Rioja2

Domingo 11 de Abril de 2021Actualizado 22:56

Mujeres esenciales Gobierno La Rioja
El 30 de julio de 2010

Tiempo de lectura: 14:07
|||

Por fin un Museo para La Rioja

Rioja2 asiste al inicio de las obras del Museo de La Rioja. Además, se entrevista en profundidad con los arquitectos del proyecto y con el Director General de Cultura para conocer los pormenores de esta ansiada rehabilitación que se prevé culmine en 2012.

Museo de La Rioja

Redacción

Las obras de restauración del Museo de La Rioja, que se prevé duren 18 meses y cuesten algo más de tres millones de euros, comenzaron ayer jueves por la mañana. Diferentes personalidades, tanto locales como nacionales, así como los responsables técnicos del proyecto, se dieron cita a las puertas del Palacio de Espartero, en la Plaza de San Agustín, para dar el visto bueno al inicio de los trabajos y presentar públicamente tan esperado acontecimiento.

Han sido casi seis años de puertas cerradas del que es el principal edificio barroco civil de Logroño pero, como señaló el Delegado del Gobierno, José Antonio Ulecia, “la fecha esperada, para bien o para mal, del inicio de recuperación del Museo de La Rioja ya ha llegado”. Ulecia, tras la breve presentación, cedió la palabra a Mercedes del Palacio, subsecretaria del Ministerio de Cultura, que se desplazó hasta Logroño para estar presente en el acto de comienzo de las obras.

La subsecretaria de Cultura atribuyó a “varias razones” la larga espera para ver encarrilado el proyecto, y aseguró que “el Ministerio siempre ha buscado consenso, porque desde el punto de vista técnico siempre ha habido discrepancias, pero hemos hecho esfuerzos sin regatear energía ni dinero”.

“Logroño ha sido uno de los empeños personales del Ministerio”, prosiguió del Palacio, “y estamos contentos de que por fin se realice la obra. Se ha tardado, pero lo importante es que se haga bien y que salga bien, para que se complete la oferta patrimonial y turística”.

El encargado de situar el escenario en el que se van a desarrollar los trabajos, escenario poco dado a promoción de nuevas obras y más concordante con la paralización de las mismas, fue el Alcalde de Logroño, Tomás Santos, que se refirió al proyecto como “una realidad” y explicó que “aunque es un momento de recortes, en este caso es lo contrario”. Santos quiso informar de que “el pacto PSOE-PR se ha cumplido” y alabó la calidad de los arquitectos electos para llevar a cabo el proyecto, tildando su nombramiento de “gran acierto”.

Ulecia, para terminar la comparecencia, indicó que “las prisas son malas consejeras” y achacó la responsabilidad del tiempo de paro del edificio a una culpabilidad común, “deberíamos pedir disculpas por el retraso”, incidió, “pero no encuentro un responsable único”. Para subrayar sus palabras quiso intervenir la subsecretaria de Cultura, que comunicó que la mezcla que la edificación posee de “edificio histórico e infraestructura cultural” hizo que las pertinentes acciones que se tomaron para la restauración del Museo se llevaran a cabo “con gran delicadeza”. Del Palacio aseguró que lo sucedido en Logroño “no es inusual” y, aunque resultara anecdótico, quiso desvincular el refrán con el que acabó su intervención del apellido que ella misma porta, “las cosas de palacio van despacio”, concluyó.

La obra ya ha empezado, y parece que esta vez están todos los actores principales de acuerdo para que ésta se estrene a principios de 2012. Rioja2, atendiendo a esta metáfora, ha querido ponerse en contacto y hablar cara a cara con los directores de esta empresa, para conocer un poco más a fondo detalles importantes de este proyecto.

Iñaki Gómez e Ignacio Amat, arquitectos y responsables del resultado final que lucirá el Museo de La Rioja, nos recibieron en su despacho logroñés para hablar de los aspectos más importantes de tan ansiado trabajo.

 

RIOJA2: El Museo ha estado casi seis años cerrado… ¿lo habéis, debido a este paso del tiempo, encontrado muy deteriorado?

IÑAKI GÓMEZ: Está en una fase que, como se tiraron revestimientos, el aspecto que da es un aspecto de obra. No hay nada acabado. La imagen es un poco triste, está descarnado, se le ven todos los huesos. Pero la parte positiva es que, a pesar de los años con la obra detenida, lo que está claro es que lo hicieron muy bien. Es un edificio palaciego que cuando lo hicieron, lo hicieron muy bien. Se ven las lesiones, cosas que no están bien, y al verlo sin gente trabajado, da un poco de pena, parece un poco desolador.

RIOJA2: ¿Cuáles han sido las partes más difíciles con las que trabajar?

IGNACIO AMAT: Entender primero qué le pasaba. Entender todo el procedimiento, el proceso, y una vez entendido eso, pues buscar soluciones para llevarlo adelante. Y las soluciones no son complejas, no hemos rediseñado el espacio, sino que nos hemos adaptado.

IÑAKI GÓMEZ: Había un montón de informes oficiales, y mucho de ellos en algunos aspectos coincidían y en otros llegaban a ser incluso contradictorios. Uno de los aspectos más difíciles fue encontrar una solución técnica que diera respuesta a todos los informes, recomendaciones y las advertencias que se habían ido haciendo desde el momento en que se pararon las obras. Porque no se puede olvidar que ya en 2007 el Ministerio hizo un proyecto, intentó dar una solución, y el Consejo de Patrimonio no lo aceptó. Así que sí que ha habido interés por encontrar una solución. Entonces era encontrar una solución que atendiera todos los informes que existían y, por supuesto, que contara con el visto bueno de todos los técnicos y las administraciones que tienen que ver en el tema, que no solamente son la administración central, el ministerio y el gobierno regional a través del consejo de patrimonio, sino que dentro del Ministerio de Cultura tienen sus técnicos propios que lo tienen que supervisar, el Ayuntamiento de Logroño con sus técnicos tiene que revisar el proyecto para darte la licencia. Así que yo creo que el mayor problema ha sido encontrar la solución para contar con el visto bueno de todos los técnicos y administraciones que tienen que ver.
El proyecto original es de 2003, esto es un proyecto modificado. Siempre hemos insistido en que muchas de las cualidades del proyecto son las que tenían en su planteamiento inicial. Hemos mejorado aspectos técnicos y no hemos entrado en cuestiones de diseño formales. Estaban aprobadas por todo el mundo y eran viables. No hemos tenido la más mínima tentación de modificar nada, nos parece un buen punto de partida.

RIOJA2: Me habéis hablado de mejoras, ¿cuáles son las principales?

IGNACIO AMAT: Dotar de un estrato resistente al edificio, que es lo que se detecta en toda la documentación que no existía. Después de analizar diferentes alternativas y opciones, llegamos a una conclusión que es la que parecía más razonable y la que menos afectara al edificio. Sería la compactación de suelo para que todo lo que hay por debajo por lo menos siga estando y no se mueva y podamos hacer algo por arriba a continuación.

IÑAKI GÓMEZ: Son inyecciones de compactación, que no es una técnica frecuente, pero el caso del Museo tampoco lo es. Se habían propuesto otras, pero temíamos que se resolviera el caso de la cimentación pero se afectara al edificio. Porque técnicas que mejoran los cimientos hay muchas, pero no le sale gratis al edificio. Buscábamos algo que mejorase la cimentación del edificio, pero que no fracturase los muros. Los muros están perfectamente bien, hay que restaurarlos.

RIOJA2: Este es el principal edificio barroco civil de Logroño, ¿es una responsabilidad ser el autor de su modificación?

IGNACIO AMAT: El mayor número de trabajos que llevamos siempre adelante son de restauración. Siempre es un gran compromiso, y tienes la dificultad técnica añadida que tú no has diseñado el edificio, por lo cual tienes que intentar conocer al máximo como crees tú que va a responder, mientras que en obra nueva diseñas controlas y haces desde el primer momento. También hemos insistido mucho que, aunque se habla mucho de nosotros como los autores, hemos sido un equipo: María Medina, que es historiadora, porque no se entiende un proyecto como éste sin asesoramiento histórico, hemos tenido una especialista en estructuras que es Eva Martínez, otra especialista en restauración que es Marta Martínez. A lo mejor parece que damos más la cara pero esto es un trabajo de equipo, además de con muchísimas empresas, muchas de ellas del mismo sector, para intentar encontrar soluciones viables que además lo fueran desde el punto de vista del presupuesto y de la viabilidad, no únicamente teórica, sino que se pudiera hacer.

RIOJA2: El presupuesto es alto…

IÑAKI GÓMEZ: El presupuesto está en torno a los 3 millones de euros. Es una gran inversión. No se ha escatimado, ni por arriba ni por abajo. Es dinero público y es un momento dificilísimo desde el punto de vista económico y de inversión. Somos conscientes, porque hemos contrastado los precios, que es un precio muy razonable y ajustado. Muy propio de la época en la que estamos.

RIOJA2: ¿Va el ciudadano a notar grandes cambios o la transformación deriva más en cuestiones técnicas?

IÑAKI GÓMEZ: De cara la final completo, y cuando el edificio junto con la ampliación que se hizo en su momento funcione como un único museo, sí que va a notar cambios. Pasar de un sólo volumen como es el edificio clásico, a pasar a uno con un añadido, hará que se noten diferencias en el recorrido. Entrando y saliendo la diferencia es notable. En cuanto a las sensaciones que tenga respecto al edificio antiguo, prácticamente va a notar que la estructura es la misma. Escalera central con estancias diáfanas alrededor. Ahora, cambia el grado de confort, el grado de comodidad de esas salas. Los suelos, los revestimientos, la iluminación, la seguridad es nuevo, todo el montaje es positivo, que no depende de nosotros sino del arquitecto Pedro Feducci. El ciudadano sí va a notar cambios, pero si atendemos a la memoria colectiva, grandes salas, cuartones de madera, escalera central… pues va a estar restaurado pero va a ser lo mismo.

RIOJA2: El Museo ha servido de arma arrojadiza entro los principales partidos políticos. Lo cierto es que ha estado seis años parado y unos acusan a los otros y otros acusan a los unos, ¿Creéis que la gestión durante este tiempo ha sido la correcta?

IÑAKI GÓMEZ: Lo único que podemos decir, o que tenemos que añadir, es lo correcto. Lo cierto es que nosotros desde el primer momento hemos tenido apoyo absoluto tanto de la Administración Central como del Gobierno Regional como del Local. Nosotros lo único que podemos decir es que tanto por los técnicos como por las administraciones, al menos desde diciembre de 2008 que es cuando se nos llama a consultas, lo único que hemos recibido es apoyo expreso. Lo que haya reflejado la prensa de desencuentros institucionales, nosotros no hemos tenido ningún contratiempo. Si hay que decir si nos han apoyado o no nos han apoyado, pues nos ha apoyado todo el mundo. Lo han hecho de forma expresa, y esas cosas hay que agradecerlas. Porque en un tema difícil y delicado desde el punto de vista de la opinión pública, nosotros podemos decir que hemos contado con el apoyo expreso de las tres administraciones. Si hubiera sido otra cosa guardaríamos silencio (ríe).

RIOJA2: Tras todas las desventuras que se han ido sucediendo parece que por fin está todo encauzado… Confiamos en que esos 18 meses de ejecución sean, también en la realidad, 18 meses.

IGNACIO AMAT: Sí, confiamos en que van a ser 18 meses. Así está planteado. Incluso por parte de la empresa. La agilización de plazos, incluso en la medida de lo posible, está contemplada para que, si en vez de 18 son 17, mejor.

IÑAKI GÓMEZ: Se puede hacer en 18 y estamos convencidos de que no va a tardar más. No tenemos bola de cristal. Pero haremos un seguimiento constante.

IGNACIO AMAT: La ventaja es que es un proyecto de obra tan a mano que, quieras o no, pasas por ahí. Hemos hecho equipo, entre arquitectos y aparejadores estamos cinco técnicos superiores, y siempre habrá un seguimiento constante de las obras.

RIOJA2: Como comentábamos antes, es este un proyecto que requiere una gran responsabilidad. Siempre que se comienza algún proyecto, sea de la rama que sea, hay temores concretos que obstaculizan la visión total del resultado ¿tenéis algún temor en particular?

IGNACIO AMAT: No tememos nada especial, pero supongo que habrá momentos de encuentros y desencuentros, que se solucionarán, pero no creo que sean más complejos que en cualquier otro tipo de intervención.

IÑAKI GÓMEZ: La empresa es una empresa grande y con experiencia. El equipo técnico combina a gente con mucha experiencia con gente joven con muchísimo entusiasmo, y tenemos el apoyo expreso de las tres administraciones, así que esto tiene que salir bien sí o sí. Pero claro, no ha habido obra de restauración importante que no haya dado problemas. Gestionar 3 millones de euros no es fácil. Pero sabíamos perfectamente en qué tipo de obra nos metíamos y tenemos absoluta confianza en que va a salir bien.

RIOJA2: Por lo que veo, esperáis estar ampliamente satisfechos con el resultado.

IGNACIO AMAT: Ya estamos todos satisfechos. Cuando ves la realización lo estás, pero más que nada es como eliminar un epígrafe de esos que tienes pendientes. Eso es lo que nos va a dejar más satisfechos, es una cuestión colectiva.

 

Otra de las personas con las que Rioja2 se ha puesto en contacto, y cuya figura es también de gran importancia dentro de la remodelación de la casa del Espartero, es el Director General de Cultura y Presidente del Consejo de Patrimonio. Javier García Turza ha hablado con nosotros, y nos ha ofrecido su valoración respecto al inicio de las obras del Museo de La Rioja.

RIOJA2: Por fin se han iniciado las obras de restauración del Museo de La Rioja, se han hecho esperar, pero ya son un hecho.

GARCÍA TURZA: Bueno yo creo que, en primer lugar y en torno al comienzo de las obras, tengo que decir que nos tenemos que felicitar. Es una buena noticia, no sólo para los logroñeses, que es el lugar donde se ubica el Museo, sino para toda la cultura riojana. Sabemos del potencial que tiene el Museo, y sabemos que es una obra que tenía que haberse comenzado muchos años antes, y en ese sentido queremos ser críticos. La misma solución que se ha encontrado ahora se podría haber encontrado hace bastantes años. En septiembre ya se cumple el sexto año que el Museo está cerrado, y eso es inaceptable en un sitio donde sólo hay un museo de carácter estatal. Y desde luego, junto a este motivo de felicitación, un deseo, y es que se empieza ahora en julio y acaba en 18 meses y espero que haya una continuidad, que no sea un brindis al sol, que realmente sea un movimiento serio y que las obras empiecen a andar. Una cosa tengo clara, en mejores manos, con los arquitectos que tenemos, no podemos estar. Son dos grandes profesionales, que nos lo están demostrando día a día, por ser los responsables del patrimonio de la Diócesis. Tenemos mucho contacto con ellos, y ese contacto es irreprochable, y estamos convencidos de que van a llevar a cabo una gran obra. Y decir que, como hasta ahora, el Gobierno de La Rioja ha estado dando siempre apoyo, nos van a encontrar siempre desde el Gobierno de Madrid apoyando esta iniciativa. Porque es el referente cultural de toda la pintura y escultura de la rioja, a parte del patrimonio, porque es el edificio de Espartero y es soberbio.

RIOJA2: Además, como nos han comentado los arquitectos, el edificio se conservaba muy bien. Se hizo muy bien desde el principio.

GARCÍA TURZA: El edificio está en un estado muy bueno de conservación para el tiempo que ha estado cerrado y para todos los problemas que ha tenido. Hay que tener en cuenta que hasta el día de antes, por hablar de forma casi metafórica, hace seis años, había estado en uso constante. No fue una decisión de dejar el edificio para restaurarlo porque estaba cayendo en desuso. Es que se dejó de utilizar prácticamente el día de antes, y eso te da mucha seguridad de que el edificio está en perfecto estado.

RIOJA2: Entonces, el Museo no se cerró porque estuviera mal por sí mismo, ¿cuáles fueron, entonces, los motivos?

GARCÍA TURZA: Se cerró precisamente para una rehabilitación. Se habló de la nueva normativa, la necesidad de hacer una ampliación. Había que adecuar el antiguo edificio a la nueva ampliación que se realizó a continuación. Todo eso hacía que, de alguna manera, tanto los elementos básicos como paredes o escalera central, había que adecuarlos a los nuevos tiempos, tanto en iluminación, en museización, etcétera… De ahí la necesidad de hacer un proyecto nuevo, que no se pudo llevar a cabo en un momento determinado por discrepancia entre la empresa, los jefes de obra y el equipo redactor del proyecto del Museo, lo cual nos ha llevado hasta este momento. Pero estamos contentos de que empiecen las obras, y de que no tengan ninguna intermitencia y que lleguen al final.

RIOJA2: Iñaki Gómez e Ignacio Amat, los arquitectos encargados de llevar a cabo el proyecto, han alabado el apoyo recibido tanto por el Gobierno Central como por el Regional y el Local. Veo que las alabanzas son mutuas, y que la compenetración es intensa.

GARCÍA TURZA: Tanto en lo profesional como en lo humano, que en este caso las dos cosas no se deben separar nunca, ha habido una relación muy estrecha, y la sigue habiendo, sobre todo a partir del Consejo de Patrimonio de La Rioja y, por supuesto, con la dirección general de Cultura. Yo, cuando me enteré que desde el Ministerio se iba a nombrar a estas dos personas, sentí una enorme alegría. Estoy convencido de que hay otros profesionales en La Rioja que lo pueden hacer igual de bien, pero en este caso lo humano y lo profesional se juntan, y estamos en las mejores manos. Hubo un excelente proyecto redactado por José Miguel León y su equipo, que ha sido de alguna manera el soporte sobre el que van a trabajar ‘los Iñakis’, porque nosotros, amigablemente les denominamos así.

RIOJA2: Son 18 meses de plazo de ejecución. Parece que esta vez no va a haber sorpresas. Esperemos que esos 18 meses sean 18 meses.

GARCÍA TURZA: Esperemos, efectivamente. También hay que tener en cuenta, y es un tema que siempre me ha preocupado, que estamos hablando de la obra, pero no cabe duda de que con la obra existe otro elemento fundamental, el de la musealización. A mí me interesa en este momento que comiencen las obras, porque es el principio del fin, pero una vez que terminen las obras, o una vez que se termine lo referido a la estructuración de las obras, habrá que comenzar a adecuar el edificio y el entorno a la colocación de las piezas que van a ir ahí, que va a ser un proyecto largo. Y a mí me gustaría que no estuviéramos otros tres o cuatro años en barbecho. Yo creo que ahí el Ministerio tendrá que coger las riendas de las obras para que, con la máxima prontitud, se adecuen. Además se pueden hacer a la vez las obras de rehabilitación y de musealización, sobre todo para que no se retrase y para que los logroñeses, los riojanos y los turistas que vienen a La Rioja, no tengan que esperar mucho más tiempo para que se vea realmente útil la totalidad del Museo. Porque la ampliación del museo sigue funcionando con toda normalidad.

|||

A favor 13 En contra 0

1 comentarios

#1
Goyo31/07/2010 09:21h

Lo mejor que podía hacer Tomás santos es callarse para que no le echen en cara los 300 millones de pesetas de despilfarro que consiente para que la SDL juegue en Las gaunas aunque van 150 a los partidos. Así que no hable de recortes y de lo que toca o no toca que entre él y Atilano ya están haciendo bastante el ridículo.

A favor 3 En contra Denunciar
UR Puertas Abiertas 2021Rutas del Vino Rioja AltaPuertas Abiertas IES Batalla de ClavijoSemáforo COVID Semana SantaUAGR InterprofesionalRiojaforum Zarzuela
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí