rápidos como el agua” y añadió “seguimos trabajando a la mayor velocidad que podemos”.

Por su parte, Manuel Bessler, director de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), ha afirmado “dado el número de las personas que necesitan ayuda, es una operación humanitaria de una escala sin precedentes”, además añadió “necesitamos llegar a al menos ocho millones de personas, desde el norte al sur del país”.

La OCHA ha establecido cinco centros principales de coordinación para asegurar que las evaluaciones y los planes de respuesta se proyectan de la forma más eficaz posible. Mientras, el Programa Mundial de Alimentos (PAM), indicó que “hay 800.000 a quienes sólo se puede acceder por aire”.

“Con tanta gente desplazándose buscando un lugar en el que permanecer, han surgido miles de asentamientos espontáneos por todas partes”, indicó por su parte el representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Mengesha Kebede.

Mientras, la OCHA también alertó de que el flujo de donaciones se ha paralizado desde el pasado 24 de agosto, y ahora suponen un total de 291 millones de dólares, el 63 % de lo solicitado. Tammy Hasseldfeldt, presidente de la ONG Foro Humanitario para Pakistán afirmo que “ahora entramos en las etapas más difíciles, a menos que podamos actuar con rapidez, los niños y los vulnerables pueden sucumbir”.

El Banco Mundial aumenta la financiación

El Banco Mundial ha elevado de 900 a 1.000 millones de dólares los fondos puestos a disposición de las autoridades de Pakistán para atender las necesidades más urgentes de los afectados por las inundaciones y financiar las labores de reconstrucción del país.

El presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick destacó el compromiso de esta entidad en la ayuda a Pakistán para que se recupere de las peores inundaciones de sus historia y aclaró que no se cobrarán intereses por los fondos otorgados.

Asimismo, Zoellick afirmo que “las crecidas del río Indo devastan Pakistán, el país precisa del apoyo internacional para hacer frente a necesidades humanitarias urgentes: alimentos, agua potable, instalaciones de saneamiento, suministros médicos y nutricionales y vacunas”.

Por otro lado, el presidente del Banco Mundial también analizó el programa de reforma económica del gobierno pakistaní y la necesidad de movilizar recursos adicionales para la reconstrucción posterior a las inundaciones.

Por último, Zoellick dejó claro su compromiso con Pakistán afirmando “debemos responder con contundencia frente la crisis que se nos presenta, pero sin perder de vista las reformas económicas importantes”, a lo que añadió “este desastre pone de manifiesto la vulnerabilidad fiscal de Pakistán y su grado de dependencia respecto a la ayuda externa".

|||

A favor En contra

0 comentarios
CSIF oct 21
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí