Miércoles 4 de Agosto de 2021Actualizado 18:38

El 2 de noviembre de 2009

Tiempo de lectura: 03:00
|||

La Rioja, pendiente del culebrón de Opel en Alemania

General Motors revisará mañana la venta de Opel, se rumorea que la multinacional podría quedarse con la marca. De ser así, se cerrarían dos fábricas alemanas a finales de año y Figueruelas y sus proveedores pasarían a ser los herederos de la producción.

Opel

Redacción

La crisis de Opel sigue dando que hablar, hace poco más de una semana se confirmaba que la fábrica en Figueruelas (Zaragoza) comenzaba a ver la luz tras ocho meses, momento en el que General Motors anunció sus intenciones de vender la marca. Magna y el comité de empresa llegaron a un acuerdo para minimizar al máximo las consecuencias de la reestructuración . Además el comité de empresa de la planta más productiva de Opel en España, desconvocó los cuatro días de huelga previstos entre octubre y noviembre.

En La Rioja se está siguiendo muy de cerca y con incertidumbre todo lo relacionado con Figueruelas. Los proveedores riojanos de Opel (IAC, Grupo Lispar o Mercedes) saben que en las negociaciones entre Magna y la planta zaragozana también se está pactando sobre su futuro, el futuro de su producción y el futuro de sus puestos de trabajo.

Aunque los representantes sindicales tanto de CC.OO como de UGT La Rioja aseguran que todavía es pronto para pronunciarse, y por tanto para prever las consecuencias de los últimos acuerdos. Consideran que cualquier conclusión precipitada podría desatar nerviosismo o generar todavía más incertidumbre entre los trabajadores. Por este motivo ningún representante sindical ha querido aclarar a este periódico si se están notando las consecuencias de la crisis de Opel en La Rioja, cuántas personas podrían perder su trabajo, o si se están planteando expedientes de regulación de empleo temporales.

GENERAL MOTORS REVISA LA VENTA MAÑANA
A la incertidumbre habitual sobre la crisis de Opel se suman los rumores que se hacían públicos la semana pasada en la prensa alemana. El diario alemán
Frankfurter Allgemeine publicaba que había una posibilidad de que Opel quedase en manos de General Motors. Dirk Pfeil, representante en los länder de fábricas de Opel, así lo aseguraba.

¿Por qué es importante lo que diga este señor? Resulta que este señor es uno de los cinco miembros del consejo que supervisa la crisis de la compañía y el presidente, en Frankfurt, del Partido Liberal (FDP), el nuevo socio de Angela Merkel en la recién formada coalición de gobierno. No es nuevo que a los socios de Merkel no les gusta la venta a Magna.

"En Alemania hay un nuevo Gobierno y las decisiones ya tomadas volverán a considerarse", asegura Pfeil. Desde el principio del culebrón de Opel, los nuevos aliados de Merkel han considerado la opción de Magna como la peor a estudiar. Dirk Pfeil, miembro del partido y uno de los cuatro directores de Opel Trust, la fiduciaria que ha controlado los activos de la marca alemana desde que su propietaria General Motors (GM) entró en suspensión de pagos en Estados Unidos, se abstuvo en la votación a favor de que se negociara con ella la venta del 55% de Opel.

Así que ha empezado la cuenta atrás del nuevo episodio de Opel. Mañana General Motors revisará la operación, si la venta de Opel finalmente no se realiza, ni a Magna ni a ningún otro, el Estado alemán tendría que aportar no 4.500 millones sino 2.500, una cifra mucho más llevadera tras anunciar un gran descenso de los ingresos por impuestos.

MIENTRAS TANTO, EL TIEMPO PASA PARA OPEL
Los 1.500 millones de euros que ha obtenido Opel como ayuda de urgencia se están agotando, y los sindicatos alemanes ya saben que,
según un documento interno filtrado, GM podría cerrar dos fábricas alemanas a finales de 2009 si no vende Opel. Se trata de Eisenach y Bochum, con 1.800 y 5.300 trabajadores respectivamente y cuya producción sería destinada a la fábrica de Figueruelas, debido a sus mejores datos de competitividad.

Mientras el comité de empresa de Figueruelas comenzará a negociar de inmediato el plan de ahorro, casi 26 millones de euros (a cambio del 10% de la compañía), y la reestructuración, que contempla 900 despidos. El Gobierno de Aragón trabaja en las condiciones de concesión del aval de 200 millones de euros vinculado a la puesta en marcha de la fabricación del nuevo Opel Meriva. Pero sin duda, mañana se conocerá si la luz al fondo del túnel sigue o no para Figueruelas y para los proveedores riojanos.

|||

A favor 18 En contra 0

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí