Lunes 30 de Enero de 2023Actualizado 19:29

El 28 de junio de 2010

Tiempo de lectura: 05:11
|||

Las tasas subirán un 2% y el gasto corriente bajará un 10% en 2011

Urquía ha dado conocer el Plan Económico Financiero que busca el equilibrio presupuestario con la reducción del gasto público.

Ayuntamiento de Logroño

Redacción

Vicente Urquía, concejal de Economía por el Ayuntamiento de Logroño, ha presentado en el Consistorio el Plan Económico Financiero para el periodo 2009-2012, que augura, hasta alcanzar el equilibrio deseado, tiempos de recortes, paralizaciones de proyectos y subidas de impuestos.

Urquía ha criticado las acusaciones del Partido Popular, el cual asegura que el Ayuntamiento ocultaba datos, argumentando que están “cumpliendo con la obligación” y que no presentan los datos porque “el PP lo exigiera”. Además, ha apuntado el concejal, “el PP no presentó ningún plan en 2006, es más, no lo ha hecho nunca”.

Vicente Urquía ha comunicado que con éste “ya son tres años en que reducimos el gasto todo lo que podemos” y ha comentado la ansiada aspiración de “volver al equilibrio”. Uno de los problemas esenciales, y en los que el Ayuntamiento pierde más capital, viene dado por “la mala planificación del presupuesto de los servicios de calidad”. Logroño, ha informado el concejal, goza de unos servicios de mucho valor erigidos en tiempos en los que el dinero entraba a espuertas – centros deportivos; Polideportivo Municipal de Lobete, con spa, piscina o pista de hielo o remodelación de la Gran Vía- y que ahora son muy costosos de mantener.

“El problema”, ha intervenido Urquía, “es que estos servicios generan el doble de gasto que hace unos años, pero Logroño no tiene el doble de ciudadanos que los sustenten”. El concejal, respecto a esta situación, ha insistido en que “Logroño es una ciudad muy cara de mantener” siendo, a su vez, “la segunda ciudad con menos impuestos de España”.

Cuando ha habido bonanza, y la economía crecía, todos estos servicios eran fácilmente soportables, pero ahora, en época de vacas flacas, los dirigentes políticos se han encontrado con una situación difícilmente sostenible, “ahora que la economía decrece te encuentras con los gastos”, ha detallado el concejal, exteriorizando la preocupación de que los gastos se hacen descaradamente visibles y complicados de afrontar, “porque no hay ingresos”.

Los gastos del Ayuntamiento, como ha explicado Urquía, se dan principalmente en personal y en subvenciones, y los ingresos, a parte de por unos impuestos reducidos en un 3% por la morosidad, por la venta de suelo. Tan capital es la venta de terreno para la manutención del Constistorio que Urquía ha afirmado que “el Ayuntamiento vive del ladrillo”, y viendo como ha afectado el desplome de este sector, verdadera columna vertebral de la economía nacional, a todos sus demás sectores dependientes, es de entender que el Ayuntamiento haya sufrido también estas graves consecuencias.

“Los gastos están muy por encima de los ingresos”, ha incidido el concejal, “este año lo acabaremos con gasto negativo”. Aunque, “el objetivo es volver a la estabilidad”, estas funestas previsiones toman forma en cuanto que el objetivo previsto para el presupuesto de 2011 es de 133 millones de euros, que conforman “35 millones menos que para este año”. Para 2012, por lo que ha declarado Urquía, los augurios no se tornan mucho más positivos, porque sucederá “algo parecido”.

35 millones de euros menos supondrán no pocos cambios en la organización hasta ahora llevada en la alcaldía. Respecto al personal, por ejemplo, se planea “congelar toda la oferta pública de empleo”, por lo menos para el siguiente año. Además, habrá que “reducir un 10% el gasto corriente y las subvenciones”. Este 10%, ha informado Urquía, incluye también a Logroño Turismo y Logroño Deporte que, a su vez, verán mermados sus ingresos un 3% más en el año 2012.

Urquía, que ha calificado el camino que queda por recorrer como “difícil, complicado y doloroso”, ha advertido que “el problema es estructural, y no ajeno a los demás ayuntamientos de España”. También ha considerado que “el ingreso que más se ha reducido es el del Estado”, y contra las decisiones estatales ha cargado parte de la culpa del problema, “a las comunidades se les ha beneficiado, y los ayuntamientos somos los grandes pagadores”.
Respecto a la Comunidad ha tenido Urquía también consideraciones ya que, como ha comunicado el concejal, el Gobierno Regional sólo aporta “5 millones de euros a Logroño”. Esta cantidad la valora el Ayuntamiento como “muy poca ayuda”, pues Logroño, siendo la capital, congrega a la mitad de toda la población riojana.

Aunque la de Logroño es una de las deudas más bajas de los ayuntamientos de todo el país, según Urquía ese consuelo vale de poco, “porque a efectos prácticos nos da igual”, ha declarado. La realidad, como ha revelado el edil, es que “tenemos que retroceder 5 años” en materia de gasto, “es muy duro y muy difícil”, ha valorado, “pero hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”.

La situación es crítica, porque se ha de retroceder a las cuentas de 2003-2004 en una ciudad que requiere inversiones de 2010, “con el doble de zonas verdes, de luminarias, de centros municipales...”, y esto, como ha apreciado el concejal, convierte la realidad en “muy dolorosa”.

Asimismo, Urquía ha asegurado que harán lo posible por mantener “las políticas sociales, de educación y de empleo” y que, de ser imposible su congelación, se bajarán "lo mínimo". Respecto a la subida de las tasas hasta un 2%, el edil ha insistido en que “se tiene que ver con absoluta normalidad” porque los contratos que mantiene el Ayuntamiento, los cuales ascienden a 45 millones de euros, suben por igual, “el IPC sube, y si no subimos las tasas no sé de dónde íbamos a sacar el dinero para pagar”.

El concejal, por otra parte, ha arremetido contra el Partido Popular por las actuaciones que llevó a cabo antes de abandonar el Ayuntamiento y que han dejado en la estacada a los mandatarios actuales, “con el Centro de Transportes el PP vendió parcelas antes de que el polígono de Las Cañas estuviera terminado, eso es fraudulento, hasta noviembre o diciembre no va a estar finalizado y nosotros no podemos vender esas parcelas, ahora nosotros pagamos las consecuencias”.

El Plan Económico Financiero se presentará este miércoles en el Pleno del Ayuntamiento y, aunque requiere la aprobación de la Comunidad, Urquía confía que ésta sea dada sin problemas, “porque a otros ayuntamientos ya se les ha aprobado, y no hacerlo sería muy perjudicial para los ciudadanos”.

Para terminar, el concejal de Economía ha explicado como, si se consigue vender el suelo “que tenemos pendiente” sólo dos proyectos saldrían adelante “la Plaza del 1 de Mayo y la Plaza de la Paz”, todo lo demás, “como Avenida de Burgos”, quedará paralizado. Además, ya concluyendo, Urquía ha explicado una situación que refleja con crudeza cómo se encuentra el panorama económico, “tenemos la parcela de Pradoviejo, y para adquirirla pusimos la condición de que las empresas presentaran una carta de compromiso de los bancos, hubo tantos problemas en ese punto que tuvimos que eliminar esa clausula”.
|||

A favor 5 En contra 0

1 comentarios

#1
mANUEL ÄLVAREZ28/06/2010 19:17h

Ya lo he entendido, en tiempos del ladrillo todo era jauja y a vivir y despilfarrar que son dos días. Pero no solo es hacer grandes monstruos (lease polideportio Lobete, San Millán, La Gran Vía) sino alimentar a esos mo0nstruos que devoran. Asi que los ciudadanos en vez de aplaudir las obras suntuosas, debiamos haber sido más cautos y pensar en las vacas flacas. Pues eso flaco favor que nos han echo los antecesores de éstos, haber si estos son más espabilados y tienen más sentido común. ¡HAY QUE VER!

A favor 2 En contra 2 Denunciar
Producto riojanoVoces de la LenguaCSIF educación 2PP Por un buen gobiernoSanidad PúblicaPSOE Medio Ambiente