Rioja2

Domingo 17 de Noviembre de 2019Actualizado 09:44

Mercedes GLA 180 Black
El 3 de noviembre de 2008

Tiempo de lectura: 06:24
|||

"El ambiente en la Universidad (NY) es de respaldo absoluto a Obama"

Catedrático de Derecho Internacional Público en la Universidad de La Rioja y titular de la Cátedra Jean Monet de Derecho Comunitario, nadie mejor que José Martín y Pérez de Nanclares para analizar el ambiente electoral en Estados Unidos. Rioja2.com ha hablado con él.

Redacción

-Estas elecciones han suscitado una gran expectación en el mundo. Los comicios en EEUU siempre son seguidos con atención, pero, en esta ocasión y más que nunca, se puede hablar de una cita histórica, ¿no es así?

-
Solemos abusar un poco del concepto de 'cita histórica', pero no cabe duda que en todo caso nos encontramos ante unas elecciones enormemente importantes, tanto para Estados Unidos como para el resto del mundo. Obviamente sólo votan los ciudadanos norteamericanos pero el resultado no es indiferente para la comunidad internacional. Por eso, como bien dice, estas elecciones han suscitado gran expectación en todo el mundo

-¿Cómo es el ambiente allí, en Nueva York? ¿Cómo se está viviendo el final de la campaña, con esa, en principio, victoria de Obama a la que todas las encuestas apuntan?
-
El ambiente en Nueva York, como supongo que serán en todo el país, es apasionante. En realidad, el debate político está omnipresente. No sólo en los medios de comunicación, donde junto al tema de la crisis financiera global, monopoliza programas de radio, emisiones de televisión y en menor medida la prensa escrita. También en las universidades y en la sociedad en general hay debates frecuentes que enriquecen la discusión política y crean un sustrato de confrontación de ideas y programas que es vital para una democracia. Y, desde luego, en el ambiente en el que yo me muevo aquí en la Universidad, el respaldo a Obama es absoluto.

-Haga su apuesta, ¿se cumplirán los vaticinios?
-
No me gusta hacer apuestas y tampoco suelo creer mucho en las encuestas. Pero creo que, a la vista del ambiente general de cambio que se vive aquí, no arriesgaría demasiado si apostara claramente por una victoria del senador Obama.

-Esta cita es especial por muchas cosas, pero, sobre todo, por sus candidatos. Si ganara Obama, sería el primer presidente negro de EEUU; si lo hiciera McCain se convertiría en el de mayor edad en primer mandato y, además, el primero ex prisionero de guerra. ¿El cambio está asegurado?
- Sin duda, el cambio está asegurado. En lo personal sería una verdadera novedad que el presidente de EEUU no fuera blanco… Sería un hecho de gran valor simbólico interno en un país donde por desgracia aún perviven grupos con tintes racistas. También tendría un valor simbólico para el resto del mundo que quizá contribuiría a mejorar algo la negativa imagen que en algunos lugares se tiene de EEUU. Pero lo realmente importante es que, en la dimensión política, gane quien gane, el próximo presidente tendrá que desmantelar buena parte del desastroso legado de los ocho años de gobierno Bush. Gane quien gane habrá de afrontar un inevitable cambio de política que, entre otras cosas, trate de poner remedio urgente a las negativas consecuencias económicas de la desregulación de los mercados realizada en los últimos años o a los nefastos efectos de una política internacional contraria a los más elementales principios democráticos y de legalidad internacional.

-Hablemos de Obama, todo un fenómeno político. ¿Cuánto hay de marketing y cuánto de verdad en su discurso? ¿Qué virtudes tiene y de qué carece?
-
Sin duda Obama es un fenómeno político. No hay duda que su discurso político es más fresco, resulta atractivo a personas normalmente alejadas de la política. Es además un discurso realista, no esconde que subirá los impuestos o que la situación económica exige sacrificios... Obama tiene además un carácter apacible y transmite esa tranquilidad de quien nunca pierde los nervios, de quien siempre llega a clase puntual y con los deberes hechos. Pero tampoco hay duda que detrás del fenómeno Obama hay sobre todo una descomunal cantidad de recursos económicos que resulta inimaginable con parámetros europeos y que permite una gigantesca operación de marketing.
 
-McCain es un rebelde en el lado conservador. Sin embargo, la sombra de Bush,
del que ha sido un gran opositor, le puede salir cara. ¿Qué tiene él que no
tenga Obama y de qué adolece?

- Tiene sobre todo un duro pasado como prisionero de guerra torturado que le acredita los valores que más aprecia una buena parte de la sociedad americana tradicional. Y es cierto también que tiene unas credenciales democráticas intachables y ha mantenido en temas relevantes posiciones críticas. Pero tiene el grave lastre de la sombra de Bush. Por mucho que durante toda la campaña haya huido como de la peste de cualquier vinculación con el actual presidente, difícilmente puede hacer olvidar al electorado que ha sido senador republicano durante los últimos ocho años y, lógicamente, ha respaldado en buena medida la política presidencial. Por otro lado, creo que además se ha equivocado en la designación de la gobernadora Palin como candidata a la vicepresidencia. Aporta la juventud que el no tiene y es una concesión al ala más radical del electorado, pero su imprudencia, inexperiencia y desconocimiento en temas básicos hace que muchos no logren imaginársela ocupando el sillón del despacho oval si algo le ocurriera en algún momento al presidente.
 
-La Economía ha quitado protagonismo en los últimos meses a Irak. ¿Qué peso tendrá en la decisión final uno y otro tema? ¿Qué papel jugarán otros como la sanidad?

En la última fase de la campaña el tema económico ha sido el centro del debate y ha desplazado a un segundo plano a la política internacional. En todo caso, en mi opinión, tanto un tema como otro beneficia a la candidatura demócrata. Respecto a Irak existe aquí ya un convencimiento generalizado de que fue un error invadir ese país, donde ni había armas de destrucción masiva ni conexión con el terrorismo de Al Quaeda, y no concentrar los esfuerzos en Afganistán, donde sí existía conexión conocida con el terrorismo internacional; aunque sin petróleo, claro. Y respecto a la economía el propio Alan Greessman ha tenido que reconocer el tremendo error de una concepción ultraliberal que depositaba toda la confianza en los mercados… Por último, la sanidad es otro de los temas que en mi opinión también juega a favor de Obama. Pensemos que en Estados Unidos hay hoy 45 millones de ciudadanos que no tienen ningún tipo de cobertura sanitaria.
 
-El voto hispano podría volver, como auguran algunos, al lado demócrata. ¿Qué papel está llamado a jugar en la elección del ganador final?
- Eso creo que es muy relativo. Siempre se asocia el voto hispano con las filas demócratas. Y en algunas zonas como Nueva York probablemente sea cierto. Pero no se puede generalizar. Yo no veo, por ejemplo, a la potente minoría cubana de Miami promocionando al senador Obama.
 
-Obama moviliza en principio el voto de los jóvenes, mujeres y afroamericanos; McCain el de los hombres y mayores de 60... ¿En qué colectivo puede estar la clave de la victoria?
-
Claramente en el que no se quede en casa el próximo martes. Y quizá sea más fiel el electorado republicano. Obama parece estar respaldado por un buen número de electores que normalmente no participan en las elecciones.
  
-Florida, con otro estados, ya ha empezado a votar y la participación es alta. ¿Se podría esperar en general que los comicios siguieran en esa línea?
-
Depende de qué entendamos por participación alta. Pero si se compara con anteriores elecciones presidenciales sí se prevé una elevada participación.
 
-Hablando de las relaciones exteriores de Europa y, en concreto de España, ¿qué candidato nos convendría y por qué razón?

-
La verdad es que yo creo que en política internacional habrá cambios positivos gane quien gane. Ha sido tal desastre en los últimos ocho años que es ineludible afrontar cambios que serán beneficiosos no sólo para España sino para todo el mundo. Pero tampoco convendría sobredimensionar esos beneficios ya que tampoco puede olvidarse que gane quien gane, por encima de cualquier decisión de política internacional, antepondrá claramente los intereses norteamericanos. En todo caso y por no eludir la pregunta, yo creo que si atendemos a lo dicho en la campaña electoral por ambos candidatos a propósito del papel de nuestro país en la política internacional de Estados Unidos, nos resultaría más beneficioso que ganara la candidatura demócrata. Mientras Obama ha prometido volver a colocar de inmediato a nuestro país en el papel de aliado, socio y amigo, McCain, en la famosa entrevista realizada por Unión Radio, dio toda la impresión de no saber siquiera dónde se situaba geográficamente España. De hecho, fue un tema que apareció en los propios debates presidenciales televisados a todo el país.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí