Rioja2

Sábado 19 de Octubre de 2019Actualizado 11:15

Adrenaline Webads
El 24 de junio de 2008

Tiempo de lectura: 04:15
|||

Emoción española compartida

Los logroñeses disfrutan de la Eurocopa en compañía, gracias a las pantallas habilitadas. Este jueves en la Plaza del Ayuntamiento.

Redacción

Cada vez que un español se enfrenta en una competición deportiva a todos nos entra un cosquilleo por el cuerpo que hace que sintamos los colores más que nunca. Que veamos el deporte en particular (aunque no lo sigamos en todo el año ) como auténticos entendidos y forofos de toda la vida. Y que empecemos a quedar con los amigos para prácticarlo, si se puede, durante la fiebre de dos semanas para demostrar todo lo que sabemos solamente por el hecho de verlo desde nuestro sofá. Si a todo este entusiasmo le sumamos que no es uno, si no 11 los que juegan, y que el deporte se llama fútbol el resultado es un patrotismo y un furor fuera de los límites que hace que cantemos todos al unísono hasta quedar afónicos, ¡¡Que viva España!! En estos días de Eurocopa todo esto se está plasmando partido tras partido, pero el cenit del éxtasis, llegó este domingo dejando a la selección “azzurra” en el camino. Sí, España ganó a Italia, sí, de penaltys y sí, pasamos de cuartos. Todos futboleros o no, compartiéndo como una piña el triunfo de nuestra selección.

De todo esto fue testigo el Palacio de los Deportes de Logroño, ya que miles de ciudadanos se fundieron a la roja desde las dos pantallas que habilitaron para poder disfrutar del encuentro. Esta iniciativa que ya tuvo su primer día en el partido contra Grecia, ha sido muy bien acogida por todos los aficionados, que han visto cumplido el deseo de ver todos juntos, cuantos más mejor, un acontecimiento de esta envergadura.

Había espectadores de todo tipo, pequeños y no tan pequeños, chicos y chicas... Dos pantallas daban la bienvenida. Una a cada lado de la pista y de cara a las gradas, lugar elegido por padres e hijos para verlo más cómodos. La gente más joven optó por verlo desde abajo, más cerca de sus jugadores. En total 2.500 personas aproximadamente ataviadas con el uniforme de guerra, camiseta roja, bandera española y alguna que otra homenajeando al típico souvenir español, de sevillana. Cualquier cosa para que pasasemos de cuartos.

El previo y los primeros minutos estaban llenos de confianza. Nadie dudaba que esta vez España ganaría a los italianos, pero según pasaban los minutos, la impresión era otra. Se jugaba bien, ellos no llegaban, pero la experiencia hacía pensar que a la primera la marcarían y otra vez para casa...

En los descansos, el speaker no cesaba su intento de animar a la afición con “que viva España, A por ellos” y alguna pachanguita para descargar los nervios acumulados.


Llegó el momento temido... los penaltys. El gran Buffón nos iba a dejar sin el sueño de la semifinal. La gente no podía parar quieta. Unos rezaban, otros no podían mirar, otros se agarraban con fuerza y los menos descargaban la tensión hablando con todos.
El momento de los goles y sobre todo cuando Casillas paró, fue increible. La gente empezaba a creer de nuevo, todo era alegría.
Pero lo mejor llegó cuando Cesc, con 22 años y una tranquilidad pasmosa, frente a uno de los mejores guardametas del mundo, tiró. Tiró y metió. La gente se abrazaba, se besaba, se cogían y manteaban aunque no se conociésen de nada. Todos era uno, habíamos pasado de cuartos.

La gente llena de emoción gritaba: ¡¡Iker Casillas!!. Ya no había críticas. España había jugado como debía, bien organizado en defensa y aguantando con paciencia a un equipo que tenía nueve tíos en su campo.


Al salir del palacio, toda la gente seguía entusiasmada. Continuaban los rituales de abrazo porque aún nos costaba creerlo. “ Ya era hora” se oía, “la historía nos debía una” y por supuesto eso de que “que se ... los italianos, con lo guarro que juegan, y encima en penaltys, que duele más” .

La resaca de la fiesta deja a todos una corazonada. Y es que, aún nos quedan dos celebraciones más (esperemos) y el lunes muchos ya avisan que no podrán ir a trabajar.

Gracias al fútbol, España entera pinta los días previos al próximo partido de color de rosa, una sonrisa ilumina nuestras caras. Sonrisa que esperamos mantener hasta levantar la Copa de Campeones de Europa.

LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO SE PREPARA PARA RUSIA

Logroño como el resto del país está entusiasmado con la Eurocopa y el pase de España a semifinal. Por eso todo está preparado para este jueves.

Fundación Logroño Turismo y el Ayuntamiento de Logroño han querido que todos juntos disfrutemos del próximo partido en la Plaza del Consistorio, ya que es un acontecimiento único.

Para ello y en menos de tres días, han tenido que luchar con ciudades como Valencia para traer a nuestra capital, una de las mejores y escasísimas pantallas de LED que hay en el país. Unos monitores especiales, desde los que aunque estemos a una distancia de 50 metros, lo veremos como en casa gracias a su particular autoajuste de luz.

A las 18 horas estará todo listo para el encuentro y a las 20 horas el mejor animador, Makoki, de una forma desinteresada saldrá en pasacalles desde las Escuelas Trevijano hasta la plaza del Ayuntamiento. Allí dibujantes estarán esperando, dispuestos a decorar nuestros rostros con los colores patrios, para hacer un poco más de fuerza desde la distancia y poder celebrar otra victoria más.

No hay que olvidar que el orden es perfecto acompañante de la celebración. Ya se ha planificado la esperada fiesta final en la fuente Murrieta con un dispositivo de seguridad para que todos podamos celebrarlo en perfecta armonía.

Todas estas actividades se volverán a repetir el domingo 29, si España pasa a la final, acompañadas de alguna que otra sorpresa sin desvelar, que esperemos podamos disfrutar.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí