Rioja2

Lunes 14 de Octubre de 2019Actualizado 23:31

GLC Coupé
El 5 de marzo de 2009

Tiempo de lectura: 03:00
|||

La falta de deseo se diagnostica con cinco preguntas

Una nueva herramienta diagnóstica facilita a los profesionales sanitarios un diagnóstico preciso del Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo (TDSH) en las mujeres.

Redacción

Los resultados de un estudio publicado ayer en la revista científica 'Journal of Sexual Medicine' muestran que una herramienta diagnóstica nueva, de fácil aplicación, que consta de cinco preguntas, puede disminuir significativamente el  tiempo  para diagnosticar la forma más frecuente de disfunción sexual femenina  (DSF), el TDSH generalizado adquirido.


A diferencia de los procedimientos diagnósticos convencionales, en los que a menudo se ha de invertir mucho tiempo y requieren una entrevista diagnóstica exhaustiva por un médico especialmente entrenado, este cuestionario permite a médicos, no expertos en temas de disfunción sexual femenina, diagnosticar este trastorno con gran precisión en sólo algunos minutos.



Es un hecho conocido que prácticamente una de cada diez mujeres padece una disminución del deseo sexual marcada asociada a preocupación debido a este trastorno. Los médicos y las pacientes se sienten a menudo cohibidos para hablar abiertamente de problemas de salud sexual. Otros motivos aducidos por los profesionales sanitarios por los que se sienten reticentes a abordar el tema, incluyen, la falta de tiempo y el nulo entrenamiento en la forma de enfocar esta problemática. Esto da idea de la necesidad que existe de disponer de instrumentos diagnósticos sencillos que el médico, no especialista ni experto en esta área, pueda utilizar en la práctica clínica diaria.



El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, cuarta edición revisada, define el TDSH como la disminución (o ausencia) de fantasías sexuales y deseos de actividad sexual de forma permanente o recurrente. La alteración provoca malestar acusado o dificultades interpersonales y no se puede explicar mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (fármacos incluidos) o a una enfermedad médica. El TDSH generalizado adquirido no se limita a determinados tipos de estimulación, situaciones o parejas y se desarrolla después de un período de actividad sexual normal.


Según la autora principal del estudio, Anita Clayton, profesora de Psiquiatría y Ciencias Neuroconductuales de la Universidad de Virginia,  “hablar de problemas sexuales, sobre todo de los relacionados con la falta de deseo, puede ser una conversación incómoda tanto para las mujeres como para los profesionales sanitarios. Esta nueva herramienta puede facilitar el diálogo, ayudando a los médicos y a otros profesionales sanitarios a diagnosticar con precisión el TDSH generalizado adquirido.”



Este cuestionario se aplica por recomendación de las autoridades sanitarias americanas (FDA), que advierten de la necesidad de desarrollar instrumentos diagnósticos nuevos y



Con cinco preguntas con respuestas de tipo ‘sí’ o ‘no’, este cuestionario ha sido desarrollado específicamente para ser utilizado por médicos que carecen de una formación específica en el campo de la DSF, para la identificación rápida y eficiente del TDSH generalizado adquirido, en mujeres premenopáusicas, perimenopáusicas y postmenopáusicas. La evaluación diagnóstica mediante el cuestionario, coincidió en el 85% de los casos con  la realizada con una entrevista diagnóstica estándar, para la que hacen falta aproximadamente 45 minutos.



FIABILIDAD

Los diagnósticos realizados mediante una entrevista diagnóstica estándar y el CDDSH coincidieron en 224 de 263 casos, lo que indica que la fiabilidad del CDDSH fue del 85,2%.


Este estudio prospectivo, no relacionado con ningún tratamiento, incluyó a 263 mujeres de edades comprendidas entre 18 y 50 años, reclutadas de 27 centros de Estados Unidos y Canadá. En el momento del estudio, ninguna de las participantes estaba recibiendo medicación o tratamiento psicológico para la DSF ni otro tipo de medicamento que pudiera provocar la DSF o afectar al sistema nervioso central. Los criterios de evaluación principales incluyeron la sensibilidad y la especificidad del CDDSH en relación con la entrevista diagnóstica estándar.


Durante el estudio, se pidió a las participantes que rellenaran el CDDSH. A continuación, profesionales sanitarios sin formación especializada ni experiencia en el campo de la DSF, revisaron las respuestas y determinaron si cumplían los criterios de un TDSH generalizado adquirido. Posteriormente, profesionales sanitarios especializados en DSF, realizaron una entrevista diagnóstica estándar a cada paciente. Por último se compararon los resultados de la entrevista y del CDDSH.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí