Viernes 30 de Julio de 2021Actualizado 23:18

El 30 de marzo de 2010

Tiempo de lectura: 02:13
|||

La pena de muerte, aún presente

Amnistía Internacional publica que más de  700 personas han sido ejecutadas el pasado año. La ONG desafía a China a revelar las cifras que mantiene en secreto.

Redacción

Condenas a muerte y ejecuciones en 2009 es el título del informe que Amnistía Internacional (AI)  ha publicado para denunciar que las penas de muerte se siguen usando como condenas en más de 56 países del mundo.

Durante el pasado año, más de 2000 personas fueron condenadas a muerte en 56 países, siendo las zonas de Asia y Oriente Medio donde se registra el mayor número de este tipo de pena. Amnistía Internacional recoge en su documento que la cifra de personas ejecutadas fue de 714 en total.

“La pena de muerte es cruel y degradante, y constituye una afrenta a la dignidad humana”
ha afirmado Claudio Cordone, secretario general provisional de Amnistía Internacional.

Sin embargo, la ONG aclara que los países que aún continúan cometiendo ejecuciones son la excepción y no la norma. De esta forma, los países que más penas de muerte han realizado son China, Irán (388 ejecuciones), Irak (120 ejecuciones), Arabia Saudí (69 ejecuciones) y Estados Unidos (52 ejecuciones). AI advierte que estas cifras son aproximadas, ya que no disponen de datos certeros en la mayoría de los casos.

La organización pro derechos humanos también denuncia que existe cierta discriminación a la hora de dictaminar la pena de muerte. Así, aseguran que se impone de manera desproporcionada a personas pobres, de minorías o comunidades étnicas o religiosas.

Además, el informe explica cuáles son los métodos más habituales a la hora de aplicar la pena de muerte. Los más comunes, según AI, son el ahorcamiento, el fusilamiento, la decapitación, la lapidación, la electrocución y la inyección letal.

El caso de China

Amnistía Internacional denuncia que el estado chino no ha ofrecido ningún dato sobre este asunto, donde aseguran, que “la información sobre la pena de muerte sigue siendo secreto de Estado”.  AI afirma que dispone de algunos datos al respecto, pero que no se han incluido en el informe porque, según dicen, reflejan “muy por debajo el verdadero número de personas que el Estado ha matado o condenado a morir”.

Cordone explica que “las autoridades chinas aseguran que se están llevando a cabo menos ejecuciones. Si eso es verdad, ¿por qué no dicen al mundo a cuántas personas ejecuta el Estado?”

Por otro lado, Amnistía Internacional también reconoce que el pasado año 2009 fue positivo, pues muchos países han eliminado por completo la pena capital. Concretamente, 95 Estados han retirado este tipo de condenas de sus legislaciones durante el pasado año.

“El número de países que realizan ejecuciones es menor que nunca. Como ya sucedió con la esclavitud y con la práctica del apartheid, el mundo rechaza semejante oprobio para la humanidad.  Cada vez nos acercamos más a un mundo libre de la pena de muerte pero, hasta ese día, debemos oponernos a cada ejecución prevista”, afirma Cordone.

Amnistía Internacional destaca los casos de la zona de Europa, Pakistán, Afganistán e Indonesia, ya que no han llevado a cabo ninguna ejecución de pena de muerte en todo el 2009.
|||

A favor 1 En contra 0

0 comentarios
Reto Demográfico
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí