Rioja2

Jueves 21 de Noviembre de 2019Actualizado 22:33

Mercedes GLC Q4 2019
Violencia de Género Gobierno
El 23 de febrero de 2009

Tiempo de lectura: 02:52
|||

“La lumbalgia ha pasado a ser un grave problema de salud en las sociedades industrializadas”

Para Joaquín Insausti, del Hospital Severo Ochoa (Madrid), el incremento de la lumbalgia viene dado por los malos hábitos que se mantienen en la sociedad actual. En su opinión, hay que cambiar el abordaje del dolor porque “se sigue pensando que tener dolor es normal y que no hay que tratarlo”.

Redacción

La lumbalgia es una patología muy prevalente, de hecho, según el estudio EPISER, realizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER), la prevalencia de la lumbalgia puntual estimada en la población española adulta es del 14,8%, mientras que la de la lumbalgia crónica se sitúa en el 7,7%. Además, la probabilidad de padecer al menos un episodio de lumbalgia, durante un período de 6 meses, en nuestro país es del 44,8%.


“La causa de esta alta prevalencia se debe en parte a la postura erguida del ser humano, que provoca que la fuerza de la gravedad actúe sobre la columna lumbar, produciendo degeneración de los discos y la estructura de la columna, lo que, además, provoca dolor”, ha explicado Joaquín Insausti, de la Clínica del Dolor, Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid), durante el II Simposio de Dolor de la Sociedad Española de Reumatología, celebrado en Huelva.


Asimismo, el experto ha destacado que la prevalencia de la lumbalgia está experimentando un importante aumento, “y de un problema al que no se prestaba gran atención, se ha pasado a una epidemia, sobre todo en los países desarrollados”. La causa de esta “epidemia” es, para este experto, los hábitos de vida que se mantienen en la actualidad. “Hacemos poco ejercicio, mantenemos una vida sedentaria, sobrepeso… lo que provoca que la columna esté sobrecargada”. Para evitarlo, el especialista recomienda reducir el peso, mantener una vida
activa y cuidar la columna y la higiene postural.



AVANCE DIAGNÓSTICO

Otro de los grandes retos en lumbalgia radica en el diagnóstico y el abordaje, ha añadido el especialista en dolor. “Hasta hace poco tiempo, sólo el 15% de los pacientes con dolor lumbar tenía un diagnóstico, mientras que en el resto de afectados el dolor lumbar se consideraba inespecífico y no se podía ofrecer un tratamiento a los pacientes, porque no se sabía lo que les dolía. Hoy, en las unidades del dolor intentamos eliminar esa etiqueta de inespecífico para poder ofrecer un abordaje concreto. Y la situación ha mejorado tanto que, por ejemplo en mi
Unidad, sólo un 10-15% de los pacientes continúa con el diagnóstico de dolor lumbar de causa desconocida, lo que supone un paso muy importante”, ha añadido.


Sin embargo, pese a este avance en el diagnóstico, él insiste en que el dolor “sigue siendo una asignatura pendiente para la Sanidad”. En su opinión, se lleva trabajando desde hace 10 ó 15 años en este campo “y aún no se ha tomado ninguna medida significativa para mejorar el tratamiento de los pacientes con dolor”. “Las unidades del dolor son caras y en ellas no se cura a nadie; se trata, alivia y mejora la calidad de vida de los pacientes, pero no se les cura, y eso aún no lo entienden bien las Administraciones”.


Para mejorar este tipo de unidades, ha explicado, se deberían convertir en más intervencionistas y menos farmacológicas. “A ellas sólo deberían llegar aquellos pacientes que no han respondido al tratamiento farmacológico, que se debe llevar a cabo en atención primaria”.



NO ES NORMAL

En relación a los pacientes, también ha abogado por un cambio de situación. “El dolor, al ser un síntoma muy prevalente, no se aborda. Hasta hace poco se pensaba que tener dolor era normal y no había que tratarlo, y se sigue pensando así. Ése es el problema, hay gente resignada a tener dolor y eso hay que cambiarlo”. Hoy, ha concluido, se está viendo que el dolor lumbar no es una patología benigna, que hay pacientes con crisis repetidas y otros con dolor persistente, que pueden deteriorar su calidad de vida. “Además, hay que seguir centrando nuestros esfuerzos en reducir aún más el número de pacientes con dolor inespecífico porque este adjetivo provoca desconcierto tanto en los pacientes como en los médicos, que no saben cómo tratar a los pacientes”.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí