Rioja2

Martes 12 de Noviembre de 2019Actualizado 22:58

Adrenaline Webads
El 23 de julio de 2009

Tiempo de lectura: 09:21
|||

"Desde ningún punto de vista condenar a un menor solucionaría el problema”

Ante el nuevo debate sobre la posible reforma de la Ley del Menor el psicólogo riojano Joaquín Blanco afirma que debemos asumir que nuestro modelo social es un absoluto fracaso.

Redacción

Hace escasas dos semanas el país quedó absolutamente escandalizado cuando saltaron, con diferencia de escasos días, dos noticias sobre presuntas sendas agresiones sexuales de un grupo de menores hacia niñas de tan sólo 13 años. Una de ellas, además, discapacitada psíquica.
Son muchas las dudas que han surgido en prácticamente todos los entornos sociales sobre qué puede estar fallando en esta sociedad donde aparentemente todo es desarrollo, cultura, diálogo y libertad.

Se replantea seriamente si la Ley del Menor necesita una profunda reforma. Multitud de gente opina que no se puede permitir que un menor de 14 años cometa un delito como un adulto y sin embargo no obtenga ningún tipo de castigo por ello.

Los profesionales en cambio, creen que el problema de base es mucho más grave que estos hechos puntuales y defienden que niños y adolescentes simplemente reproducen aquello que se les ha enseñado.

Mª Ramos Corral es miembro de la Junta Directiva de FAPA (Federación de Asociaciones de Padres de La Rioja) y su opinión al respecto es muy clara: “yo creo que a veces los comportamientos que tienen los chavales, son como la fiebre en una enfermedad. Algo nos detecta...¿pero qué?, pues está claro; somos los adultos. Son muchos los adultos que rodean a niños y adolescentes en su vida cotidiana”.

Mª Corral cree que  aunque los casos de agresiones son muy puntuales, hay que tener  en cuenta en qué entorno están esos chavales. Cómo vive en su casa ese chico o chica que es capaz de agredir, ya no al profesor o a otro menor, sino a cualquier persona.  Ese menor tendría que tener conciencia de que no puede pegar a nadie; ni pequeño ni mayor.
Sobre cómo trabajar ese aspecto, Mª Corral cree que es dificilísimo porque hay que dedicar ganas, esfuerzo, tiempo, imaginación...y por eso opina que en eso se tiene  que esforzar todo aquel que rodea al menor. "Todo chaval debe tener en su conciencia que hay respetar al otro como se respeta a si mismo", afirma.

M
ª Corral parte de una base muy clara; que los adultos deben de ser ejemplo.  Luego, se necesita también llevar a cabo acciones que funcionen. Afirma que “si siempre actuamos igual siempre llegaremos al mismo sitio. Para conseguir llegar a otro punto tendremos que actuar de otra manera. Pero tenemos que atrevernos y coordinarnos”.

Desde la Junta Directiva de FAPA se defiende que debe haber una reforma educativa y educar no sólo en el sentido cognitivo sino también en todas las facetas de la persona.

Alejandro Delgado Galdámez, director y docente del IES Gonzalo de Berceo de Alfaro es muy tajante sobre este tema y afirma que sin lugar a dudas existen dos problemas básicos en los chavales de hoy en día: uno de ellos sería la actitud de poco esfuerzo y el claro desinterés. Hay que tener en cuenta que antes sólo estudiaba aquel que realmente quería luego el rendimiento era más alto. Pero ahora la proporción de jóvenes que estudian es mucho más alta así que, en parte es normal que esto se dé. Aún así, en términos generales sí es cierto, según el director del centro, que se ha incrementado una falta de respeto hacia los profesores que en parte está ligada a la pérdida de la imagen del profesor en las familias.

Ambos entrevistados creen que está claro que por parte de los padres, en numerosas ocasiones, la poca implicación en la responsabilidad de la educación y el poco control por parte de las autoridades influyen en que actualmente los conflictos con menores vayan en aumento.

El director del IES Gonzalo de Berceo afirma que “los padres, independientemente de que estén trabajando, no pueden delegar en terceras personas la responsabilidad y tutela de sus hijos”.
Desde edades tempranas, Alejandro cree que un seguimiento fuerte de los menores evitaría conductas no apropiadas en determinados momentos puesto que es un doble sentido; "si los chicos ven que sus padres se interesan por ellos, pues ellos también se implican más", asegura.

En cuanto al tema de educación en valores Alejandro afirma “la primera misión del colegio es enseñar, luego hay otras cosas que van paralelas. Pero no debe ser sólo la escuela la que imparta esos valores sino que debe ser una labor conjunta entre todos los ámbitos. El centro sólo debe ser un complemento puesto que pensar que en la escuela se puede hacer todo, es no ser realista. Existen ya muchos problemas a nivel de aprendizaje como para dedicar el tiempo que sería necesario para inculcar los valores que se creen oportunos. No habría tiempo material”.

Alejandro es muy tajante: “falta diálogo entre padres e hijos”.

Le planteamos tanto a Alejandro Delgado como a Mª Ramos Corral el hecho de que hoy en día sexo, drogas y violencia están continuamente explícitas en series, películas y videojuegos que además son referente para los menores.

¿Cómo se trabaja sobre estos temas en los centros educativos para que los chavales tengan las ideas lo más claras posibles?
“Sí se tocan estos temas pero siempre desde el ámbito formativo. Nuevamente hay que trazar una línea diferencial entre lo que es formación a nivel de centro y la otra que estaría en manos de administraciones, familia etc.”

Mª Corral afirma que hay centros que en este tema lo están haciendo bastante bien. Se tienen una serie de programas de ayuda, de tutorías, mediadores… y se trabaja mucho la inteligencia emocional. En otros sitios hay también muy buena coordinación entre toda la junta directiva, el claustro y los padres junto con policía local, ayuntamiento...

Cuando nos centramos en el tema de delitos en menores, el director del IES Gonzalo de Berceo tiene las cosas muy claras: “hacen falta medidas correctivas paralelas. El chico debe saber que si se pasa determinada línea hay una sanción. Es la única forma de que se planteen dos veces si hacer determinadas cosas”.

Alejandro, ¿qué crees que puede inducir a un chaval de 14 años a cometer un acto tan grave como una violación?.
“Aunque no soy experto en estos temas, creo que puede haber algo de mimetismo de los mayores o algún tipo de problema psicológico detrás. Pienso que los chicos, si hacen algo tan grave deben tener algún tipo de sanción. No puede ser que con la Ley del Menor por ejemplo, los chicos de 12 y 13 años que han cometido una agresión se vayan a su casa como si nada hubiese pasado. Pienso que la edad no debe ser eximente de determinadas cosas porque la sociedad ha cambiado y tal vez las leyes no abarcan todo el abanico de posibilidades”.

Ambos entrevistados reinciden mucho en que la familia es fundamental y en el caso concreto de las presuntas violaciones de Córdoba y Huelva están seguros de que si se analizase a las familias, seguramente habría casos de familias desestructuradas o con pocos recursos tanto económicos como culturales que pueden alterar la vida normal de un adolescente y de una familia.

LO QUE OPINAN LOS PSICÓLOGOS

El psicólogo del gabinete de psicología Psicocenter, como profesional, comienza la entrevista afirmando que los estudios realmente indican que el hecho de que, por ejemplo la figura materna no esté tan presente en el hogar, tiene una clara repercusión sobre las actitudes y problemas que pueden llegar a tener los menores.

Joaquín afirma que la mayoría de trastornos de conducta vienen derivados de problemas emocionales.

Cuando le comentamos la situación en la que hoy en día viven los jóvenes; acceso ilimitado a la información, redes sociales etc y si haría falta quizás un poco más de autoridad Joaquín es muy claro: “No, los adolescentes lo que necesitan es más afecto. Cuando se tira de autoridad es porque se ha fracasado y porque no queda más remedio”.

El psicólogo cree que es imprescindible para los menores tener un hogar seguro donde poder crecer y aprender a enfrentarse a sus conflictos y por desgracia eso se está dando cada vez menos.

¿Cree que una agresión sexual a manos de un menor es realmente un trastorno mental que haya que tratar o es simplemente una falta de valores y educación o simple maldad ?
“Nosotros como profesionales y si nos basamos en la Convención sobre los Derechos del Niño, que es donde debemos enmarcar todo este problema que ha surgido en España sobre la violencia de menores, nos daremos cuenta que lo que realmente hay que considerar es que la violencia ejercida de menores contra menores es una violencia minúscula si la comparamos con la violencia que se ejerce de adultos hacia menores”.

Paulo Pinheiroreconocido psicólogo y especialista en violencia infantil, recoge todo este tipo de problemática en el primer estudio que se hizo para las Naciones Unidas sobre violencia infantil en el mundo y que además España apoyó.

Joaquín afirma que la violencia en muchos casos viene desde el propio hogar como por ejemplo cuando acaban en una banda o  grupo determinado  chavales que están en la calle porque no tienen o no conocen otra forma de vida.

Normalmente lo que se ha trasmitido a estos jóvenes es que no valen nada ni van a poder luchar por nada así que no van a conseguir nada en la vida. Esto lleva a encontrarse con menores que no tienen ninguna ambición ni expectativa en la vida.

En el caso además de los jóvenes andaluces, el psicólogo afirma que si además se les ha educado en los valores tradicionales de machismo, ellos simplemente reproducen lo que se les ha enseñado.

Cuando le preguntamos si sería posible la reinserción de estos chavales con el tratamiento adecuado Joaquín es muy claro y a la vez duro: “No, realmente a esa edad lo tendrán muy difícil. Muchos de ellos tendrán problemas de por vida y no seremos capaces de sacarles de donde están. Caerán en instituciones, reformatorios, cárceles y eso será la sentencia de que no van a poder ni intentarlo”.

Hablando de las víctimas el psicólogo nos dice que lo que necesitarían ahora es tener la ayuda necesaria para superar una agresión. De no tener alguien que les ayude y les oriente les marcará de por vida.

“El castigo corporal en los países del Norte perpetúa la autoridad machista y es un instrumento para la dominación por el miedo”. Paulo Pinheiro.

En declaraciones televisivas una de las madres de los presuntos agresores hacía estas declaraciones: “Si mi hijo es culpable, que lo metan en un colegio los años que sean, pero no en la cárcel. En un colegio, que tampoco a matado a nadie. Creo yo”.

¿Cuál cree usted que debe ser la solución ante el problema de que hay menores que ni siquiera deben entrar en un centro debido a su edad?.
"Precisamente en la Convención para los Derechos del Niño, España fue uno de los países que firmó a favor de poner desde el Gobierno todos los medios posibles para que en esas situaciones hubiese una reeducación y una reorientación. Deberían existir los medios necesarios para no dejar a esos niños a su destino, porque realmente el camino que le espera a esas criatura en ese entorno será bastante dramático".

Pero una vez más, por desgracia la aplicación de algo así supondría un esfuerzo económico más grande del que actualmente se puede hacer.

Para terminar le preguntamos qué opina sobre una posible reforma de la Ley del Menor y nos responde: “Lo que debemos hacer es asumir que nuestro modelo es un absoluto fracaso. Reformar las leyes para meter antes a los niños en la cárcel es algo en lo que la Convención de los Derechos del Niño ha insistido en que no se haga. La recomendación de la ONU es que se institucionalice lo más tarde que se pueda y lo menos posible, como medida reeducativa. En general todos los profesionales están de acuerdo en que realmente un chaval no es consciente de todo lo que hace con determinadas edades”.

Opinión de profesionales de la psicología y docentes y padres parecen no estar del todo en la misma orilla. Lo que está claro es que la sociedad está cambiando y los niños y jóvenes actuales son el claro reflejo de estos cambios  y también en muchos casos del ámbito que les rodea.

En una entrevista realizada a Paulo Pinheiro se le pidió que diese un mensaje a los padres que quieran educar a sus hijos sin violencia y el contestó: “Que escuchen a los niños, que dialoguen con ellos y que les tengan en cuenta. Está claro que es más difícil educar escuchando. También hay que utilizar la persuasión y estar cerca de ellos”.

 

 

 

 

 

 

 

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
Teatro Bretón. Festival TeatroCurso FER Club de Marketing
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí