Rioja2

Martes 22 de Octubre de 2019Actualizado 18:24

Adrenaline Webads
El 20 de junio de 2008

Tiempo de lectura: 01:32
|||

El Miserere de la Montaña

La 15ª edición de esta representación teatral se celebra el 28 de junio a las 22 horas en las ruinas del Monasterio Cisterciense del Monte de Yerga. Una oportunidad para revivir la obra de Béquer, que cada año más de 2.500 personas de toda España no se quieren perder.

Redacción

Allá por 1865, un caminante solitario llamó a las puertas del monasterio de Veruela y pidió ser aceptado en su Comunidad una temporada hasta reponer su delicada salud. Era el gran poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer, que de boca de los propios monjes supo de la existencia de las ruinas de un antiguo Monasterio en el monte de Yerga, donde cada noche de Jueves Santo ocurrían hechos asombrosos provocados por una terrible maldición.

 

Su inagotable inquietud hizo que encontrara dichas ruinas ocultas por la maleza en lo más recóndito del monte y su febril fantasía le provocó la horrible visión de los espectros de los monjes de este monasterio regresando de sus tumbas. Sintió entonces en su alma el frío de la muerte al oír el terrible Miserere que brotaba de sus descarnadas calaveras, condenadas a vagar en las tinieblas por toda la eternidad.

 

Y así nació la historia del Miserere de la Montaña, la obra de Bécquer en la que se basa la actuación teatral que se celebra cada año en la paz y el silencio del monte de Yerga. Un montaje de luz y sonido en el que participan unas 80 personas aficionadas, principalmente de Autol. “Hasta el año pasado, no ensayábamos. El día de la representación se hacía y salía todo perfecto. Los de Autol somos muy valientes”, asegura Carlos Hernández, alcalde de la Cofradía del Santísimo Sacramento.

 

En estos 15 años, la representación ha ido evolucionando. Carlos Hernández asegura que hay importantes novedades, como que se ha triplicado la iluminación y se ha mejorado el sonido con efectos especiales. Además, ya no se utilizan fuegos artificiales, dado el peligro de que se prenda la montaña. “Antes utilizábamos halógenos y pirotecnia y el sonido dejaba mucho que desear. Algunas veces incluso, cuando nos faltaba alguien y veíamos pasar a uno por el pueblo, le decíamos: eh! Ven, que te vamos a vestir. Antes lo celebrábamos durante el Sábado Santo, pero como nos llovía, nos nevaba y, de todo, lo cambiamos a junio”.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí