Lunes 2 de Agosto de 2021Actualizado 22:09

El 1 de junio de 2010

Tiempo de lectura: 04:58
|||

Condenas que se quedan en palabras

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condena el asalto israelí a la flotilla de ayuda humanitaria, pero no toma ninguna medida al respecto.

Reunión del Consejo de ONU

Redacción

El asalto de la Marina israelí a la Flotilla de la Libertad, una caravana de seis barcos que se dirigía con ayuda humanitaria a la Franja de Gaza, ha despertado las críticas de la comunidad internacional en su conjunto. Sin embargo, mientras unas voces reclaman medidas contra el gobierno de Israel, organizaciones internacionales como Naciones Unidas mantienen una postura más ambigua.


Así, el Consejo de Seguridad de la ONU ha condenado el asalto contra la flotilla solidaria, un operativo que provocó la muerte de al menos nueve activistas pro palestinos.


Tras varias horas de reunión, el Consejo de Seguridad emitió un comunicado en el que además solicita la puesta en libertad de todos los activistas y barcos retenidos por Israel, y en el que pide una investigación “rápida, imparcial, creíble y transparente” sobre el incidente.


Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se ha sumado a la condena del ataque, durante una rueda de prensa en Kampala, donde se encuentra de viaje oficial.


Ban expresó consternación por la agresión perpetrada aparentemente en aguas internacionales y pidió a Israel una explicación urgente y amplia de los hechos. “Es vital que se realice una investigación a fondo para determinar con precisión cómo ocurrió este baño de sangre”, puntualizó.


El representante de Naciones Unidas agregó que ha instruido a su enviado especial para Medio Oriente, Robert Serry, y al comisionado general del Organismo de la ONU para los Refugiados Palestinos (OOPS), Filippo Grandi, para que dialoguen con todos los actores relevantes y les pidan mesura para evitar mayores daños.


Por su parte, en un comunicado conjunto, Serry y Grandi, manifestaron alarma por los acontecimientos y se sumaron al repudio del secretario general y del resto del sistema de la ONU. Informaron que han establecido contacto con las autoridades israelíes para expresar su preocupación y urgirlas a garantizar que no tomarán más medidas que pongan en riesgo las vidas civiles.


“Queremos dejar muy claro que este tipo de tragedias podrían evitarse si Israel hiciera caso a los repetidos llamamientos de la comunidad internacional a ponerle fin al contraproducente e inaceptable bloqueo a Gaza”
, afirmaron ambos representantes.


Por otro lado, el relator especial de la ONU para los territorios palestinos ocupados, Richard Falk, urgió a la comunidad internacional a procesar penalmente a los responsables de la muertes producidas durante la operación israelí.


Falk sostuvo que este ataque expone de manera “muy transparente” la clase de política que Israel ha aplicado hacia el pueblo palestino durante décadas de ocupación. “Considero que es un incidente criminal muy grave atacar embarcaciones desarmadas cargadas de asistencia humanitaria para romper el bloqueo criminal al que se somete a la población de Gaza. Es algo que conmociona a cualquiera que conozca la ley o la moral internacional”, dijo el experto.


No obstante, Falk confió en que este acto sirva para despertar a la comunidad internacional y lograr, al menos, dos objetivos: que el Consejo de Seguridad de la ONU pida el fin inmediato del bloqueo y que la Corte Penal Internacional investigue los reportes de presuntos crímenes contra la humanidad y las violaciones de la ley internacional relacionadas con la violencia en alta mar contra flotillas desarmadas.


El relator calificó el ataque del gobierno de Israel como un desafío a la opinión pública mundial y a sus obligaciones con las leyes internacionales. Esta clase de masacre, apuntó, constituye un crimen contra la humanidad y debería acabar con parte de la protección complaciente y oportunista que ha existido hacia Israel durante mucho tiempo.


Respuesta de Israel


Por su parte, la Marina israelí está preparada para detener a otro barco que se dirige a la Franja de Gaza con ayuda humanitaria a bordo, a pesar de las múltiples condenas de la comunidad internacional a la operación.


La emisora del Ejército israelí informó de que el MV Rachel Corrie, un buque mercante reconvertido, podría alcanzar aguas de Gaza mañana miércoles.
Ante esta información, un teniente de la Marina, bajo condición de no ser identificado, aseguraba en una entrevista concedida este martes a la emisora que la toma de dicho barco sería sencilla.


“Nosotros, como unidad, llevaremos a cabo una investigación profesional para sacar nuestras propias conclusiones”, indicó el teniente en referencia a los hechos que motivaron la muerte de los nueve activistas que viajaban a bordo del barco turco asaltado por Israel. “Y también estamos preparados para el Rachel Corrie”, añadió.


Preocupación de la OTAN y EEUU


El Consejo del Atlántico Norte (CAN) celebrará  una reunión de urgencia a nivel de embajadores después de que Turquía solicitara el encuentro para abordar el asalto militar israelí a la flotilla con ayuda humanitaria para la Franja de Gaza.


La reunión está convocada para las 14.30 horas en el cuartel general de la Alianza en Bruselas y estará presidida por el subsecretario general de la organización, el general italiano Claudio Bisognero, dado que el máximo responsable de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, se encuentra en Riga, informaron a Europa Press fuentes de la OTAN.


El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, calificó el asalto israelí de “terrorismo de Estado”
y su Gobierno ha pedido también convocar de urgencia el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. La Alianza Atlántica calificó por su parte de “incidente” el ataque a la flotilla internacional y se mostró “profundamente preocupada” por la pérdida de vidas humanas.


Por su parte, Estados Unidos “espera que el Gobierno israelí lleve a cabo una investigación completa y creíble” sobre la operación contra la flotilla solidaria, informó este lunes el portavoz del Departamento de Estado, Philip J. Crowley.


Washington “lamenta profundamente la trágica pérdida de vidas humanas y las heridas sufridas por las personas implicadas en el incidente”, apuntó Crowley en un comunicado. “Estados Unidos sigue profundamente preocupado por el sufrimiento de la población civil en Gaza”, añadió.


El portavoz del Departamento de Estado dijo también que su país continuará trabajando para que Israel permita la entrada de una mayor cantidad y tipo de productos en el territorio palestino, controlado por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas). Asimismo, añadió Crowley, “seguiremos trabajando con el Gobierno israelí, la Autoridad Palestina y con las ONG internacionales y la ONU para proporcionar el adecuado acceso a productos humanitarios” de la población de la Franja de Gaza, pero “teniendo en cuenta las legítimas preocupaciones de seguridad de Israel”.


No obstante, Crowley agregó que la “interferencia” de Hamas en el envío de cargamentos de ayuda humanitaria y el trabajo de las ONG en la Franja de Gaza, así como “su uso y apoyo a la violencia”, “complican los esfuerzos” para mejorar las condiciones en el enclave costero palestino. Por último, el portavoz del Departamento de Estado dijo que “el incidente” ocurrido ayer “resalta la necesidad de avanzar rápidamente en unas negociaciones que permitan alcanzar la paz en la región”.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Reto DemográficoPP Creemos en La Rioja
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí