Martes 3 de Agosto de 2021Actualizado 12:16

El 3 de febrero de 2010

Tiempo de lectura: 00:55
|||

Del lunar al melanoma

Un lunar, o nevus (como se denomina en medicina) es una acumulación benigna de células pigmentarias.

Redacción

El nevus puede ser de tamaño, forma y color variables, en función de su localización y de su modo de aparición. Pueden estar aislados o en grupos. En cada persona es frecuente encontrar hasta unos 20 lunares entre los 20 y los 50 años. Los nevus suele aparecer de forma progresiva a lo largo de la vida, aunque a partir de la pubertad hay un mayor aumento del número. Además, a partir de los 50 años los lunares van disminuyendo en número.

Los lunares, al igual que el resto del cuerpo, cambian con el tiempo lo que no siempre es indicativo de que se estén haciendo malignos. Algunos cambios son considerados como signos de alarma y requieren que el nevus sea evaluado por el dermatólogo. Además, los lunares que tiene una persona suelen ser todos bastante parecidos en aspecto y, aunque pueden tener tamaños diferentes, dan la sensación como si fueran 'hermanos'.

El melanoma es un cáncer de piel que se desarrolla a expensas de los melanocitos de la piel. Surge espontáneamente o sobre un lunar que se modifica. Su diagnóstico precoz hace posible su curación pero en una fase más tardía puede extenderse (por metástasis) a otros órganos del cuerpo, lo que disminuye mucho las posibilidades de curación.

|||

A favor En contra

USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí