Viernes 19 de Agosto de 2022Actualizado 18:08

El 30 de marzo de 2010

Tiempo de lectura: 03:54
|||

¿Por qué un Nobel de la Paz?

Vicente Ferrer no puede optar al premio a título póstumo, pero su Fundación tiene la esperanza de ganarlo como grupo.

Redacción

El pasado 19 de junio de 2009 fallecía en Anatanpur (La India) el cooperante español más reconocido internacionalmente: Vicente Ferrer a consecuencia de un agravamiento de sus problemas cardíacos y respiratorios. Este hombre ha supuesto un cambio en la manera de entender la vida: fue quien lo tuvo todo en Barcelona, y marchó con lo puesto a  la India a acercarse a los más pobres, los que eran llamados “los intocables”.

 

La Fundación que puso en marcha y que lleva su nombre lleva su nombre en 1996 en España, con la idea de sostener y financiar los proyectos que forman parte del programa de desarrollo integral que desde los años 70 se desarrollaban de su mano en las zonas más pobres de la India. Lo cierto es que incluso antes, aunque no fuera un proyecto en sí, Vicente Ferrer había trabajado como misionero siendo jesuíta en Bombay, adonde viajó para completar su formación espiritual y donde construyó escuelas, y ayudó a los agricultores a desarrollar su sistema productivo, entre otras cosas, desde 1952 y hasta el 68.


Desde su muerte el pasado año, mucho se ha hablado de la figura de Vicente Ferrer, y su biografía es muy conocida en todo el mundo por su impresionante labor que es, probablemente, la más extensa llevada a cabo en términos de cooperación por un español a título personal.



Camino al Nobel de la Paz



Por darle el reconocimiento que creen que le es merecido, su Fundación presentó la candidatura de esta obra al Premio Nobel de la paz el pasado mes de febrero, y aún están a la espera de que se resuelva el fallo del jurado, con todas las esperanzas puestas en la continuación de la gran obra que Vicente Ferrer emprendió.


Desde la página web oficial de la Fundación Vicente Ferrer apoyan la figura de su fundador como digno candidato al Nobel  mediante el decálogo elaborado para dar a conocer, en 10 puntos básicos, por qué merece este reconocimiento, estos puntos se resumen en las siguientes premisas.


“La paz no es sólo ausencia de conflicto sino un estado de bienestar social que implica que las personas tengan sus necesidades básicas cubiertas y que sus derechos sean respetados”
, y de eso se encargó Vicente Ferrer en las zonas más deprimidas de la India, prestando especial atención a dar herramientas para salir adelante, en lugar de limosnas.

Afirman que la Fundación Vicente Ferrer “ha creado un modelo de desarrollo humano, social y económico que promueve valores como la dignidad, la libertad y la capacidad de decidir, construyendo un camino de paz”.

Puesto que el Nobel no se da a título póstumo y que por ello Vicente Ferrer no puede recibir este premio a título personal, consideran que su legado es su logro más importante y por ello piden el Nobel para el proyecto de la Fundación.

Consideran que el trabajo conjunto y el compromiso permanente entre la Fundación Vicente Ferrer en España y Rural Development Trust en la India ha convertido al proyecto en un uno de los referentes de cooperación más importantes. “El proyecto de la FVF-RDT cubre 2.313 pueblos del estado de Andhra Pradesh, al sur de la India, y beneficia a más de 2,5 millones personas de las castas más bajas, es un proyecto singular y revolucionario que se ha comprometido de forma permanente con el desarrollo integral de los más pobres a través de la educación, la salud, la ecología, los derechos sociales y la integración de la mujer y de las personas con discapacidad”.
“La participación directa de todos los miembros de la comunidad en el proceso de desarrollo aumenta la capacidad de autogestión y de decisión, asegurando así la sostenibilidad de los proyectos y elevando el nivel de autoestima de las personas”, afirman los involucrados en el trabajo de la Fundación.


Otra de sus reivindicaciones es que “el modelo de desarrollo de la Fundación anuncia que el reto del nuevo milenio, reducir la pobreza extrema, es posible. En la India, una revolución silenciosa empezó hace más de cuarenta años y continúa”.



La red también le apoya



En la red social Facebook ya existen cuatro grupos de apoyo a la candidatura del catalán y su Fundación al Premio Nobel. La que más seguidores reúne tiene 14.151 miembros, y las hay con más de 44.000 y más de 7.000 miembros. El apoyo es masivo. Aunque todavía habrá que esperar un poco para saber su efectividad.


La Fundación ha creado una página web desde donde promocionar la candidatura, con una media de 476 visitas al día.

Tras esta candidatura hay, sin lugar a dudas, mucha ilusión, muchas ganas de homenajear al que en la India han llegado a llamar “el dios al que se puede tocar”, pero sobretodo, hay mucho trabajo y mucha entrega. Desde Vicente Ferrer hasta el último de los trabajadores y voluntarios de su Fundación han supuesto para miles de personas en la India cambios significativos en su vida, que para los occidentales no van más allá de algo tan “normal” como el agua corriente, por ello, su labor ha de ser reconocida.

No obstante, los integrantes de la Fundación afirman que no buscan en el premio un reconocimiento, fama o protagonismo mediático, sino un impulso que ayude a expandir y continuar su labor por las zonas más difíciles y pobres del país que tanto les agradece.

|||

A favor 12 En contra 1

0 comentarios
Mercado del Trato Ventosa ok
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí