Rioja2

Miércoles 23 de Octubre de 2019Actualizado 09:36

Adrenaline Webads
El 25 de noviembre de 2009

Tiempo de lectura: 03:36
|||

"El dinero del rescate sirve para reclutar a gente para que se dedique a la piratería"

Juan José García Fernández, capitán de una de las fragatas que conforman la Operación Atalanta de la UE, encargada de velar por la seguridad de los buques pesqueros en el Índico, relata cómo es la lucha contra la piratería y cómo actuó el Ejército contra los piratas tras el fin del secuestro del Alakrana.

Juan José García, capitán de Fragata

Redacción

Sabe que los piratas del siglo 21 no tienen nada que ver con los que protagonizan las películas de Hollywood: son fruto de la necesidad, la pobreza y de las pocas oportunidades que hay en países como Somalia. El capitán de fragata Juan José García Fernández ha sido testigo de primera fila del secuestro más mediático de los últimos años en España: el del atunero vasco Alakrana. El capitán García Fernández forma parte del cuerpo militar de la Operación Atalanta que la Unión Europea ha enviado al Índico para proteger a los marineros que faenan en las lejanas aguas de África.

RIOJA2.COM (R2): ¿La piratería y sus secuestros se pueden evitar?
CAPITÁN GARCÍA FERNÁNDEZ (CGF): Los secuestros no se pueden evitar desde el mar. La función de la Operación Atalanta es velar por la seguridad de los barcos pero no solucionar la piratería y no por falta de voluntad sino porque no se puede. La zona de operaciones es enorme y las unidades navales son limitadas. A esto se le une que los piratas han incrementado su capacidad de acción en los últimos años, estamos detectando ataques a 1.000 millas de la costa, unos 1.800 km. Los piratas trabajan de forma sencilla, son marineros aguerridos y expertos, se acercan al barco de forma silenciosa, se pegan al costado del buque, lanzan una escala hasta la borda para subir. Una vez en el barco, como llevan armas, se hacen con el control absoluto de la tripulación. Sin embargo, el éxito del ataque disminuye si el barco está alertado. Por ello, existe un protocolo de actuación basado en medidas de maniobra: incrementar la velocidad y variar el rumbo, es decir, serpentear para evita que la embarcación pirata se adose al barco y las medidas pasivas: colocar alambres de espino por la borda y utilizar las mangeras de agua a presión contra los piratas.

R2: ¿Cree que la vigilancia privada será efectiva?
CGF: Sea vigilnacia privada o militar, lo cierto es que no tenemos noticias de secuestros en aquellos buques que llevaban seguridad a bordo, sean militares o agentes privados.

R2: ¿El buque Alakrana llevaba la bandera española? De no ser así, ¿eso lo hace más vulnerable, es un hecho vinculante para dar o no seguridad?
CGF: Desconozco ese dato, pero los piratas buscan vítimas más sencillas: un barco parado para pescar es la víctima ideal. No sabemos si los piratas tiene predilección por una bandera determinada. La seguridad, más que la bandera, la da el hecho de que el barco esté debidamente registrado en un país. España establece el uso de la bandera nacional pero no obliga a llevarla izada.

R2: ¿Cree que el pago de rescate garantiza la continuidad de los asaltos piratas a otros barcos?
CGF:
Desconozco si en este caso se ha producido un pago de rescate y su resolución. Sabemos que se pagan rescates, que su valor se ha ido incrementando en los últimos años y se han llegado a cifras realmente importantes. El pago de rescates facilita el reclutamiento de gente para que se dedique a la piratería en una zona tan deprimida como Somalia. Allí la vida es muy dura y el dinero es escaso.

R2: ¿Qué falló en la detención de los piratas tras su abandono del barco Alakrana?
CGF: Es complicada la detención de los piratas por la cercanía a la costa. Los piratas tienen ya experiencias, han tenido reveses y van depurando sus acciones, igual que los militares, con lo que van aproximando cada vez más los barcos a la costa para un desembarco rápido. Lo hacen por fases con lo que se pretende capturar a la última embarcación que abandona el barco. Es lo que se intentó en esta ocasión. Pero la distancia a la costa era muy pequeña y el tiempo de reacción muy escaso. Contamos con cinco minutos para desplegar la operación, lanzar las embarcaciones y autorizar los enfrentamientos. Además la ley establece de forma muy clara cómo utilizar la fuerza en un ataque. Hay una serie de acciones que se dan en poco tiemop y las posibilidades de éxito son escasan. No conseguimos el éxito lamentablemente.

R2: El patrón del Alakrana relta en un diario de abordo la dramático situación que atraviesan dos mujeres y una niña secuestradas durante seis meses en un buque ucraniano llamado Ariana y al que fue trasladado el patrón en un momento de su secuestro, ¿por qué no puede la Unión Europea solucionar un caso como éste que tiene numerosas razones humanitarias?
CGF:
Atalanta no tiene mandato para este tipo de actuaciones que las debe de decidir el país correspondiente. Podríamos actuar en un barco a petición de su país pero el problema es que si ya es complicado detener a unos piratas cuando han abandonado un barco, mucho más complicado es liberar un buque cuando estos están dentro porque el riesgo de bajas es muy elevado. Es un riesgo compartido por el país y la unidad de acción.

|||

A favor 2 En contra 1

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí