Rioja2

Miércoles 13 de Noviembre de 2019Actualizado 11:02

Adrenaline Webads
El 5 de junio de 2008

Tiempo de lectura: 01:39
|||

Las que nunca vienen solas

Los enfermos mentales tienen menor esperanza de vida y una mayor prevalencia en hipertensión, obesidad, diabetes y enfermedades respiratorias.

Redacción

Sus problemas de salud tienen que ver con la mayor dificultad de control de los pacientes con enfermedad mental, debido a que acuden menos a las citas de consulta, a que incumplen el tratamiento y a la falta de coordinación entre los diferentes niveles asistenciales.

Organizado conjuntamente por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), con una asistencia de más de 250 médicos, se ha celebrado el IV Encuentro-debate para Psiquiatría y Atención Primaria: Compartiendo Experiencias, en la localidad barcelonesa de Sitges.

“Este encuentro se ha consolidado como una optima herramienta de aprendizaje, ya que ha sido reconocido de interés sanitario por el Ministerio de Sanidad y Consumo, y acreditado por el Sistema Español de Acreditación de la Formación Médica Continuada (SEAFORMEC)” explicó José Angel Arbesú, responsable del Grupo de Salud Mental de SEMERGEN y miembro del comité organizador de esta reunión.

SALUD FÍSICA Y MENTAL
Uno de los temas más interesantes abordados en este encuentro fue el de la salud física del enfermo mental, en el que se destacaron aspectos como la superior morbimortalidad de los pacientes con enfermedad mental y física, la difícil adherencia de los mismos al tratamiento, y la necesidad de una efectiva coordinación de todos los profesionales de la salud implicados en el seguimiento del paciente con enfermedad mental “ya sea en los controles de exámenes complementarios como en la adherencia al tratamiento, tanto de la práctica de hábitos de vida saludables como de las  psicofarmacológicas”, destacó el Dr. Arbesú.

Además, se explicó la mayor prevalencia de la obesidad, hipertensión, diabetes y enfermedades respiratorias en los enfermos mentales con mayor mortalidad y por tanto con una reducción de un 20% de la esperanza de vida.

Por último, “el diagnostico y seguimiento de estas enfermedades debe ser compartido tanto por el médico de Atención Primaria como por el psiquiatra, ya que una historia clínica única informatizada,  reuniones clínicas conjuntas y la implantación real de protocolos, mejorarían la coordinación del seguimiento del enfermo, evitando repetir exámenes complementarios y un mejor control de la medicación y por tanto de la adherencia terapéutica”, finaliza el coordinador del encuentro.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí