Rioja2

Sábado 23 de Enero de 2021Actualizado 20:21

El 21 de agosto de 2010

Tiempo de lectura: 01:31
|||

Ventosa retrocedió al medievo

Durante este domingo, la villa de Ventosa acogió el VIII Mercado del Trato, rememorando la actividad de tratantes y lechoneros que tan famosos los hizo en la época del medievo.

Ventosa

Europa Press

Este domingo, 22 de agosto, se ha celebrado en Ventosa el VIII Mercado del Trato. Por este motivo, el municipio se ha trasladado a época medieval, y ha puesto en práctica la actividad que tan populares hizo a las habitantes de Ventosa hace tantos y tantos siglos. Más de 30 artesanos han participado en el Mercado con puestos de demostración y venta, empresas locales y unas 250 personas vestidas con trajes de la época.

Este año como novedad han contado también con un campamento medieval y han realizado visitas guiadas. Así mismo, y con motivo del año Jacobeo, la iglesia de la localidad ha acogido diversas exposiciones fotográficas relacionadas con el Camino de Santiago.

Mas de 250 personas han animado la jornada y han logrado que Ventosa retroceda en el tiempo, a la Edad Media, cuando los vecinos de esta Villa Realenga, fiel a su tradición artesana y comercial, acudían a los diferentes mercados, orgullosos de ser los mejores tratantes y lechoneros de La Rioja.

Artesanos y tratantes con sus tartanas, juglares y romanceros; mesoneras y voceros; peregrinos y dulzaineros; así como toda clase de gentes acuden a esta villa para recrear un ambiente perdido en el tiempo.

Repitiendo el éxito de pasadas ediciones, vecinos de Ventosa escenificaron el Trato a la antigua usanza, con una representación teatral que fue punto central de la celebración.

Durante toda la jornada contaron con puestos artesanales, exhibición de aves rapaces y mamíferos, talleres para niños, taller de Alfarería y Maquillaje Medieval, tiro con arco, actuaciones, degustaciones, campamento y juegos medievales.

Además se podrán visitar diversas exposiciones: Maquetas del Camino de Santiago (edificios emblemáticos del camino) en la Iglesia San Saturnino, 'Almazuelas, dedales y casas de Muñecas' en el Centro Social; y  Códices en el Albergue San Saturnino.

Desde las seis de la mañana, la Villa de Ventosa contó además con un aroma especial: un cerdo asado que, despacio, sobre las brasas, se fue cocinando hasta bien entrada la tarde, cuando todos los vecinos y visitantes, pudieron degustar la sabrosa carne. Además, los tradicionales "preñaos" también tuvieron su lugar en tan exquisito banquete, que dejó a los presentes un sabor medieval en sus bocas.

|||

A favor 5 En contra 0

0 comentarios
Transformación Digital UR
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí