Rioja2

Viernes 18 de Septiembre de 2020Actualizado 17:57

La Rioja vaciada
El 4 de agosto de 2010

Tiempo de lectura: 05:13
|||

Crece la tensión entre Israel y Líbano

El enfrentamiento en la frontera de los dos países ha costado la vida, por el momento, de tres libaneses y un israelí. La comunidad internacional expresa su preocupación por lo sucedido.

Helicóptero israelí traslada a un herido

Redacción

Los recuerdos de la guerra de 2006 entre Líbano e Israel regresan al imaginario internacional con el último enfrentamiento ocurrido en la frontera común de ambos países. El choque entre las fuerzas de seguridad libanesas y el Ejército israelí ha costado, por el momento, la vida a tres libaneses (dos soldados y un periodista) y un militar israelí.


Según una fuente de las fuerzas de seguridad libanesas, todo comenzó porque los soldados israelíes intentaron “cortar un árbol dentro de territorio de Líbano” y el Ejército libanés efectuó varios disparos de advertencia, tras lo cual “los israelíes respondieron con su artillería”.


Por ello, el primer ministro libanés, Saad al Hariri, “ha denunciado la violación de la soberanía libanesa por parte de Israel”, dijo su oficina en un comunicado, el cual añade que el jefe del Gobierno ha contactado con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, para hablar de “cómo hacer frente a esta agresión israelí contra el Ejército libanés”.


“Es necesario rechazar cualquier intento de agresión, sean cuales sean las circunstancias”, subrayó Suleiman, que abogó por recurrir a la diplomacia para abordar este asunto.


Sin embargo, la versión del Ejército de Israel es que sus soldados recibieron disparos mientras realizaban una “actividad rutinaria” en territorio israelí, entre una valla de seguridad israelí y la línea de separación definida por la ONU.


Un helicóptero israelí disparó dos misiles contra un puesto militar libanés
situado cerca de la localidad de Adaisseh, destruyendo un vehículo blindado de transporte de personal. Varios testigos añadieron que los israelíes usaron su artillería contra la localidad.


Una fuente de las fuerzas de seguridad precisó que murieron dos soldados y un periodista libaneses y que otras cinco personas resultaron heridas, mientras que la televisión de la milicia libanesa Hezbollah, Al Manar, señaló que también falleció en la frontera un soldado israelí.


Esta información ha sido confirmada posteriormente por el propio Ejército israelí. El militar fallecido ha sido identificado como el comandante de un batallón con el rango de teniente-coronel.


La versión de Israel


Por su parte, Israel ha anunciado, a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores, que va a presentar una queja ante Naciones Unidas por lo ocurrido y ha acusado a Beirut de incumplir la resolución del Consejo de Seguridad que puso fin a la guerra de 2006. “Israel considera que el Gobierno libanés es el responsable de este grave incidente y advierte de complicaciones si las violaciones continúan”, manifestó en un comunicado.


El ministro de Defensa, Ehud Barak, aseguró que su Gobierno no tolerará ataques contra ciudadanos israelíes ni contra la “soberanía territorial”. Asimismo, pidió a la comunidad internacional que condene la última “acción criminal del Ejército libanés”.


También ha lanzado duras críticas contra Líbano el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien acusa al Gobierno libanés de ser el responsable “directo” de la “provocación” ocurrida en la frontera.


“Considero al Gobierno libanés directamente responsable de esta provocación”, afirmó Netanyahu, en declaraciones recogidas por el diario The Jerusalem Post. El jefe del Ejecutivo israelí advirtió de que su Ejército responderá a cualquier agresión que represente una violación del alto el fuego acordado tras el último conflicto armado.

 

Hezbollah también se pronuncia


En el otro lado de la frontera, en Líbano, cientos de ciudadanos acudieron esta noche a la zona donde se registró el incidente para protestar por la supuesta incursión israelí.


Por su parte, el líder del grupo chií libanés Hezbollah, Hassan Nasralá, dijo este martes que su grupo no permanecerá en silencio si Israel ataca a Líbano en el futuro. “Digo con honestidad que en cualquier lugar donde el Ejército libanés sea atacado y haya una presencia de la resistencia, y sea capaz, la resistencia no permanecerá en silencio, o quieta, o contenida”, declaró Nasralá.


“La mano israelí que ataque al Ejército libanés será cortada”, dijo en un mensaje de vídeo dirigido a decenas de miles de seguidores.


Reacciones


Mientras la comunidad internacional permanece alerta tras este ataque, el más grave desde 2006. El Gobierno de Estados Unidos se ha mostrado “extremadamente preocupado” por el último enfrentamiento armado ocurrido en la frontera entre Israel y Líbano y pidió “máxima contención” a ambas partes para evitar una nueva escalada de la violencia en la zona.


El portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, reclamó a Líbano y a Israel que “mantengan el alto el fuego” actualmente vigente. “Estamos intentando enterarnos de lo que ocurrió”, agregó Crowley, quien confía en que no se repitan sucesos de esta índole.


A su juicio, la región “ya tiene suficiente tensión como está”. “Lo último que queremos ver es que este incidente se extienda a algo más significativo”, añadió.


El portavoz del Departamento de Estado indicó que el Gobierno se mantiene en contacto con las autoridades libanesas e israelíes y anunció un posible encuentro entre las partes implicadas supervisado por Naciones Unidas.


Por otro lado, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su profunda preocupación por el intercambio de fuego entre las Fuerzas Armadas de Líbano y las Fuerzas de Defensa de Israel a través de la Línea Azul fronteriza entre los dos países.


Ban indicó que UNIFIL, la Fuerza Provisional de la ONU en el Líbano, tomó medidas inmediatas para restablecer la calma tras el enfrentamiento y tiene previsto investigar las circunstancias que condujeron a éste.


Ban urgió a las partes a ejercer su máxima mesura y a colaborar con la misión y con el coordinador especial de Naciones Unidas para consolidar esa calma. También las instó a mantener el cese de hostilidades establecido por el Consejo de Seguridad hace cuatro años.


En esta línea, el portavoz de la misión, Neeraj Singh, ha asegurado que “la prioridad inmediata de UNIFIL es mantener una situación de calma, por lo que exhortamos a las partes a ejercer una mesura máxima”.


El comandante en funciones de UNIFIL, general Santi Bonfanti, quien voló de inmediato a la zona en cuestión, ya ha establecido contacto con las Fuerzas Armadas Libanesas y con el Ejército de Israel.


El respeto a la Línea Azul es una de las principales provisiones de la resolución 1701 del Consejo de Seguridad,
que puso fin al conflicto de julio y agosto de 2006 entre Israel y Hezbollah.


Es la primera vez que cualquiera de las partes sufre bajas desde el conflicto de 2006,
en el que perdieron la vida unas 1.200 personas en Líbano, la mayoría civiles, y 158 en Israel, la mayoría soldados.


Si se produjera una nueva guerra, ésta podría ser aún más devastadora que la anterior, ya que Hezbollah tiene un arsenal de 40.000 cohetes, según los datos de los que dispone el Estado israelí. Además, Israel ha amenazado con atacar las infraestructuras de Líbano si surge un nuevo conflicto con la milicia chií.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Logroño Deporte temporada 20/21Explotación SexualSemana Movilidad Ayto Logroño
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí