Rioja2

Martes 11 de Agosto de 2020Actualizado 17:11

7 Ingeniería Industrial UR cabecera
El 20 de febrero de 2010

Tiempo de lectura: 02:58
|||

Marlaska envía a prisión a los tres presuntos etarras

Marcos Álvarez, detenido en Portbou cuando viajaba en un tren, así como de Adur Aristegi y Jon Rosales, arrestados el miércoles en Camprodón cuando trataban de huir a Francia.

Jon Rosales

Agencias

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska cree que el presunto etarra Faustino Marcos Álvarez, detenido el pasado martes en Portbou (Gerona) cuando viajaba en tren, regresó a España con el objetivo de obtener "la localización de un lugar donde depositar y elaborar artefactos explosivos", aunque no detalla si esta fábrica de bombas iba a estar situada en Cataluña o en otro lugar.

Así consta en un auto dictado este sábado por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 mediante el que acuerda el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Marcos Álvarez por integración en organización terrorista y tenencia de armas y explosivos.

El magistrado también envió a la cárcel a Adur Aristegi y Jon Rosales por formar parte o colaborar con la organización terrorista ETA, al considerar que el primero fue captado por Ibai Beobide -detenido el pasado sábado cuando transitaba en bicicleta por Villabona (Guipúzcoa)-, para formar un 'talde' junto a Ione Lozano Miranda, y el segundo ayudó a huir a su compañero.

SIETE BALAS EN LOS CALZONCILLOS
En la primera de sus resoluciones, Grande-Marlaska destaca que Marcos Álvarez es miembro 'liberado' de ETA (a sueldo de la organización) desde 2001 y que cuando fue detenido, a las 10.10 horas del pasado martes en la estación de tren de Portbou, portaba un revólver Smith&Wesson plateado cargado con seis balas, así como una bolsita de plástico transparente con siete balas que ocultaba en sus calzoncillos.

Al presunto miembro de la organización terrorista ETA también se le incautaron cinco documentos de identidad falsos (tres españoles y dos franceses), un ordenador Netbook, dos discos duros externos, cuatro memorias USB y un MP3-USB.

Según el juez, Marcos Álvarez fue captado por ETA en 2001 por Mikel Uzcudun Lizaur y se encargó posteriormente de hacer informes sobre posibles objetivos por orden de Ainhoa García Montero. En junio de 2002, creyendo que podía ser objeto de seguimientos policiales, huyó a Francia, donde pasó a la clandestinidad y comenzó a actuar a las órdenes, entre otros, del ex jefe del aparato político de la banda, Francisco Javier López Peña, 'Thierry'.

Tras vivir con Idoia Mendizabal Múgica y coincidir con el ex jefe militar de ETA Aitzol Iriondo, se mantuvo a las órdenes de Ainoa Ozaeta Mendicute, 'Kuraia'. Durante este tiempo, mantuvo contactos con otros miembros de la organización como Asier Eceiza Ayerra, Javier Arruabarrena Carlos y Ohiana Garmendia Marín.

A partir de 2008 pasó a actuar bajo las órdenes de Mikel Oroz Torrea, alias 'Peru', quien se encuentra actualmente en paradero desconocido, y se integró en un 'talde' junto a Alejandro Zobaran Arriola, dedicándose fundamentalmente a la elaboración de material explosivo. También colaboró en la sustracción de vehículos y en la colocación de placas de matrículas falsas que utilizaron otros miembros de la organización.

'PEN DRIVE' CON EL SISTEMA OPERATIVO DE ETA
Rosales, por su parte, fue captado junto a Ione Lozano Miranda por Ibai Beobide, al que se atribuye la dinamización de al menos dos 'taldes' de legales (no fichados por la policía) llamados 'Imanol' y 'Ezpala'. Los miembros del primero, entre los que se encontraría Xabier Atistrain, disponían de una cantidad no determinada de amonal y cloratita, así como de detonadores y cordón explosivo.

Según el segundo auto, Beobide entregó a Rosales y Lozano un 'pen drive' que contenía "el sistema operativo utilizado por la organización y diversa información sobre la elaboración de explosivos". Aristegi, por su parte, que ya fue detenido en el verano de 2008 tras la desarticulación del último 'comando Vizcaya', prestó "auxilio" a Rosales cuando ambos trataban de huir en dirección a Francia.

Tanto Rosales como Aristegi se fotografiaron unos días antes de su detención vistiendo la camiseta de la selección española de fútbol, tal y como refleja el perfil que el primero tenía en la red social 'Facebook'. Fuentes de la lucha antiterrorista señalaron, además, que durante el pasado fin de semana viajaron a Sitges (Barcelona) para disfrutar de sus fiestas de carnaval.
|||

A favor En contra

0 comentarios
Barranco Perdido7 Ingeniería industrial UR cuadradoAgresiones Sexuales Gobierno
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí