Rioja2

Miércoles 11 de Diciembre de 2019Actualizado 01:11

Mercedes GLC Q4 2019
El 8 de febrero de 2010

Tiempo de lectura: 02:43
|||

Maldad como enfermedad

La maldad que lleva a las personas a actuar contra otros y realizar actos violentos tiene una parte de enfermedad.

Europa Press

Es la teoría que defiende el psicólogo forense y profesor de psicopatología de la Universitat de Barcelona (UB), Adolfo Jarne.

"Es un fenómeno tan complejo que no tiene una explicación única", sostuvo, al tiempo que señaló que sí que existe una base patológica. Sin embargo, señaló que hay una parte "incomprensible" en esta maldad que es de difícil explicación.

Jarne lo dijo durante un encuentro con la prensa con motivo de la jornada organizada por la Fundación Vidal i Barraquer 'Maldad, delito, piscopatología', celebrada este viernes en Barcelona y que contará con la participación de diversos expertos que tratarán sobre este tema.

El doctor en Filosofía en la UB y en Teología en la Universitat Ramon Llull (URL) Francesc Torralba, señaló que la maldad siempre es reactiva y cuando una persona la ha recibido, la devuelve. Sin embargo, señaló que existen expresiones en las que no se observa una relación causa-efecto y que se trata de maldad "gratuita", situación que señaló no se puede explicar racionalmente.

Por su parte, el psicólogo clínico del Hospital de Día de Adolescentes de Badalona (Barcelona) de la Fundación, Marc Dangerfield, explicó que hay un tipo de personas que saben que están haciendo el mal y que sienten placer por ello, a los que se les puede definir como "perversos".

Esta perversión es la forma de vida que han adoptado y la única manera de relacionarse con el resto de la sociedad, y la "satisfacción" que sienten cuando actúan les hace continuar adelante. Una de las características de este colectivo es que intentan presentar lo malo como bueno a través de engaños y son plenamente conscientes de que están haciendo daño.

También existe otra tipología que es la de aquellos que actúan con maldad como "vía de descarga". Se trata de personas muy dañadas personalmente, que han vivido situaciones catastróficas, que no pueden pensar y evacuan su malestar a través de la violencia, aunque no son conscientes de que hacen daño. "Se puede entender el acto violento como una vía de comunicación", declaró.

MÁS INTELIGENTE, MÁS PERVERSO

La inteligencia y la capacidad cognitiva de cada persona influye también en el punto de maldad que puede hacer una persona. Así, cuanta más inteligencia, se es puede actuar de manera más perversa y con mejor capacidad para engañar y esconder lo que se hace. "Tener buenas capacidades cognitivas es ser un mejor perverso", espetó.

Torralba afirmó que cuanto más lista es una persona puede actuar de una manera "más fina" en sus actos perversos y violentos.

Puntualizó que la violencia individual también se explica en ocasiones como consecuencia de las estructuras sociales, políticas y económicas que le oprimen. "La violencia individual es consecuencia indirecta de la violencia estructural", afirmó, al tiempo que dijo que de no existir dichas estructuras quizá no hubiese realizado el acto violento.

Aseguró que la crisis económica puede generar estas situaciones de "colapso" y malestar vital como consecuencia de la precariedad. También puede explicar la situación de algunos jóvenes que sienten que no tienen expectativas de futuro.

AGRESIVIDAD NECESARIA

Según Dangerfiel, también existe una parte de agresividad necesaria en todos los humanos para poder defenderse, "que no quiere decir maldad", puntualizó. Esta agresividad no tiene que tener el componente destructivo.

Defendió que la bondad extrema "también tiene algo de trastorno", ya que no es adecuado no responder ante ninguna situación y añadió que es destructivo no defenderse ante nada

|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí