Miércoles 22 de Septiembre de 2021Actualizado 20:26

San Mateo 21 dos columnas
El 2 de septiembre de 2010

Tiempo de lectura: 04:56
|||

Israelíes y palestinos, más cerca de la paz

El diálogo directo entre las dos partes avanza, mientras que Hamas reivindica el ataque a dos israelíes en Cisjordania.

Barack Obama y Benjamin Netanyahu

Redacción

No es la primera vez que palestinos e israelíes se reúnen para hablar del proceso de paz. En anteriores ocasiones, las palabras no se transformaban en hecho y de ahí la realidad que hoy vive Oriente Próximo: uno de los conflictos más largos de la historia.

Sin embargo, una nueva oportunidad para alcanzar la paz se ha presentado con las conversaciones directas entre el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas. Ambos mandatarios han manifestado su disposición a alcanzar la paz en el marco de las negociaciones directas que se reanudarán hoy jueves en Washington tras 20 meses de interrupción.

En el contexto previo de una cena organizada por la Casa Blanca, en la que estuvieron presentes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; el rey Abdalá de Jordania y el presidente egipcio, Hosni Mubarack; Netanyahu se dirigió a Abbas como su “socio de paz” y se comprometió a trabajar para poner fin “de una vez por todas” al conflicto de Oriente Próximo.

“Depende de nosotros superar este conflicto agonizante entre nuestros pueblos y fijar un nuevo comienzo”, indica el texto, recogido por el diario israelí Haaretz. La intención de Netanyahu, según sus propias palabras, es crear “una paz segura y duradera entre israelíes y palestinos” y no sólo “un breve periodo entre dos guerras” o un “respiro temporal entre brotes de terrorismo”.

“Buscamos una paz que ponga fin al conflicto de una vez por todas. Buscamos una paz que dure generaciones. Ésta es la paz que mi pueblo quiere. Ésta es la paz que todos nos merecemos”, señala Netanyahu.

Por otro lado, Netanyahu defiende que los israelíes “no son extranjeros” en “la tierra de sus antepasados”, pero en un gesto conciliador dice que tanto israelíes como palestinos “comparten” este territorio. “He venido aquí hoy para alcanzar un compromiso histórico que permitirá a ambos pueblos vivir en paz, con seguridad y dignidad”, señala en sus declaraciones preparadas.

“Presidente Abbas, no podemos borrar el pasado. Pero esta en nuestras manos cambiar el futuro. Hace miles de años, en las colinas donde los israelíes y los palestinos viven hoy, el profeta Isaías y otros profetas de mi pueblo anticiparon una paz duradera para toda la humanidad”, cita. “Vamos a dar hoy un primer paso, aunque sea pequeño, en nuestro esfuerzo conjunto para llevar a cabo esa visión”, concluye.

Otro miembro del gobierno israelí, el ministro de Defensa, Ehud Barak, ha afirmado que el Estado de Israel está dispuesto a ceder parte de Jerusalén a los palestinos en el marco de un acuerdo de paz, unas declaraciones que ha hecho poco antes de que comiencen las conversaciones cara a cara entre las partes en Washington.

La partición de Jerusalén, un asunto central en el conflicto entre israelíes y palestinos, incluiría un “régimen especial” para gestionar los lugares sagrados de la ciudad, según declaró Barak al diario Haaretz en una entrevista en la que subrayó que el asesinato de cuatro israelíes este martes en Cisjordania a manos de palestinos armados no debería impedir el comienzo de las negociaciones de paz.

“Jerusalén Este y doce barrios judíos que acogen a 200.000 residentes serán nuestros.
Los barrios árabes en los que viven cerca de un cuarto de millón de palestinos serán suyos”, explicó el ministro.

“Habrá un régimen especial junto con disposiciones acordadas en la Ciudad Vieja, el Monte de los Olivos y la Ciudad de David”, precisó. En la Ciudad Vieja se encuentra la mezquita de Al Aqsa, que es una de las más importantes para los musulmanes de todo el mundo y está junto al Muro de las Lamentaciones, el sitio más sagrado del judaísmo y último vestigio, según la opinión popular, del Templo de Jerusalén.

Israel arrebató la zona oriental de la ciudad a Jordania en la guerra de 1967 y luego se la anexionó, aunque la comunidad internacional no ha reconocido esta acción. Los palestinos quieren que Jerusalén Este sea la capital del futuro Estado que pretenden formar con Cisjordania y la Franja de Gaza.

La propuesta de Barak de establecer dos ciudades y crear un régimen especial en los lugares sagrados recuerda a un plan que presentó el predecesor de Netanyahu en el cargo, Ehud Olmert, durante las conversaciones de paz que mantuvo con Abbas, que fracasaron hace casi dos años.

El respaldo de Obama

Las conversaciones directas entre palestinos e israelíes han llegado a producirse gracias en gran medida a la mediación de Estados Unidos. Tanto es así que no sólo el primer encuentro entre las partes se produce en Washington, la capital estadounidense, sino que el presidente Obama ha seguido recordando a Abbas y Netanyahu la oportunidad única que supone esta cita.

“El trabajo duro no ha hecho más que comenzar”,
señaló Obama desde los jardines de la Casa Blanca tras las conversaciones preliminares mantenidas por separado con el primer ministro israelí y con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

“Como les he dicho a ambos hoy, el momento de esta oportunidad podría no repetirse en mucho tiempo. No pueden permitirse dejarlo escapar”
, indicó el mandatario estadounidense. “Lo que sabemos es que si no lo intentamos el fracaso está garantizado”, añadió en declaraciones recogidas por la cadena CNN.

“Se trata de una tarea extraordinariamente compleja y extraordinariamente difícil”, señaló para añadir después que “el status quo actual es insostenible”.

La resistencia de Hamas

Sin embargo, estas conversaciones directas de paz pueden verse condicionados por la tercera parte en discordia: Hamas, quien gobierna la Franja de Gaza.

El diálogo con los israelíes es algo que no contempla Hamas, quien opta por la violencia tal como reflejan los últimos ataques perpetrados en Cisjordania.

El brazo armado de Hamas, las Brigadas de Al Qassam, han reivindicado el ataque que dejó heridos a dos colonos israelíes en Cisjordania, informó este jueves la agencia palestina Maan.

Un grupo de hombres armados disparó contra un vehículo en el que viajaban dos ciudadanos israelíes y que se encontraba en una intersección del asentamiento de Kochav Hashachar, cerca de Ramala, alrededor de las 23.00 horas (las 22.00 en la España peninsular).

En un comunicado emitido en la madrugada de este jueves las Brigadas de Al Qassam proclamaron “plena responsabilidad por la operación de Ramala que dejó heridos de gravedad a dos colonos sionistas”.

Además, el brazo armado de Hamas califica el atentado de “respuesta normal y legal a las agresiones sionistas sobre los civiles palestinos” y defiende su actuación como “parte de las operaciones para repeler la ocupación de la Franja de Gaza y Cisjordania”.

El ataque se produjo un día después de otro suceso de similares características en el que murieron cuatro ciudadanos israelíes y que también fue reivindicado por Hamas.

|||

A favor En contra

0 comentarios
UR Refuerzo master 1AresolTransporte públicoSemana europea de la movilidadJóvenes responsablesPSOE San Mateo 21PP San MateoPractica Deporte
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí