Rioja2

Miércoles 23 de Septiembre de 2020Actualizado 22:26

La Rioja vaciada
El 7 de septiembre de 2009

Tiempo de lectura: 04:00
|||

La Guindalera escolarizará en el futuro al 90% de los niños de barrios como La Cava o Fardachón

El curso escolar comienza en Logroño con un nuevo colegio que albergará este año a 40 niños de infantil mientras continúan las obras de construcción en el recinto.

Redacción

Cuarenta familias dirigen sus miradas hacia el nuevo colegio que se está construyendo en el barrio de La Guindalera. El centro, del mismo nombre, abre sus puertas en este nuevo curso escolar con tan sólo uno de sus tres edificios terminado. Cuarenta niños de infantil convivirán, por lo menos hasta enero, con las obras, aunque Pedro Caceo, director general de Planificación y Centros Docentes, asegura que no hay peligro alguno para estos niños ya que el edificio está separado físicamente del resto de la construcción y con un perímetro delimitado, listo y preparado para albergar a los pequeños.

Pero, ¿por qué se decide abrir un colegio que todavía permanece en obras, es tanta la demanda de plazas que se necesitan con urgencia las de este centro? “No sólo se necesitan plazas en este centro, sino en todo Logroño. Podíamos haber esperado un curso entero pero era una pena que pudiendo satisfacer las necesidades de estos padres esperásemos un año más para abrir. Si hubiésemos empezado el próximo año habríamos dejado a cuarenta familias en una situación mucho más difícil que ésta”, comenta el director general de Planificación y Centros Docentes.

El colegio La Guindalera dispondrá en un futuro de 450 plazas para niños de infantil y primaria. “En este primer año de funcionamiento sólo empezamos con los niños de 3 años. Se han presentado 40 matrículas, pero puede que a lo largo del curso se amplíen a cincuenta, con dos unidades de infantil con una ratio de 25 niños”, afirma Caceo. “En primera instancia había 15 solicitudes, el resto son segundas, terceras o cuartas peticiones de centros de la zona, por ejemplo Siete Infantes o Doctores Castroviejo, centros muy demandados en esa zona y que como tercera opción pusieron La Guindalera. Sin embargo, no tengo ninguna duda de que en un futuro este centro escolarizará al 90% de los niños de barrios como Guindalera, La Cava o Fardachón, ya que son zonas que van a crecer muy rápidamente”, sentencia Caceo.

Pero el empezar en un colegio que continúa en obras tiene sus limitaciones. Por ejemplo, el servicio de comedor no estará disponible este curso ya que las obras continuarán en el edificio que lo alberga, el considerado como segunda fase, por lo menos hasta enero, por lo que no podrá ser solicitado por los padres que lo necesiten. Caceo asegura que “Una vez que comience el curso, la APA podrá ir incrementando los servicios, sobre todo pensando en el curso siguiente porque ya habrá más niños, esperamos por lo menos que se completen los seis grupos de infantil”.

El nuevo curso escolar comienza con un periodo de adaptación para los más pequeños en el que la jornada se divide en dos, para recibir a la primera mitad a primera hora y a la segunda un par de horas más tarde. Sin embargo, Caceo afirma que aquellos padres que tengan problemas para poder recoger a su hijo al finalizar las horas del periodo de adaptación podrán dejarlo en el centro durante toda la jornada escolar. Por otro lado, la gripe A acompaña en esta andadura al nuevo curso y al nuevo colegio. Sin embargo, el  director general de Planificación y Centros Docentes asegura que no habrá problemas ya que están en contacto continuado con Salud, “yo creo que hay que trasmitir tranquilidad a la población ya que la incidencia de la gripe A es la normal de una gripe estacional”.

LA OPINIÓN DE UNA MADRE

“Todos miramos con un ojo a los nuevos profesores y con el otro a las grúas que permanecen en el colegio”, asegura la madre de uno de los pequeños que estrenará las instalaciones del centro La Guindalera. “Las maestras y el director están muy motivados y parece que al ser un colegio pequeño el ambiente entre el centro y los padres va a ser estupendo, por lo menos de momento, pero aunque todo es muy bonito no se puede dejar de mirar hacia las obras, las grúas y las excavadoras que están al lado. Aunque parece que las cosas pintan bien”, asegura esta madre que ultima detalles para el primer día de clase de su pequeño.

“Todos los padres pensamos que para abrir el colegio lo han tenido que ver muy bien, no abrirían si hubiese algún problema. Tenían plazas reservadas en otros centros por si no podían abrir en el último momento, con los mismos profesores y todo, pero finalmente no les van a hacer falta estas plazas”, comenta la mamá orgullosa.

“Aunque habrá limitaciones, por ejemplo el comedor que todavía no está listo, el edificio de infantil está totalmente separado del que permanece en obras, y dispone de su patio y de zonas para realizar actividades físicas y deporte. Desde la APA tenemos que solicitar los monitores para estas actividades, pero el lugar lo tenemos”, sentencia. “Además, en la APA tendremos que decidir los servicios complementarios, por ejemplo un servicio de recogida a las 8 de la mañana, ya que la gran mayoría son padres que trabajan y que no pueden llevar a los niños a las nueve a clase, o el autobús, aunque esto lo veo más difícil dado que son niños que viven bastante cerca del colegio”.
De cualquier forma, parece que el curso escolar se plantea con novedades pero con una muy buena expectativa en este colegio que, aunque en obras, dará cabida a un gran número de niños que estrenarán sus instalaciones.
TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
Logroño Deporte temporada 20/21Explotación SexualSemana Movilidad Ayto Logroño
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí