Lunes 2 de Agosto de 2021Actualizado 22:09

El 13 de agosto de 2010

Tiempo de lectura: 02:21
|||

Se desmantelan 40 campamentos de gitanos en dos semanas

Francia pone en marcha el desmantelamiento de 300 campos de gitanos y organiza la expulsión de unas 700 personas dentro de los planes de seguridad de Sarkozy.

Campamentos gitanos desalojados

Redacción

El ministro del Interior francés, Brice Hortefeux, ha anunciado que ya se han desmantelado 40 campos de gitanos desde que hace dos semanas se tomara la decisión de levantar 300 campamentos repartidos por todo el territorio nacional, la mitad de ellos en los próximos tres meses. Con ellos, 700 personas se han visto obligadas, por orden policial, a volver a sus países de origen (fundamentalmente Rumanía y Bulgaria), disponiendo de un mes para recurrir la orden.

La acción será coordinada, según Hortefeux, con el ministro de la Inmigración, la Integración y la Identidad Nacional, Éric Besson, y se realizarán reuniones con los secretarios de Estado rumanos encargados de la reinserción y del orden y la seguridad pública, según informa el diario francés Le Monde. Además, Hortefeux consideró necesario que acudan a Francia policías rumanos “lo antes posible”, para “respaldar a los policías y los gendarmes franceses” en esta operación.

El primer asentamiento irregular que se levantó tras el anuncio de Hortefeux fue la semana pasada en la región de Saint-Etienne. Alrededor de 100 personas, de las cuales unas 30 eran niños, se vieron obligas a abandonar sus viviendas, y la zona quedó cerrada al paso por las fuerzas de seguridad, según El País.

Seguridad y elecciones en Francia

La decisión de desmantelar 300 campamentos de romaníes y “gentes de viaje”, como se conoce a la gente de etnia gitana en Francia, fue tomada después de varios incidentes violentos que tuvieron lugar a mediados de julio en el departamento de Loir-et-Cher entre varios jóvenes, fundamentalmente de origen gitano, y la policía, que se saldaron con la muerte de uno de los primeros. Tras este suceso, el presidente francés, Nicolas Sarkozy anunció la expulsión de varios ciudadanos de Europa del Este como solución a los “problemas planteados por el comportamiento de ciertos residentes”.

Ésta no fue la única medida de seguridad tomada al respecto. Unos días después propuso que se retire la nacionalidad a los ciudadanos franceses de origen extranjero que atenten contra la vida de algún miembro de las fuerzas del orden (policías, gendarmes o militares), algo que hasta ahora solo estaba contemplado en algunos casos, como terrorismo o espionaje, aunque ya se estaba pensando en extenderlo también a casos de poligamia y de fraude a las prestaciones sociales.

Los planes de seguridad de Sarkozy y de su Ejecutivo, que incluyen aún otras medidas como la condena a dos años de prisión para los padres de menores delincuentes o  las pulseras electrónicas para controlar a los criminales reincidentes, han sido muy criticada por algunos medios extranjeros, pero parece sin embargo que han tenido una gran aceptación entre los franceses. Según un estudio publicado por Le Figaro, el 79% de los ciudadanos aprobaría estas medidas. Incluso el 60% del electorado de izquierdas le daría su apoyo.

Pero algunos análisis coinciden en que detrás de los propósitos de seguridad de Sarkozy se esconden en realidad objetivos electoralistas. Después del fracaso de las regionales, el pasado mes de marzo, del partido de Sarkozy, el UMP (que sólo obtuvo una región de las 26 que hay en Francia), estaría intentando conquistar al electorado del ultra-conservador Frente Nacional de Le Pen de cara a las elecciones presidenciales del 2012.
|||

A favor En contra

0 comentarios
Reto DemográficoPP Creemos en La Rioja
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí