Viernes 17 de Septiembre de 2021Actualizado 20:01

Feria cámara de comercio Soria
San Mateo 21 dos columnas
El 23 de marzo de 2010

Tiempo de lectura: 04:12
|||

“Jerusalem no es un asentamiento. Es nuestra capital”

Con estas palabras el primer ministro israelí quiere zanjar la polémica sobre la construcción de nuevas viviendas en Jerusalem Este. Mientras ONU pide a Israel que cumpla las resoluciones.

benjamin netanyahu

Redacción

La decisión tomada hace unos días por el gobierno de Israel, en la que anunciaba la construcción de 1.600 nuevas viviendas en Jerusalem Este, está siendo fuertemente criticada por la comunidad internacional. Sin embargo, frente a las acusaciones de querer construir nuevas colonias israelíes, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, justifica su decisión asegurando que “Jerusalem no es un asentamiento. Es nuestra capital.”


La ciudad que es considerada por los palestinos como un lugar santo, es para el mandatario israelí un enclave fundamental. “El pueblo judío construyó Jerusalem hace 3.000 años y está construyendo Jerusalem hoy. Jerusalem no es un asentamiento. Es nuestra capital”, proclamó Netanyahu en un discurso pronunciado en Washington ante los miembros de AIPAC, un importante lobby israelí de Estados Unidos.


Sus declaraciones contrastan considerablemente con las realizadas horas antes y ante el mismo foro por la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, quien advirtió de que la política de asentamientos anunciada por Israel en Jerusalem Este pone en peligro las conversaciones de paz con la Autoridad Nacional Palestina, un argumento que Netanyahu ha negado.


Jerusalem Este, que debía ser la capital del futuro Estado palestino,
fue ocupada por Israel durante la Guerra de los Seis Días de 1967. El Gobierno estadounidense y el de Israel mantienen tensiones desde que Tel Aviv anunciase hace dos semanas sus planes para construir nuevas viviendas en los alrededores de esta ciudad.


Reivindicando lo que ha descrito como un consenso nacional existente en Israel, Netanyahu ha reclamado ante AIPAC la soberanía de toda la ciudad de Jerusalem. Además, ha recordado que todos los gobiernos anteriores al suyo han construido “vecindarios judíos” en la localidad.


“Cualquiera sabe, todos saben que esos vecindarios serán parte de Israel bajo cualquier acuerdo de paz.
Por lo tanto, su construcción no excluye de ninguna manera la posibilidad de una solución de dos Estados”, señaló Netanyahu.


Por otro lado, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, aseguró que los objetivos previstos para la reunión entre Barack Obama y el primer ministro israelí son modestos. Israel ha dicho que en la agenda se ha establecido la cuestión iraní.


“Hoy, una amenaza sin precedentes se avecina sobre la humanidad. El radical régimen iraní armado con armas nucleares puede traer el fin de la era nuclear pacífica que el mundo ha disfrutado durante los últimos 65 años”, señaló Netanyahu ante AIPAC.


“Israel espera que la comunidad internacional actúe con rapidez y decisión para desbaratar este peligro.
Nosotros siempre nos reservaremos el derecho a la legítima defensa”, agregó.


La polémica sobre Jerusalem también se intensifica con las últimas declaraciones realizadas por el alcalde de la ciudad. Nir Barkat ha afirmado en una entrevista televisiva que en Jerusalem Este se han de construir no sólo las 1.600 viviendas anunciadas, sino 50.000, de las que miles se edificarían en la zona anexionada a los palestinos tras la guerra de 1967. Esta cifra que quedaría encuadrada dentro de un plan de ordenamiento urbano a 20 años que Barkat planea poner en marcha en toda la ciudad.


“Se construirán miles de viviendas en los barrios judíos”
, dijo Barkat, que previamente, preguntado por su opinión acerca del reciente anuncio del Ejecutivo israelí de construir 1.600 viviendas más en los territorios ocupados y en Jerusalem Este, afirmó que “el número no es 1.600, sino 50.000”.


“En torno a un tercio de esas 50.000 viviendas se construirán en barrios árabes,
aunque no apoyo en absoluto la división que se suele trazar entre las zonas oriental y occidental de la ciudad. Jerusalem es una ciudad unida, una capital bajo soberanía israelí”, afirmó Barkat en una entrevista a la cadena británica Sky News.


“Podemos negociar acuerdos con los palestinos y ser flexibles en otros asuntos, pero no con respecto a Jerusalem...
El concepto de la congelación [de la construcción de asentamientos] es algo que no acepto y que jamás aceptaré”, sostuvo Barkat.


Desde Naciones Unidas


El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha debatido varios informes del Secretario General, Ban Ki-moon,  sobre las garantías en el Golán y los territorios palestinos ocupados.


En ese documento, Ban Ki-moon insta a Israel a cumplir con las resoluciones de la ONU que anulan la imposición de las leyes, administración y jurisdicción de ese país en el territorio sirio del Golán.


Por su parte, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, presentó al Consejo éste y otros informes del Secretario General que incluyeron el referente a las violaciones de las garantías fundamentales en los territorios palestinos ocupados durante la incursión militar israelí a la Franja de Gaza en diciembre de 2008 y enero de 2009.


Pillay recordó que hasta el momento no se han implementado las recomendaciones de ese estudio y subrayó que éstas incluyen la asunción de responsabilidades por las violaciones graves de los derechos humanos y por el impacto negativo que tiene el bloqueo continuo a Gaza en estas garantías.


“Urjo a todas las partes del conflicto en Medio Oriente, así como a la comunidad internacional, a mantenerse firme y exigir responsabilidad por las violaciones a los derechos humanos
y a las leyes internacionales”, subrayó Pillay.
Tanto Israel como la Autoridad Nacional Palestina presentaron sus posiciones relativas a los informes sobre el tema.


El embajador israelí Aharon Leshno-Yaar, afirmó que su país no está de acuerdo con las conclusiones y recomendaciones del informe Goldstone porque refleja numerosos malentendidos y errores fundamentales relacionados con la operación de Gaza, sus propósitos y el sistema jurídico israelí.

Agregó que su país ha investigado supuestas violaciones de la ley sobre conflictos armados. “De 150 incidentes, 36 han sido referidos a investigaciones criminales, y hasta fines de enero de 2010, los investigadores han recibido pruebas de casi 100 de los demandantes y víctimas”, dijo Leshno-Yaar.


Por su parte, el observador palestino, embajador Ibrahim Khraishi, destacó que las recomendaciones del informe Goldstone necesitan ser implementadas de inmediato.

|||

A favor 1 En contra 0

0 comentarios
UR Refuerzo master 1AresolTransporte públicoPequeño comercio Semana europea de la movilidadJóvenes responsables
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí