Miércoles 4 de Agosto de 2021Actualizado 18:38

El 7 de enero de 2010

Tiempo de lectura: 01:58
|||

Uralde ha sido liberado

La justicia danesa le ha dejado salir de prisión, aunque la acusación sigue pesando sobre él.

Redacción

El director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, espera regresar a España esta tarde, “si todo va bien”, después de ser liberado por la justicia danesa tras pasar 20 días en prisión preventiva por colarse en la cena de jefes de Estado y de Gobierno ofrecida por la reina Margarita durante la Cumbre del Clima de Copenhague. Igualmente, denunció se han “saltado” derechos humanos “básicos” durante su detención.


Uralde ha declarado sobre su acción que “volvería a hacerlo mil veces, porque se trató de una acción pacífica, que se hizo cuando tenía que hacerse”, y añadió que hay que seguir trabajando porque finalmente no se alcanzó un acuerdo para frenar el cambio climático.


El activista español señaló que no esperaba “irse de rositas” tras su acción, aunque precisó que les ha sorprendido “muy negativamente” que se les haya tratado dentro de la UE “saltándose los derechos humanos más básicos”. “Es verdaderamente preocupante. Nos preguntamos hacia dónde va Europa. Se ve también en la Cumbre del Clima, que Europa está perdiendo el liderazgo en política ambiental y en defensa de derechos humanos”, comentó.


Además, ha recalcado que la actitud danesa ha sido “totalmente desproporcionada” porque durante 20 días han estado detenidos sin saber la magnitud de los cargos y sin poder hablar con el exterior. “Fuimos los paganos del cabreo del Gobierno danés por los problemas de la Cumbre de Copenhague”, dijo Uralde que precisó que no han sido interrogados hasta el penúltimo día.


Desde el punto de vista personal, el director de Greenpeace España aseguró que ha experimentado “mucha incertidumbre y muchos altibajos, angustia y sensación de soledad”. Asimismo, reveló que la situación de sus hijos fue la primera de las cuestiones que preguntó a su mujer cuando pudo finalmente visitarle, en un encuentro que calificó de “surrealista” porque se les impidió hablar de cualquier tema relacionado con el caso.


En cuanto a la acusación que todavía pesa sobre él, aseguró que está “muy tranquilo” porque lo que ha hecho Greenpeace es “público y notorio”. “La acción fue totalmente pacífica y esperamos que finalmente se imponga el sentido común y racionalidad y la pena que se imponga sea proporcional a lo que hemos hecho”, explicó.


Tras reconocer que sigue un poco aturdido y agradecer el apoyo de todos, aseguró que si la acción ha servido para visualizar más el fracaso de la Cumbre del Clima y que “quien tenga ponerse las pilas se las ponga”, “bienvenido sea”.

|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí