Lunes 2 de Agosto de 2021Actualizado 18:09

El 5 de diciembre de 2008

Tiempo de lectura: 02:08
|||

El maestro Camino presenta el libro de la peña 'El Quite'

Camino ha presentado en Logroño el libro que recorre los actos y viajes programados por la peña 'El Quite', siempre respaldando a la cultura.

Redacción

Con motivo de la presentación del libro conmemorativo de los XXV años de la fundación de la Peña: 'El Quite' escrito por el crítico taurino riojano Pedro María Azofra, en la sala Gonzalo de Berceo vino a hablar el maestro Paco Camino.

En el acto estaba programado la entrega del trofeo a Miguel Ángel Perera pero tras su última intervención quirúrgica no ha podido asistir por tener que permanecer en reposo.

El maestro Camino con más de mil quinientos paseíllos a sus espaldas y doce puertas grandes en Las Ventas sigue, a sus casi sesenta y ocho años, siendo humilde y modesto, dando gracias a la Peña 'El Quite' por darle la oportunidad de conocer Logroño aunque actuó en nuestra ciudad, sólo conocía el Gran Hotel, El Cachetero y nuestra añorada Manzanera.

“Ser torero es una profesión difícil y casi imposible necesitando tener arte, valor, inteligencia y de todo, y he sido afortunado en ser lo que he querido ser: torero”

Su debilidad entre los encastes ha sido el de Santa Coloma, toro al que se le daban veinte pases y no como ahora que se le dan cien y te aburren. Se declara admirador de Ordoñez, El Viti, Pepe Luis Vázquez y Paquirri, con el que se solía picar muy habitualmente en los quites. Reconoce que “El Cordobés” tuvo un don personal para revolucionar el mundo del toreo y llevar gente a las plazas.

Muchísimas anécdotas  relatadas por el maestro entre las que destacamos la apuesta que hizo con Diego Puerta en Logroño: toreaban un día el encaste Santa Coloma, que era su preferido y al día siguiente volvían a compartir cartel matando a los Atanasio Fernández, preferidos de Puerta. La apuesta consistía en hacer un quite por chicuelitas y haber cual de los dos se llevaba la mayor ovación, ganó Camino con  los santacolomeños y Puerta le tuvo que pagar las cuarenta mil pesetas de entonces, mientras que al día siguiente Puerta quería apostar otra vez con su ganadería preferida y Camino dijo que no.

Comenta que todos los días se aprende algo del toro y que para ser torero hay que serlo 25 horas al día y que no hay que “distraerse” con otras cosas que trae el traje de luces.

El maestro fue gran capotero, tuvo facilidad y poderío para templar con la muleta y andaba suelto con los aceros, unos calificativos que le puso la prensa ya en tiempos de novillero sin caballos llamándolo “El niño sabio de Camas” o más tarde “El Mozart del toreo” pero a él mismo le hubiera gustado banderillear, lo cual no hacía por que según sus propias palabras era “torpe de piernas”.

Todo un lujo el poder escuchar a un maestro de la tauromaquia y de la palabra. Cerrando el acto y agradeciendo con unas palabras su presencia en Logroño el consejero Conrado Escobar.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí