Viernes 3 de Febrero de 2023Actualizado 13:41

El 9 de diciembre de 2009

Tiempo de lectura: 03:05
|||

Unanimidad ante Jerusalem

Los 27 creen que la división de la ciudad es la base para un futuro proceso de paz entre israelíes y palestinos. Los ministros también se muestran preocupados por la falta de avances.

Miguel Ángel Moratinos

Redacción

Jerusalem como la capital de dos Estados vecinos. Ésta es la propuesta realizada por los ministros de  Asuntos Exteriores de la Unión Europea quienes han acordado que dicha ciudad deberá ser la “futura capital de dos Estados”, uno israelí y otro palestino conviviendo uno al lado del otro “en paz y seguridad” y que su estatus tendrá que ser fruto de la negociación entre las partes.


Además, los 27 Estados miembros se niegan a aceptar cambios en las fronteras de 1967 al menos que sean acordadas por las partes, rechazando reconocer la anexión israelí de Jerusalem Este.


“Si se quiere lograr una paz verdadera, se debe encontrar una vía de negociación para resolver el estatus de Jerusalem como futura capital de dos Estados”, señalan los ministros en las conclusiones adoptadas por el Consejo celebrado este martes en Bruselas.


Del texto desaparece no obstante la referencia a Jerusalem Este como capital del Estado palestino, inicialmente propuesta por la presidencia sueca de la UE y que provocó el malestar en Israel y división entre los 27.


Los ministros muestran también su “seria preocupación” por la falta de avances en el proceso de paz de Oriente Próximo y reclaman la reanudación “urgente” de las negociaciones que conduzcan, en un marco temporal acordado por las partes, a una solución consistente en dos Estados: un Estado israelí viviendo en paz y seguridad junto a un Estado palestino “independiente, democrático y viable”.


Recuerdan que una paz global debe lograrse basándose en las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, los principios de la Conferencia de Madrid y la Hoja de Ruta, así como los acuerdos previos alcanzados por las partes en llamada Iniciativa de Paz Árabe.


Los 27 apoyan los esfuerzos de Estados Unidos para retomar las negociaciones sobre el estatus final de las fronteras, la cuestión de Jerusalem y los refugiados, y reiteran su disposición a apoyar la aplicación de los eventuales acuerdos de paz, al tiempo que muestran su rechazo a los asentamientos, al muro construido por Israel y la destrucción de casas en los territorios ocupados.


La UE no oculta tampoco su preocupación por la situación de Jerusalem Este
y, a la vista de todos los incidentes recientes, reclama a las partes evitar todo tipo de provocaciones. Además, pide la reapertura de las instituciones palestinas de Jerusalem y que Israel abandone el trato discriminatorio hacia los palestinos de Jerusalem Este.


Al término del encuentro, el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, cuyo país ejerce la presidencia de turno, puso de relieve que la Unión Europea ha hecho “oír su voz alta y clara” sobre las condiciones que tienen que cumplir ambas partes y los principios que deben regir la reanudación de las negociaciones. “La voz de la UE cuenta. No es irrelevante lo que hacemos. Será una contribución significativa para retomar las negociaciones”, consideró Bildt.


También la nueva Alta Representante para la Política Exterior de la UE, Catherine Asthon, resaltó que se trata de garantizar que la UE juega su papel “capital” en la resolución del conflicto y permitir que se pongan a disposición “todos los recursos necesarios”. “Queremos apoyar a los quieren negociar”, resumió.


Por su parte, el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, Miguel Ángel Moratinos, cree que el texto supone un acuerdo “muy claro” sobre el compromiso y la posición europea respecto a Oriente Próximo y “respetuoso” con las negociaciones y lo que “cada parte tiene que aportar en esta etapa decisiva para alcanzar una paz definitiva en Oriente Próximo”.


“Se reafirman las posiciones de la UE, comprometidos en una solución de dos Estados y que no acepta ningún cambio sobre el futuro estatuto territorial de las fronteras del 67 incluida Jerusalem”, ha señalado Moratinos.


La Autoridad Nacional Palestina ha considerado esta declaración de los ministros como un “paso positivo”
aunque ellos esperaban “algo más fuerte y más claro” frente a la “amplitud” de las presiones ejercidas por Israel para modificar el texto.


Israel, por su lado, aunque no mostró su plena satisfacción, juzgó que, “teniendo en cuenta la extrema versión inicial de la presidencia sueca” no podía sino felicitarse de que al final haya prevalecido “la voz de los Estados responsables y equilibrados”.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Producto riojanoSanidad PúblicaADER Febrero 23PSOE Municipios